Baños para todos: cambiamos a baños neutrales en cuanto al género en nuestra oficina de Londres

4 min read
Gender neutral toilets at WaterAid UK office.
WaterAid

Este año, a medida que aumentó la conciencia mundial sobre los problemas que enfrentan las personas no binarias cuando usan los baños públicos, WaterAid decidió intervenir para garantizar que se cumplan los derechos de todos.

Durante el año pasado, hemos tenido más conciencia y comprensión de algunos de los problemas que enfrentan las personas que se identifican como transgénero o no binarias al acceder a los baños. 

Hemos visto historias de todo el mundo sobre algunos de estos desafíos, así como demandas de activistas y comunidades transgénero, y las soluciones que se están promoviendo. Por ejemplo, en Bhopal en la India, Vancouver en Canadá y Brighton en el Reino Unido, los gobiernos estatales o locales reconocen los desafíos y crean o adaptan los baños públicos para incluir baños neutrales en cuanto al género o cubículos separados para personas de “tercer género” o transexuales. 

La revisión de WaterAid sobre los vínculos entre el trabajo de saneamiento y las personas transgénero e intersexuales encontró escasa evidencia de acción a nivel mundial. Esto nos llevó a ayudar a convocar a una red informal de profesionales y académicos de los sectores de WASH y minorías de género, para debatir, investigar y explorar más las necesidades de las personas transgénero y no binarias con respecto a los baños públicos. 

Ha sido alentador ver que hay muchas otras personas interesadas que ya están trabajando o comenzando a trabajar en este asunto, y hemos podido conectarnos con otras con quienes estamos colaborando ahora. 

La equidad comienza en casa

Todo esto provocó reflexiones en WaterAid sobre el baño montado en nuestras propias oficinas. ¿Qué podríamos hacer para incluir más al personal o a los visitantes que no se identifican como hombres o mujeres?

También hubo conversaciones sobre cómo podemos administrar mejor nuestras instalaciones de baño. La ocupación en la oficina de Londres ha crecido en los últimos dos años y, con la división de género 70/30 entre mujeres y hombres de WaterAid, los baños de mujeres se estaban utilizando en exceso en comparación con los de los hombres. Esto no solo causaba cuellos de botella en momentos clave, sino también más problemas de mantenimiento en los baños de mujeres. 

Así que decidimos poner en práctica nuestra charla/investigación probando baños neutrales en materia de género en la oficina de WaterAid en Londres durante tres meses. Disponemos de cubículos de inodoro individuales con puertas y paredes de suelo a techo y un lavabo en el interior, por lo que fue fácil migrar a baños neutrales sin afectar de manera negativa la privacidad, que fue una de las preocupaciones clave del personal.

En septiembre, eliminamos los letreros “hombres” y “mujeres” y los reemplazamos por letreros neutrales en cuanto al género. También instalamos papeleras sanitarias en los antiguos baños de hombres y nuevos letreros de higiene para fomentar un mejor protocolo en los baños.  

Emisión de opiniones

Era importante para nosotros colaborar con nuestro personal antes de que comenzara la prueba, de modo que pudiéramos evaluar las opiniones iniciales y compartir nuestros planes de monitorear la experiencia del personal antes, durante y al final de la prueba, para permitirnos tomar una decisión informada sobre los cambios y resolver cualquier problema. 

La encuesta previa al experimento demostró que más de la mitad del personal apoyaba un cambio a baños neutrales en cuanto al género (53 %) y más de tres de cada cuatro (78 %) estaban dispuestos a probarlo. Sin embargo, hubo algunas preocupaciones clave en torno a la necesidad real de hacer el cambio, temores en torno a la menor privacidad al compartir las unidades y, especialmente entre las mujeres, preocupaciones sobre las “diferentes prácticas de higiene de hombres y mujeres,” y la probabilidad de que disminuyan los niveles de higiene.

Al comienzo de la prueba, establecimos un mecanismo para que el personal proporcionara comentarios anónimos durante los tres meses. En diciembre, recopilaremos los comentarios finales antes de decidir si mantener los baños neutrales en materia de género previa consulta con el propietario.

Hacer las cosas bien para todos, en todas partes

La infraestructura y el entorno laboral actuales de nuestra oficina hacen que sea ideal tener baños neutrales en materia de género. Sin embargo, hemos aprendido de la experiencia de otras personas que los baños neutrales en materia de género no son la única opción y que, a veces, ni siquiera son recomendables para tratar de hacer que los baños sean inclusivos y seguros para todos. Por ejemplo, en nuestro blog más allá de lo binario hablamos de cómo se necesitan soluciones más sofisticadas en situaciones en las que la violencia contra las mujeres o las personas transgénero en los espacios públicos es común. 

Aun cuando no sea así, un cambio a instalaciones neutrales en materia de género podría no ser tan sencillo como parece. La tumultuosa experiencia del Barbican Centre londinense, donde intentaron adaptar inodoros neutrales en materia de género en una infraestructura antigua (¡incluidos mingitorios!), es un buen ejemplo de ello. 

Hasta ahora, esta ha sido una buena lección en cuanto a que respetar y garantizar los derechos humanos podría ser fácil escribir en papel, pero hacer lo que nos corresponde para garantizar que todo se cumpla a veces puede ser más complicado, incluso incómodo, o requerir que cambiemos nuestras propias prácticas habituales y profundamente personales. Es importante probar, aprender y mejorar nuestros enfoques para garantizar que todos los usuarios de WaterAid puedan acceder a instalaciones sanitarias adecuadas. Es el derecho humano de todos los presentes hacerlo, tal como lo es para todos, en todas partes.

Priya Nath tuitea como @priyanath_12 y Andrés Hueso tuitea como @andreshuesoWA

  • Este blog fue modificado en noviembre de 2021 para eliminar la redacción que implicaba que la intersexualidad es una identidad de género. Los autores desean disculparse por ese error.