Mejores datos para mejores decisiones: cómo crear sistemas nacionales de seguimiento de WASH enfocados en el usuario

11 min read
WaterAid/ Basile Ouedraogo

En los países de bajos ingresos, incluso donde se reúnen datos sobre los servicios de suministro de agua, saneamiento e higiene (WASH), a menudo no se utilizan para fundamentar las decisiones normativas. Stuart Kempster comenta sobre los desafíos que supone la formulación de políticas basada en datos en materia de servicios de WASH y presenta una guía para ayudar a los Gobiernos y a sus socios a avanzar hacia sistemas de monitoreo más centrados en el usuario.

Con demasiada frecuencia, las inversiones en sistemas nacionales de monitoreo de los servicios de WASH no tienen efectos significativos en la toma de decisiones. Nuestro proyecto de investigación De los datos a las decisiones demostró que para garantizar que las inversiones en el monitoreo nacional impulsen un cambio transformacional en el sistema general de servicios de WASH, los Gobiernos y los asociados para el desarrollo deben comprender mejor el uso de los datos aprovechando los conocimientos que se tienen sobre la economía política y la ciencia del comportamiento.

Deben adoptar un enfoque a largo plazo, garantizando que los sistemas de monitoreo se diseñen conjuntamente con los usuarios finales de los datos, y desarrollar procesos para incentivar el uso de los datos y mitigar posibles sesgos, lo que dará lugar a una planificación, presupuestación y prestación de servicios basados en datos.

La pandemia de COVID-19 muestra cuán vitales son los sistemas nacionales de monitoreo para tener políticas eficaces

Es posible que el papel que desempeñan los datos en la formulación de políticas nunca haya sido más importante, a medida que los Gobiernos de todo el mundo se esfuerzan por obtener pruebas para fundamentar sus respuestas al COVID-19. Las respuestas eficaces a menudo van de la mano con sistemas da datos robustos. Por ejemplo, se dice que la capacidad del instituto de salud pública de Alemania para proporcionar un flujo constante de información ha sido un factor clave en la rápida respuesta del país a la pandemia, tanto a nivel nacional como local.

En lugares donde la información sanitaria no fluye con tanta facilidad, los Gobiernos han estado buscando desarrollar métodos de monitoreo más innovadores para respaldar su respuesta. Por ejemplo, el Gobierno de la India se ha asociado con la red nacional de vigilancia de la poliomielitis de la Organización Mundial de la Salud para ayudar a proporcionar los datos que necesitan para hacer frente al COVID-19. La Unión Africana y los Centros de control y prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de África están ayudando a los Estados a integrar las pruebas de detección del virus en los sistemas nacionales de vigilancia actuales.

La pandemia también ha demostrado que los sistemas nacionales de monitoreo que no responden a las necesidades de los encargados de tomar decisiones pueden socavar la respuesta. En el Reino Unido, por ejemplo, la capacidad de los dirigentes locales para hacer frente a nuevos brotes de coronavirus se ha visto obstaculizada por las lagunas en la presentación de datos sobre la infección en las regiones subnacionales. El alcalde de Leicester ha citado esta brecha como una razón clave para el retraso en la respuesta política de la ciudad a un reciente aumento de casos de virus.

Desafíos de los sistemas nacionales de monitoreo de los servicios de WASH

Los desafíos prácticos de utilizar los sistemas nacionales de monitoreo como base para la formulación de políticas basadas en evidencias no son nuevos para aquellos que trabajan en el sector mundial de los servicios de WASH. En 2018, convocamos una sesión paralela en la conferencia sobre Agua y Salud (PDF) de la UNC que reunió a una amplia gama de actores para hablar sobre la manera en que las agencias de desarrollo pueden participar de manera eficaz en esta compleja área. Los participantes plantearon problemas conocidos:

  • La recopilación de datos y su utilización en la toma de decisiones es esencialmente cuestión de políticas y esto debe reconocerse explícitamente.
  • Con demasiada frecuencia, la recopilación de datos está impulsada por factores y procesos externos, que culminan en demasiados datos y demasiados informes. Es necesario esforzarse más por comprender qué datos necesita quién y para qué decisiones.
  • Es importante que los datos subnacionales se incorporen a los procesos nacionales de forma permanente, y de manera similar, que los resultados de los procesos nacionales se documenten y se transmitan en cascada a niveles subnacionales en los que puedan aplicarse posteriormente.
  • Es especialmente necesario fortalecer los vínculos entre los programas de monitoreo y la reforma sectorial general, asegurando que los datos se incorporen a los procesos de aprendizaje y adaptación.

La historia de los programas nacionales de monitoreo de los servicios de WASH en los países de bajos ingresos tiende a ser una de potencial no descubierto; incluso cuando se recopilan datos, a menudo estos no se utilizan como base para tomar decisiones. La transformación prometida que se lograría con el mayor uso de datos en la planeación, la presupuestación y la prestación de servicios está muy lejos de cumplirse.

Ali Sabo, 51 años, un monitor de agua, demostrando cómo utiliza un pluviómetro para monitorear las precipitaciones, Dungass, en el departamento de Dungass, Zinder, Níger, febrero de 2019.
Ali Sabo, un monitor de agua, demostrando cómo utiliza un pluviómetro para monitorear las precipitaciones en Dungass, Zinder, Níger.
Wateraid/Basile Ouedraogo

¿Qué debe modificarse para mejorar el monitoreo?

El Banco Mundial ha argumentado que para superar estos desafíos debemos avanzar hacia una "cultura de datos centrada en el usuario (PDF)". En los dos últimos años, hemos tratado de determinar cómo se puede lograr esto en el sector de WASH. Investigaciones previas sobre el monitoreo sectorial (PDF) destacaron que, junto con la producción de datos, es importante reforzar las instituciones, los procesos y los incentivos. Sin embargo, se ha debatido poco sobre cómo se puede lograr esto en la práctica.

Para intentar responder a esta pregunta, encargamos al Instituto de Desarrollo de Ultramar que elaborara una revisión de la toma de decisiones basada en evidencias, valiéndose de la economía política y la literatura sobre ciencias del comportamiento.

Combinando estas percepciones con datos sobre los aspectos prácticos de los programas nacionales de monitoreo de los servicios de WASH, creamos un marco para ayudar a los actores a comprender mejor y a reforzar el uso de los datos en las decisiones normativas.

Cómo reforzar el uso de datos en la formulación de políticas: el marco de uso de datos

Paso 1: Propósito. ¿Qué tipos de decisiones se toman, y qué las toma?

Gran parte de la bibliografía de monitoreo sectorial se refiere a "una decisión" sin especificar el propósito de la misma ni quién participa en tomarla. Sin embargo, la ciencia del comportamiento demuestra que nuestra manera de razonar está estrechamente vinculada al propósito de una decisión. Por lo tanto, es importante que el primer paso del marco busque identificar a los usuarios específicos de los datos y sus usos específicos, es decir, las decisiones o actividades que los datos pueden fundamentar.

Paso 2: Contexto. ¿Cuáles son las características del entorno institucional y político en el que se toman estas decisiones?

Tanto la economía política como la ciencia del comportamiento enfatizan la importancia del contexto en el que se toman las decisiones. Desde la perspectiva de los usuarios y usos específicos de los datos, en el segundo paso se analiza la claridad de las disposiciones institucionales, los procesos de planificación y presupuestación y las prioridades políticas dentro del sector WASH y más allá.

Paso 3: Datos. ¿Qué tipos de datos e información necesitan los usuarios para sus fines?

El tercer paso considera los tipos de datos necesarios para satisfacer las necesidades de los usos y usuarios identificados. Analiza las características técnicas de la producción de datos y cómo estos podrían interactuar con características contextuales en torno a la toma de decisiones para promover o inhibir el uso de los datos.

Paso 4: Procesos. ¿Cómo respaldan los procesos gubernamentales el uso de pruebas y/o mitigan posibles sesgos?

El último paso se centra en los procesosgubernamentales. En este se analizan los mecanismos para la presentación de datos, los sistemas de verificación de datos, las plataformas para el análisis y el intercambio de datos y la forma en que se financian los procesos de monitoreo. Desde la perspectiva de la economía política, estos procesos son vitales para respaldar el uso de datos y pueden desempeñar un papel importante ayudando a mitigar posibles sesgos cognitivos.

En última instancia, los actores que participan en el diseño o reestructuración de un sistema nacional de monitoreo deben prestar tanta atención al uso de los datos como a la producción de datos. Y esto debe suceder desde el principio mismo de cualquier proceso de diseño o reestructuración.

De la teoría a la práctica

Para comprender mejor el valor práctico del marco de uso de datos, lo utilizamos para analizar ejemplos contemporáneos de programas de monitoreo sectorial en Nicaragua, Sierra Leona y Timor-Leste.

El propósito de estos estudios de caso no era proporcionar pruebas de las mejores prácticas que debían repetirse en otros lugares, sino más bien demostrar los tipos de conocimientos que podían obtenerse mediante una mejor comprensión del uso de los datos, y mostrar cómo podrían utilizarse esos conocimientos para fortalecer el diseño de programas de monitoreo. En el siguiente cuadro verá un resumen de las conclusiones y sus repercusiones para los programas de monitoreo sectorial.

Paso en el marco

Información clave

Repercusiones

Propósito

Los procesos de toma de decisiones no son claros y los encargados de tomar las decisiones no siempre se ven a sí mismos como tales.

Los programas de monitoreo sectorial que comprenden y trabajan con la esencia de estos complejos procesos tienden más a derivar en un mayor uso de datos.

Los datos de monitoreo de los servicios de WASH se utilizan para varios fines, y a veces pueden ser útiles incluso si no se utilizan para tomar decisiones específicas.

Los programas de monitoreo sectorial tendrán un mayor impacto en el uso de datos si consideran todos los usos posibles desde un inicio.

Contexto

Las disposiciones institucionales más amplias, como la descentralización y la coordinación interministerial, pueden promover o inhibir la toma de decisiones basada en datos.

Esto destaca la importancia de armonizar los programas de monitoreo sectorial con las disposiciones institucionales actuales, tanto verticales como horizontales.

La integración de los datos de monitoreo sectorial en las funciones básicas de gestión de las finanzas públicas del Gobierno es un paso clave para promover la toma de decisiones basada en los datos.

Esto demuestra la necesidad de que los programas de monitoreo integren los datos de WASH en los procesos gubernamentales básicos, y de comprender cómo se desarrollan esos procesos en la práctica.

Datos

El tipo de datos de servicios de WASH necesarios es específico de las decisiones que se toman o los posibles usos, pero es poco probable que los sistemas de monitoreo satisfagan todas las necesidades.

Los programas de monitoreo sectorial deben dar prioridad a las necesidades de datos más críticas que rebasan a muchos grupos de partes interesadas.

Los problemas relacionados con la recopilación y el procesamiento de datos pueden tener consecuencias importantes para el uso de los datos, y viceversa.

Esto pone de relieve que ni la producción de datos ni el uso de datos pueden considerarse de forma aislada; los programas deben tener como objetivo reforzar todo el subsistema de monitoreo sectorial.

Procesos

Una cultura de presentación de informes puede desalentar el uso de datos a nivel local, pero los procesos bien diseñados y los "diálogos de datos" pueden alentar el uso a todos los niveles.

Para fomentar una cultura de uso de datos, los programas de monitoreo deben incorporarse a procesos que generen medidas importantes y seguimiento.

La forma en que se diseñan y financian las intervenciones en materia de WASH y el monitoreo de los servicios de WASH determina la eficacia del uso de los datos.

Los programas de monitoreo sectorial deben desarrollar procesos que sean colaborativos, participativos y que adopten un enfoque a largo plazo.


Guía de planificación del uso de datos

Obviamente, estas ideas son bastante genéricas y solo sirven para destacar el valor potencial de este enfoque.

Para ayudar a las partes interesadas a comprender más a fondo los problemas que afectan el uso de los datos de monitoreo de WASH en su propio contexto, hemos desarrollado la Guía de planificación del uso de datos. En esta, proporcionamos orientación paso a paso para apoyar a los gobiernos y socios para el desarrollo a aplicar el marco de uso de datos a los programas de monitoreo nuevos o actuales.

La guía de planificación no proporciona una hoja de ruta para todo el proceso de diseño de un programa de monitoreo sectorial, pero puede servir de base para las estrategias destinadas a abordar cuestiones relacionadas con el uso de datos dentro de esos programas. Está prevista para utilizarse como el primer paso para diseñar un sistema de monitoreo de WASH centrado en el usuario o bien, para mejorar o rediseñar un sistema actual a fin de justificar mejor el uso de datos.

Siguientes pasos

El breve informe De los datos a las decisiones, el resumen de políticas y la guía de planificación están disponibles para asuntos relacionados con los servicios de WASH. Nos estamos esforzando para integrar estas conclusiones en nuestro trabajo programático de monitoreo sectorial, y utilizaremos las pruebas obtenidas de esta experiencia para influir en el trabajo de otros.

Nuestra investigación De los datos a las decisiones ha demostrado que los gobiernos y los socios para el desarrollo deben ir más allá de la producción de datos para fortalecer todas las instituciones, procesos e incentivos necesarios para mejorar el uso de los datos en la toma de decisiones. Esto se puede lograr al comprender mejor el uso de los datos, a través de un análisis de propósito, contexto, datos y procesos.

Stuart Kempster es analista de políticas sénior — Gobernanza en WaterAid UK.