Adiós al periodo posterior a 2015, bienvenida la Agenda 2030

8 min read

Han pasado tres semanas desde la adopción histórica de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Con el polvo asentado y el ruido bajado, Ross Bailey, gerente de Campañas Globales de WaterAid, reflexiona sobre lo que viene a continuación.

¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué?

WaterAid ha trabajado en el proceso de la Agenda 2030 (anteriormente conocida como “post-2015”) por varios motivos. En cierto nivel, ha sido una oportunidad para mejorar la imagen del acceso al agua, el saneamiento y la higiene (WASH) para los más pobres del mundo; WASH se descuidó mucho en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y, aunque el objetivo del agua se cumplió teóricamente, esto significaba poco para las personas más pobres y marginadas. El proceso de la Agenda 2030 también ofreció la oportunidad de garantizar que la opinión aislada de los ODM se cuestionara: ahora se habla del agua y el saneamiento como un tema de extrema pobreza, no solo como recurso ambiental (y contaminante) que hay que gestionar. Esperamos que apoye y fortalezca el monitoreo y la rendición de cuentas de WASH, al brindar oportunidades a nuestros colegas y socios de todo el mundo para fomentar la aceleración del progreso.

Así que fue con entusiasmo que los colegas de WaterAid asistieron a la cumbre. Un pequeño grupo de WaterAid de Nigeria, Liberia, Reino Unido y Estados Unidos asistió a la reunión de Estados miembro, que fue la más grande de este siglo: casi 150 jefes de Estado y de gobierno se reunieron para adoptar el marco. La visita del Papa añadió más peso al evento.

WaterAid en la Cumbre de Desarrollo Sostenible

El compromiso de WaterAid fue triple. En primer lugar, apoyamos la misión de Japón y Francia de organizar un evento en el que se analizó la relación entre el acceso a WASH y la atención médica de calidad. A principios de este año, WaterAid colaboró con la OMS en el lanzamiento de un informe que reveló el devastador hecho de que casi el 40 % de los centros de salud de África subsahariana no tienen acceso al agua. Los oradores principales del evento, la presidenta Ellen Johnson Sirleaf y la princesa Sarah Zeid, hablaron apasionadamente sobre la necesidad de abordar estas cuestiones de manera integral. También nos alegró escuchar al representante del Ministerio de Relaciones Exteriores decir a los delegados que el evento lo ha inspirado a considerar este tema para la reunión del G7 del próximo año. Para obtener más información, lea el informe de eventos.

En segundo lugar, apoyamos las misiones de Países Bajos, Sudáfrica, Bangladesh y Hungría para celebrar un evento que aborde la cuestión de las desigualdades en el acceso a WASH. Un tema clave de la cumbre fue “no dejar a nadie atrás”, y este evento desafió a los Estados miembros, agencias clave y organizaciones multilaterales como el Banco Mundial a responder cómo lo lograrían. Una de las respuestas clave vino de Sara Jay del Banco Mundial, quien dijo que si queremos impulsar un cambio realmente transformador, tenemos que “dejar de invertir solo en arreglar tuberías y empezar a invertir en arreglar las instituciones que arreglan tuberías”.

WaterAid está trabajando con socios de todo el sector WASH (tanto en el gobierno como en las organizaciones no gubernamentales) para identificar y acordar lo que se necesita para hacerlo.

En tercer lugar, nuestros colegas participaron en otros eventos paralelos para discutir y destacar la importancia de los enfoques integrados a fin de lograr el desarrollo sostenible. Entre ellos destacó la aparición de nuestra directora ejecutiva Barbara Frost, quien habló junto a Paul Polman, director ejecutivo de Unilever, sobre la importancia de la higiene para la salud y el bienestar. Nos alegró que el discurso principal de este evento lo haya realizado el embajador indio ante la ONU, dado el papel de la India en el Grupo Interinstitucional de Expertos. El evento se centró en una voluntad colectiva para garantizar que la higiene no salga del radar de los Estados miembros en la Agenda 2030.

Pero no todo fue seriedad. Trabajamos con el Global Poverty Project en el Global Citizen Festival de este año y no pudimos ocultar nuestro placer al ver al presidente del Banco Mundial hablar sobre WASH con el pájaro parlante más famoso del mundo. No son palabras que se escriban con mucha regularidad.

Entonces, ¿qué significa todo esto?

Los estados miembros ahora están lidiando con la implicación de haber acordado el marco.

Los Objetivos Globales reflejan un paso positivo para WASH; ahora tenemos un objetivo claro que afirma la importancia del agua y el saneamiento, las cuestiones olvidadas y descuidadas, como la higiene y la defecación al aire libre, ahora ya son visibles, y el marco se basa en los principios de abordar las desigualdades y lograr el desarrollo de manera holística. Reconoce plenamente que no hay equidad de género mientras las mujeres pasen sus días recogiendo agua ni seguridad nutricional en donde la diarrea provocada por el agua sucia filtran los nutrientes del cuerpo de los niños.

Al mismo tiempo, la Agenda 2030 está lejos de ser perfecta. WaterAid tiene serias inquietudes sobre la sección de seguimiento y revisión en particular. Aquí se acordó el denominador común más bajo, y esperamos que el Foro Político de Alto Nivel (HLPF), responsable del seguimiento y la revisión de la Agenda 2030, y la acción de la sociedad civil puedan mejorar esto a tiempo.

Hacer que funcione a nivel nacional

En algunos países, la adopción de los objetivos en la planificación nacional está muy avanzada. Colombia y Dinamarca son ejemplos primordiales. Suecia ha anunciado un panel intergubernamental y de la sociedad civil que identificaría soluciones y garantizaría un enfoque integrado. En particular, la nueva era de responsabilidad universal es evidente. La era de los ODM de los países ricos y pobres está desapareciendo. Avinash Kumar de WaterAid India ha abordado lo que esto significa para la India.

Al analizar las implicaciones para WASH, va a llevar un tiempo separar el ruido de la señal. No se hicieron anuncios importantes en Nueva York en materia de WASH (a diferencia de otras áreas, como la supervivencia infantil) con el lanzamiento de la nueva estrategia mundial para mujeres y niños. Varios Estados miembros pidieron un panel dirigido por jefes de Estado para guiar el avance del Objetivo 6, que será un avance importante a seguir.

Medición del avance

Como siempre, lo que estaba pasando en segundo plano es lo que puede ser más interesante. La cumbre tuvo lugar un mes antes de la segunda reunión del Grupo Interinstitucional de Expertos sobre Indicadores de ODS (IAEG). Aunque el nombre está un poco desactualizado, el grupo sigue teniendo un papel fundamental porque decidirá cómo se miden los objetivos.

WaterAid ha expresado su preocupación por el hecho de que no se esté prestando suficiente atención al objetivo centrado en la higiene y que esta se omita del debate. Del mismo modo, no está claro si los Estados miembros serán ambiciosos con la medición de la cobertura sanitaria universal e irán más allá de las intervenciones médicas tradicionales para incluir consideraciones ambientales como WASH. Durante los próximos meses, presionaremos a los miembros del IAEG para que estén a la altura de la ambición del marco.

También queremos ver cómo resultará el HLPF. Establecido en 2013 como sucesor de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, se espera que el Foro sea el órgano que supervisa la Agenda 2030. Si los Estados miembros van a cumplir sus promesas hechas el mes pasado, este será el lugar para hacerlo. Están circulando ideas de que el ciclo de cuatro años del HLPF significa que cubriremos cuatro objetivos cada año. En cuyo caso, 2017 podría ser el próximo momento en que los Estados miembros discutan en serio el Objetivo 6. Si esta es la situación, trabajaremos para asegurarnos de que no lo olviden mientras tanto.

Con este fin, WaterAid se sintió muy complacido de trabajar con ONU Agua y UNICEF para dejar un pequeño recordatorio en el edificio de la ONU durante la cumbre; vea lo que hicimos.

Palabras transformadas en acciones

Ya se han escrito una gran cantidad de artículos y blogs sobre el tema de lo que se necesitará para “implementar” los ODS. Algunos de los mejores son las “5 cosas necesarias para hacer los ODS realidad” de Elizabeth Stuart y “Hola ODS, ¿cuál es su teoría del cambio?” de Duncan Green.

El punto de partida tiene que ser que los Objetivos Globales necesitan catalizar los esfuerzos, no replicarlos; cuando los países tienen planes nacionales existentes que involucran a la sociedad civil y están financiados y bien respaldados, la Agenda 2030 debería simplemente actuar como catalizador y proporcionar nueva energía. Cuando los países no tienen planes nacionales eficaces y con costos para proporcionar acceso universal, WaterAid trabajará con el gobierno para garantizar que el debate sobre los Objetivos Globales incluya la consulta con la sociedad civil y garantice una referencia completa a los componentes básicos del Objetivo 6: acceso universal al agua, saneamiento e higiene en los hogares y entornos fuera del hogar, como escuelas y centros de salud.

El proceso de revisiones sectoriales conjuntas será una forma importante de lograrlo. Otra podría ser desarrollar nuevas estrategias de desarrollo sostenible tal como se pide en la sección “Seguimiento y revisión” de la Agenda 2030. Es probable que no haya dos países que sean exactamente iguales, y será importante no confundir una agenda universal que establece normas con un marco único para todos. Una plataforma a través de la cual los Estados miembros pueden trabajar juntos, especialmente en las metas 6.1 y 6.2, es la Asociación Saneamiento y Agua para Todos (SWA). La asociación SWA se creó en 2010 (casi dos tercios de la era de los ODM), pero ha cobrado impulso desde entonces y celebrará reuniones de alto nivel en 2016. Esperamos que este sea un foro para que los ministros responsables de WASH (y financiamiento de WASH) muestren lo que se ha logrado en el primer año de la era de la Agenda 2030.

Un capítulo termina y comienza otro

Para muchos que trabajan en el proceso para acordar cómo debería ser la Agenda 2030, este es el final de una era. Si bien muchos están adoptando un enfoque acertadamente cauteloso de nuevas iniciativas como los Objetivos Globales, al menos desde la perspectiva de WASH esperamos que el acuerdo pueda inyectar nueva energía para abordar el enorme problema de un mundo en el que 2,300 millones de personas no tienen acceso a saneamiento básico.

Una última reflexión de este autor: en 2013, se lanzaron una serie de consultas globales sobre temas que los Estados miembros y los organismos de las Naciones Unidas querían discutir como parte de la agenda de desarrollo sostenible. El agua y el saneamiento no se incluyeron inicialmente, y solo se añadieron después de que varias organizaciones del sector WASH plantearon inquietudes. Tres años después, 191 Estados miembros lo han acordado como un área dedicada para que todos los países progresen.

Ross Bailey está en Twitter como @rossb82