5 maneras de solucionar la crisis hídrica del sur de Asia

Miniatura
WaterAid/H&M Foundation/GMB Akash/Panos

Las aguas subterráneas son un recurso valioso que está amenazado en muchas ciudades. Vanita Suneja de WaterAid informa sobre lo que está haciéndose para evitar que se agote el agua subterránea en el sur de Asia.

Las principales capitales del sur de Asia (Dhaka, Delhi, Islamabad, Kabul y Katmandú) están mostrando tensión en las aguas subterráneas y la capa freática está retrocediendo a un ritmo alarmante. En Islamabad, la capa freática cayó a 9 metros por debajo de la superficie en 2016, en comparación con 1.5 metros en 2012. Recientemente, el Tribunal Supremo de la India expresó su preocupación por la situación crítica y sobreexplotada de las aguas subterráneas en Delhi y pidió a las autoridades que presentaran un plan de acción. El bombeo excesivo en Kabul ha causado que miles de pozos se sequen y la capa freática está cayendo a 1.5 metros por año.

Las aguas subterráneas son un recurso precioso que permite un fácil acceso al agua de manera descentralizada en múltiples lugares. Es más resistente al cambio climático y menos propenso a la contaminación en comparación con las aguas superficiales (ríos y embalses). Es uno de los factores críticos responsables de hacer posible la suficiencia alimentaria para millones de personas en el sur de Asia, que representa casi la mitad del agua subterránea mundial utilizada para riego.

El agua subterránea es también uno de los recursos clave para el agua potable entubada en las ciudades y zonas rurales del sur de Asia - 80% del agua potable en la India; 97% en Bangladesh; 80% del abastecimiento de agua doméstica rural en Sri Lanka.

El complejo entramado de agua subterránea entre el suelo y rocas de los acuíferos subterráneos no es visible. Así pues, a diferencia de las aguas superficiales, donde la cantidad o calidad decreciente es fácilmente visible, las cuestiones relacionadas con las aguas subterráneas surgen sólo cuando la crisis ya está encima. Pero eso es a menudo demasiado tarde, ya que la reposición de las aguas subterráneas toma mucho tiempo.

La extracción excesiva de aguas subterráneas no sólo afecta la disponibilidad para el consumo humano directo, sino que también daña los humedales y ríos y debilita la estructura del ecosistema y los servicios. La extracción excesiva también afecta la calidad de las aguas subterráneas, al aumentar la posibilidad de fuentes geogénicas de contaminación como el arsénico y el fluoruro. Alrededor de una cuarta parte de la población de Bangladesh está expuesta a agua potable contaminada con arsénico debido a la explotación de acuíferos poco profundos. Lasalinidad y el arsénico afectan al 60% del suministro subterráneo a lo ancho de la cuenca Indogangética del Ganges, que apoya a una gran población en Pakistán, India, Nepal y Bangladesh, haciendo que su agua no sea apta para beber o regar.

En los últimos años, las cuestiones relativas a la gobernanza de las aguas subterráneas han ganado fuerza en Asia meridional. La Autoridad de Abastecimiento de Agua y Alcantarillado de Dhaka (WASA), que actualmente suministra el 78% del agua potable de Dhaka procedente del agua subterránea, planea duplicar la proporción de agua superficial del 22% al 43% para 2019, y así reducir la presión de la extracción de agua subterránea.

Es importante equilibrar el uso de las aguas subterráneas con otras fuentes cuando se planifican ciudades y asentamientos humanos. En las 21 ciudades principales de la India donde se espera que se agoten las aguas subterráneas para 2020, afectando a 100 millones de personas, es importante centrarse no sólo en aumentar la recarga de aguas subterráneas (reabastecimiento de los acuíferos), sino también en desarrollar y gestionar otras fuentes de agua superficial, reutilizar las aguas residuales y prestar atención a la recolección de agua de lluvia. En Delhi, un plan de acción muy reciente renovará 200 lagos, tratará las aguas residuales para su reutilización y cubrirá de concreto el canal que traerá agua de los estados cercanos para reducir las fugas. Pakistán aprobó su primera política nacional sobre el agua en abril de 2018, recomendando la creación de una Autoridad de Aguas Subterráneas como organismo regulador. El Gobierno de la India elaboró un modelo de ley de aguas subterráneas en 2017, e incluyó el control estatal sobre la extracción de aguas subterráneas.

Sin embargo, la gestión de las aguas subterráneas requiere de soluciones ingeniosas a diversos niveles, incluyendo el compromiso de los ciudadanos. Las etiquetas de alimentos vienen con fechas de caducidad y contenidos de calidad, por lo tanto así debe ser con los acuíferos. Deben etiquetarse públicamente con fechas de caducidad, contenidos de calidad, y estar siempre en la imaginación pública para fomentar la participación ciudadana efectiva.

Los gobiernos deben abordar cinco desafíos clave a lo largo del sur de Asia para crear un régimen sólido de gestión de las aguas subterráneas.

  • Datos sólidos: La metodología de evaluación actual en la India utiliza un tamaño de muestra muy pequeño de pozos de observación, lo que hace que sea ineficaz para el monitoreo y la gestión. Pakistán sólo hasta hace poco mapeó por primera vez las aguas subterráneas de la cuenca del alto Indo.

  • Como la mayor parte del uso de las aguas subterráneas se destina a la agricultura y una gran parte de la población en Asia meridional depende del cultivo, el segundo mayor desafío es encontrar una combinación adecuada de soluciones para cambiar el patrón de cultivo en las zonas agrícolas con estrés hídrico, mediante incentivos, asignación de tarifas o regulación.

  • El tercer desafío consiste en aplicar un marco normativo sobre la extracción de agua en propiedad privada por parte de los propietarios de tierras. El gran número de usuarios y la extracción descentralizada hacen que cualquier regulación sea difícil de aplicar.

  • El cuarto desafío consiste en lograr una gestión integrada de los recursos hídricos buscando un equilibrio entre el uso de las aguas superficiales y subterráneas, y el fortalecimiento de la captación de agua de lluvia.

  • El quinto y más importante desafío consiste en desencadenar una participación ciudadana efectiva para la gobernanza local participativa de las aguas subterráneas.

En 2015, la comunidad internacional, incluidos los gobiernos de Asia meridional, se comprometió a poner fin a la pobreza para 2030 sin olvidar a nadie. Uno de los elementos clave de esa promesa es garantizar la seguridad del agua. El agua es el derecho básico y el medio vital para el saneamiento, la higiene, la seguridad alimentaria, la salud, la nutrición, la desigualdad y los medios de subsistencia. También es un ingrediente clave para las ciudades resilientes y los asentamientos humanos. Los ministros reunidos en el Foro del Panel de Alto Nivel de la ONU en Nueva York esta semana tienen una oportunidad única para reunirse y revisar los avances en el ODS sobre agua y saneamiento (objetivo 6) y el objetivo sobre ciudades resilientes y asentamientos humanos (objetivo 11). Al debatir y revisar los objetivos 6 y 11 en el HLPF, los Estados miembros deben prestar la debida atención a la gestión de las aguas subterráneas. Pero al final, la acción y la responsabilidad recae a nivel nacional y local en lo que respecta a la buena gobernanza de los respectivos recursos hídricos.

 

Este blog fue publicado por primera vez en los blogs de Oxfam: FP2P (De la pobreza al poder) >