Adaptación y resiliencia: por qué la crisis climática es una crisis del agua

6 min read
WaterAid/Abir Abdullah

El acceso al agua limpia es vital para la resiliencia ante el cambio climático. Como muestra el trabajo de WaterAid en el sureste de Burkina Faso, desarrollar sistemas de agua, saneamiento e higiene sólidos y fiables es nuestra mejor defensa contra la incertidumbre climática. 

La crisis climática se aborda a menudo en términos de emisiones de carbono, pero la gente siente en gran medida los impactos de un clima cambiante a través del agua. Se estima que, en la última década, más del 90 % de los grandes desastres han sido causados por inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías y otros eventos relacionados con el clima. Y se espera que estos desastres se vuelvan más frecuentes e intensos debido al cambio climático.

Las comunidades en las que trabaja WaterAid se encuentran en la primera línea de un clima cambiante, y ya vemos que el suministro de agua doméstico se ve amenazado cada vez más. Los países más vulnerables al cambio climático han hecho lo menos para contribuir a él, pero son los que sufren las mayores consecuencias.

Chan Srey Nuch, 31 años, con sus hijas en aguas que inundan su barrio. Siem Reap, Camboya. Agosto de 2016.
Chan Srey Nuch, 31 años, con sus hijas en aguas que inundan su barrio. Siem Reap, Camboya. Agosto de 2016.
WaterAid/Tom Greenwood

Pero es casi demasiado tarde para hablar de mitigación. Debemos pasar la conversación hacia la adaptación climática y poner el agua en el centro de la misma. La escala y la naturaleza interconectada del acceso universal al agua, el saneamiento y la higiene (WASH) y el cambio climático implican que estas cuestiones no pueden ser abordadas por una sola parte. El sector privado, las empresas de servicios públicos de agua (incluidas las del Reino Unido), los gobiernos y las ONG deben trabajar juntos de forma coordinada y colectiva.

Sin embargo, los niveles de financiamiento climático mundial dirigido al sector WASH son bajos. A nivel mundial, el sector del agua recibe menos del 10 % del financiamiento climático de fuentes públicas. En 2018, se asignaron $6.4 mil millones para la gestión del agua y las aguas residuales, y $774 millones para WASH básico. Además, nuestro reciente informe, “Solo hay que agregar agua: un análisis del panorama del financiamiento climático para el agua”, muestra que las comunidades vulnerables, que tienen pocas emisiones de carbono, necesitan apoyo climático con urgencia. Sin embargo, de todo el financiamiento climático mundial, solo el 5 % se asigna actualmente para adaptarse al cambio climático, aproximadamente $30 mil millones al año.

Creación de servicios de agua, saneamiento e higiene resilientes

El acceso al agua limpia es vital para la resiliencia ante el cambio climático, pero incluso los países más vulnerables al clima tienen algunos de los niveles más bajos de acceso al agua limpia del mundo. Aproximadamente el 80 % de Bangladesh, por ejemplo, es propenso a las inundaciones, lo cual regularmente deja los cultivos en ruina y a las personas en riesgo de padecer enfermedades transmitidas por el agua. Sin embargo, según las últimas cifras del JMP de la OMS y UNICEF, solo el 57.5 % de la población de Bangladesh tiene acceso a un suministro de agua potable gestionado de forma segura en el hogar.

Los servicios de agua resilientes con suministros fiables pueden transformar las perspectivas de las comunidades que viven en la pobreza. Es más probable que haya agua disponible en tiempos de escasez, lo que permite a las comunidades aguantar temporadas secas e inundaciones más prolongadas. Además, los beneficios conjuntos de un mejor suministro de agua apta para el consumo y un saneamiento e higiene decentes pueden aumentar el nivel de vida y reducir la exposición a las enfermedades transmitidas por el agua, lo cual ayuda a las comunidades a afrontar mejor los efectos del cambio climático.

Sin embargo, adaptarse al cambio climático también significa garantizar que las comunidades locales tengan las habilidades necesarias para monitorear, dar mantenimiento y reparar las instalaciones de WASH, así como obtener financiamiento suficiente para apoyar estas respuestas localizadas.

Necesidad urgente de servicios sostenibles y gestionados de forma segura

En un seminario web reciente centrado en los últimos avances en la adaptación al clima y la resiliencia en el sector del agua, Lucien Damiba, gerente regional de Investigación y Conocimiento de WaterAid, habló sobre los desafíos que experimentan las personas en Burkina Faso y lo que están haciendo para intentar ser más resilientes.

En los dos últimos meses de la temporada seca en la provincia de Boulgou, en el sureste de Burkina Faso, la gente lucha por encontrar suficiente agua para beber, cocinar, mantenerse limpia y garantizar que sus animales sobrevivan. Muchos ríos se secan, lo cual significa que la única fuente de agua es la bomba local. Pero si demasiadas personas dependen de esa bomba, el nivel del agua subterránea puede bajar, lo cual significa que la bomba tiene que trabajar más y descomponerse con más frecuencia. El agua puede incluso agotarse.

Francois Nikiema, 31 años, mira hacia un pozo vacío en el pueblo de Yargho, provincia de Bazega, centro sur de Burkina Faso. Febrero de 2021.
Francois Nikiema, 31 años, mira hacia un pozo vacío en el pueblo de Yargho, provincia de Bazega, centro sur de Burkina Faso. Febrero de 2021.
WaterAid/Basile Ouedraogo

Para hacer frente a esto, Lucien explicó cómo WaterAid trabaja con las comunidades para diseñar formas prácticas, asequibles y duraderas de garantizar que las personas tengan acceso al agua limpia durante todo el año. “Capacitamos a voluntarios de la comunidad para monitorear cuánta agua hay en su área, desde medir las precipitaciones hasta rastrear el nivel de agua en pozos y pozos de perforación”, dijo.

Garantizar el acceso de todos a instalaciones de agua sostenibles también ayuda a reequilibrar algunas de las desigualdades reveladas por la pandemia del COVID-19, especialmente en hospitales, clínicas y escuelas.

A medida que nuestro clima cambiante hace que el futuro sea aún más incierto, también estamos trabajando para identificar y monitorear el estrés hídrico para que las estrategias de adaptación se puedan adaptar a cada ubicación.

Y si bien ayudar a las comunidades a convertirse en expertos en agua ha tenido éxito en Boulgou, Lucien destacó la necesidad de una innovación más rápida. Nuestra mejor defensa contra los efectos del cambio climático que causan incertidumbre en cuanto al agua es utilizar sistemas sólidos y trabajar con las comunidades locales para garantizar que cuenten con las herramientas y la capacitación necesarias para mantenerlos.

2021: un año de esperanza

2021 es el año en el que debemos generar un cambio. Es el año en que el mundo tomará importantes decisiones sobre cómo recuperarse de una crisis sanitaria mundial, una oportunidad única para crear una sociedad más ecológica y justa, y un mundo mejor preparado para los efectos de nuestro clima cambiante.

Con el apoyo de los profesionales de WASH, podemos utilizar nuestra experiencia y conocimientos en adaptación climática para ofrecer instalaciones de agua fiables a personas de países de bajos ingresos e impulsar colectivamente nuestra acción a favor del agua, el saneamiento y la higiene resistentes a las crisis.

Rob Fuller es el asesor mundial del sector del agua de WaterAid.

Únase a la discusión

En los meses previos a la COP26, el sector del agua del Reino Unido se reúne para organizar una serie de debates en línea gratuitos con los temas de las cinco campañas de la COP26. La serie virtual de debates sobre el clima y el agua continuará durante 2021 con:

  • Transporte limpio: 5 de agosto, de 9 a 10 a. m., BST
  • Finanzas: 2 de septiembre, de 9 a 10 a. m., BST
  • Conferencia de debate sobre el clima y el agua: 7 de octubre, de 9 a. m. a 5 p. m., GMT
  • En directo desde la COP26: noviembre, fecha y hora por confirmarse

Lecturas adicionales

Imagen superior: Mujeres que caminan en un suelo agrietado hacia un estanque para recoger agua en Vitaranga, Khulna, Bangladesh, marzo de 2018.