Cambio climático: una amenaza y una oportunidad para el agua y el saneamiento

5 min read
Thumbnail
WaterAid/GMB Akash/Panos

El cambio climático y el agua, el saneamiento y la higiene (WASH) son inseparables. La persistente separación entre la formulación de políticas climáticas y la prestación de servicios de WASH, combinada con estrategias incoherentes de financiamiento climático, corre el riesgo de restringir el progreso para ambos aspectos. Louise Whiting, analista principal de políticas para la seguridad del agua y el cambio climático de WaterAid UK, presenta nuevas investigaciones sobre WaterAid y debate qué hay que cambiar para lograr la prestación de un servicio WASH resiliente al clima para todos.

En un panorama político desordenado y confuso sobre el cambio climático, hay dos cosas fundamentales que debemos recordar:

  1. El cambio climático es el cambio del agua y afecta más a las personas pobres, especialmente a las que no tienen acceso a agua, saneamiento e higiene (WASH).
  2. Aunque es una amenaza para el acceso global a WASH, el cambio climático también representa una gran oportunidad, si jugamos bien nuestras cartas. El aumento de la atención política, el aumento del financiamiento climático y el enfoque muy atrasado en las amenazas a los servicios de WASH sostenibles nos ofrecen nuevos mecanismos para ayudar a alcanzar el objetivo del acceso universal para 2030.

Por fortuna, las conversaciones anuales sobre el clima de las Naciones Unidas que se celebran en Marrakech durante las próximas dos semanas darán un giro ahora hacia la implementación del histórico Acuerdo de París firmado en diciembre de 2015. El Acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, por lo que ha llegado el momento de afrontar el sinnúmero de decisiones críticas necesarias para transformar este Acuerdo en acciones significativas.

Reducir la brecha entre WASH y el cambio climático

Demasiados encargados de tomar decisiones pasan por alto el hecho de que WASH y el cambio climático son inseparables. Por un lado, las inundaciones propagan enfermedades cuando no hay baños, las sequías más prolongadas significan que las personas (generalmente las mujeres) tienen que caminar aún más para recoger agua y el aumento del nivel del mar hace que las aguas subterráneas sean demasiado saladas para beber. Por otro lado, tener acceso a un suministro de agua limpio y confiable y a un lugar seguro para ir al baño es fundamental para aumentar la resiliencia climática.

Lo que estas interrelaciones significan en la práctica es que todo desarrollo futuro debe ser sostenible y resistente al cambio climático. Y toda actividad frente al cambio climático, incluidas la mitigación y la adaptación, debe tener en cuenta el impacto en los recursos hídricos y, por extensión, la seguridad hídrica de las personas y las comunidades. Para que esto ocurra, necesitamos disipar urgentemente cualquier duda de que WASH y el cambio climático están tan íntimamente vinculados que deben abordarse juntos, porque el enfoque paralelo actual está limitando la eficacia de ambas comunidades.

A nivel mundial, esta división se manifiesta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que son entidades bastante diferentes, con personas diferentes que van a reuniones diferentes para desarrollar políticas diferentes.

A nivel nacional, la interacción entre el ministerio que desarrolla las políticas climáticas y gasta fondos climáticos y los ministerios que supervisan WASH suele ser deficiente o inexistente. Esto se puede agravar con socios para el desarrollo, como organismos de las Naciones Unidas, bancos de desarrollo y organizaciones no gubernamentales, que también tienen sus propias divisiones climáticas y de agua separadas.

En todos los niveles, desde mundiales hasta locales, necesitamos identificar las coyunturas clave en las que las comunidades WASH y el clima se unen para compartir información y tomar decisiones conjuntas. Las estrategias del sector WASH, los planes de adaptación al clima y las estrategias de reducción de las emisiones de carbono tendrán resultados más efectivos y equitativos si tanto las comunidades climáticas como las de WASH están realmente comprometidas durante todo el proceso.

Capitalización del financiamiento climático para tener WASH resiliente al clima

Aunque la complicada cuestión de “quién paga qué” siempre tendrá el potencial de frustrar negociaciones delicadas, si se aborda con inteligencia, el financiamiento climática puede ser un incentivo para impulsar el desarrollo conjunto y las acciones climáticas necesarias para lograr el acceso universal y fomentar la resiliencia climática.

En primer lugar, los programas WASH de alta calidad y resilientes al clima deben ser fundamentales para los planes de adaptación climática de todos los países que tienen un gran número de personas que viven sin acceso a WASH (y, por lo tanto, son muy vulnerables a los cambios climáticos). En muchos casos, esto requerirá una mejor integración de las agendas de desarrollo y clima. En el sector WASH podemos hacer más para garantizar una mejor comprensión de los vínculos entre WASH y una mayor resiliencia.

En segundo lugar, debemos ser cautelosos en cuanto a la excesiva dependencia en el sector privado para cumplir el objetivo de $100,000 millones anuales que se acordó en Copenhague en 2009. Sí, las fuentes innovadoras (como los bonos climáticos) son absolutamente esenciales para cumplir los objetivos climáticos y de desarrollo conjuntos. Sin embargo, se seguirá necesitando financiamiento público en condiciones favorables en áreas en las que es poco probable que fluya el financiamiento privado. Hay poco incentivo de rentabilidad para satisfacer las necesidades de adaptación de las comunidades pobres y remotas, y el dinero público debe priorizar estas áreas.

En tercer lugar, el financiamiento climático debe asignarse de forma más equitativa. Actualmente, menos de un tercio de todo el financiamiento climático llega a los países menos desarrollados que más lo necesitan. En el sector WASH, la investigación de WaterAid muestra que son los países de ingresos medios los que más se han beneficiado del gasto climático (India, Vietnam y Egipto). Deben establecerse nuevos mecanismos para garantizar que las asignaciones se efectúen en función de la evaluación de la vulnerabilidad y la necesidad climáticas, no sobre una base de “orden de llegada” que beneficie injustamente a los países capaces de desarrollar tuberías de proyectos financiables. Esto a menudo requerirá inversiones para apoyar la preparación del financiamiento climático y garantizar que los sistemas estén en funcionamiento para mantener los beneficios de desarrollo y adaptación.

Figure 1: Top 25 recipients of bilateral ODA for water and sanitation activities tagged as climate-relevant (WaterAid and ODI).
Gráfico 1: Los 25 principales receptores de AOD bilateral para actividades de abastecimiento de agua y saneamiento considerados pertinentes para el clima (WaterAid y ODI).
WaterAid

No hay tiempo que perder

Sobre todo, tenemos que actuar rápido. El cambio climático ya no es una amenaza futura; está ocurriendo aquí y ahora. El Acuerdo de París fue un paso enorme y los países en vías de desarrollo han sido ambiciosos en sus planes climáticos; ahora debemos desempeñar nuestro papel al desarrollar un sistema justo y eficiente que les ayude a financiar esta ambición.

Louise Whiting tuitea como @louwahwah
 

1. IIED (2015). A fair deal in Paris means adequate finance to deliver INDCs in the LDCs (Un trato justo en París significa un financiamiento adecuado para entregar INDC en los LDC) - Nota informativa.

2. WaterAid (2016). Increasing climate finance for the provision of sustainable water and sanitation services in low-income countries (Aumento del financiamiento climático para la prestación de servicios sostenibles de agua y saneamiento en países de bajos ingresos) - Informe sobre la política de la Iniciativa de Financiamiento Climático de WaterAid.