¿Cómo hacer campaña para baños públicos accesibles?

5 min read
Wheelchair user collects water.
WaterAid/Guilhem Alandry

¿Cómo podemos garantizar que haya suficientes baños públicos para las personas con discapacidad? Rémi Kaupp, especialista en saneamiento urbano de WaterAid UK, y Jane Wilbur, asesora de igualdad, inclusión y derechos, comparten ideas de todo el mundo.

El derecho al saneamiento puede parecer evidente, pero estamos viendo retrocesos incluso en países en los que damos por sentado el saneamiento. En el Reino Unido, los baños públicos han ido en declive drásticamente. Francia puede que pronto consagre el derecho al agua y al saneamiento en la ley, pero el proyecto de ley reducido ha perdido la mayoría de sus características útiles (como los mecanismos de financiamiento para apoyar a los más pobres).

Los baños públicos están particularmente amenazados, debido a que dependen directamente de los presupuestos de las autoridades locales cada vez más reducidos. La vergüenza e incomodidad de no tener un baño público disponible pueden afectar a todos, ya sea un día que se sienta enfermo, durante un periodo menstrual sorpresa o incluso como parte de la multitud que sale de los bares y restaurantes por la noche. Sin embargo, afecta desproporcionadamente a aquellos que ya son vulnerables, entre ellos:

  • Personas mayores
  • Personas que sufren de incontinencia (uno de cada diez hombres adultos y una cuarta parte de las mujeres mayores de 35 años, según una investigación reciente
  • Personas con discapacidad que necesitan inodoros accesibles o “cambiadores”: cubículos de inodoros que tienen más espacio y el equipo adecuado, incluido un cambiador de altura ajustable y un elevador.

Cómo poner a prueba la accesibilidad de un inodoro en Camboya. Vea la serie completa de películas aquí.

No solo necesitamos más baños públicos, sino también baños públicos más accesibles, para que todos puedan disfrutar de los espacios públicos de una manera digna y segura.

¿Cómo llegamos allí? ¿Cómo convencemos con éxito a las autoridades de que apoyen esta iniciativa? Es una gran pregunta para nosotros en Nepal y en Camboya, donde estamos presionando junto con organizaciones locales de personas discapacitadas, especialmente a través de películas de sensibilización. A principios de este año, solicitamos sugerencias a varios expertos; estos fueron sus comentarios.

Experiencia de Timor Oriental, Camboya y Bangladesh

(Gracias a nuestros colegas Chelsea Huggett en Australia, Moises Pereira y Getrudis Noviana Mau en Timor Oriental y Pheng Pharozin en Camboya).

El acceso a saneamiento inclusivo beneficia a todos, independientemente de si tienen algún problema, por lo que estamos trabajando para asegurarnos de que WASH forme parte de la agenda de derechos de las personas con discapacidad. Esto significa pensar en cuestiones de igualdad a lo largo de nuestro trabajo de incidencia política, y no solo durante campañas específicas de inclusión. Con las organizaciones de discapacidad que defienden más ampliamente los derechos de las personas con discapacidad, hay un buen grado de superposición.

Debido a la mala situación del saneamiento en Timor Oriental, Camboya y Bangladesh, la formación de una alianza entre organizaciones no gubernamentales de agua y saneamiento como WaterAid y organizaciones de personas discapacitadas ha funcionado especialmente bien. Hemos podido entender los problemas de los demás y, si bien las organizaciones de WASH (agua, saneamiento e higiene) pueden centrarse en cuestiones técnicas, las organizaciones de personas con discapacidad suelen saber mucho sobre las campañas públicas y cómo aumentar el reconocimiento de sus derechos.

Las demostraciones prácticas funcionan especialmente bien para mostrar a los funcionarios las limitaciones prácticas a las que se enfrentan las personas con discapacidad a diario. Esto se hace mediante “auditorías de accesibilidad y seguridad”, que hemos realizado en Camboya, Bangladesh, Madagascar y muchos otros países.

También hemos logrado este tipo de colaboración a través de “comunidades de práctica”, que permiten mostrar buenos ejemplos de inclusión en la práctica, por ejemplo, mediante la demostración de inodoros accesibles, nuestras directrices técnicas en Bangladesh o nuestro Compendio de tecnologías WASH accesibles. Este trabajo práctico ayuda a las campañas a ganar credibilidad y fomenta una mejor colaboración con las autoridades nacionales y locales pertinentes.

Perspectivas del Reino Unido

(Gracias a Michael Le-Surf de Mencap y al consultor en materia de discapacidad, Simon Minty).

Las mejores campañas están dirigidas por personas que necesitan baños accesibles; pueden hacer un argumento concreto ante las autoridades y ayudar a los funcionarios electos a darse cuenta de la necesidad real. También pueden explicar los beneficios económicos que se derivan a partir de que las personas con discapacidad forman parte de la fuerza laboral, el uso del transporte público, etc. 

Muchas buenas campañas a nivel local también están impulsadas conjuntamente por un funcionario electo, que a menudo tiene un interés personal en el tema: puede estar a cargo de la equidad y la no discriminación en su consejo, o tener un familiar que necesite tales instalaciones. Como siempre, como activistas vale la pena hacer un poco de investigación de antecedentes sobre personas en las que esperamos influir. El estudio de caso de Nottingham del movimiento Changing Places lo ilustra bien; consulte también su práctica guía para la campaña de inodoros.

A finales de la década de 1990, una gran campaña (¿Hay un baño accesible) animó a las personas a elaborar un mapa de dónde se encuentran los baños accesibles en todo el Reino Unido, en un momento en el que se estaban cerrando muchos baños públicos. La campaña recopiló información sobre más de 4,000 baños accesibles y produjo un directorio de sus ubicaciones en toda Inglaterra. Aunque la organización se ha disuelto, su legado continúa a través de reseñas en línea al estilo de TripAdvisor sobre inodoros accesibles.

La orientación técnica resulta útil cuando se habla con planificadores y arquitectos. La útil “Good Loo Guide” de RIBA (lamentablemente ya no está impresa) pretende ser lo más inclusiva posible para diseñar baños públicos. Describe cómo la gente usa realmente los inodoros y lo que se necesita, no solo para el diseño general sino también para cosas pequeñas como asas y rieles.

Los cambios de políticas pueden ser útiles, como ocurre con la Ley de Discriminación por Discapacidad de 1995 del Reino Unido. Pero es la transformación de esta política en términos prácticos lo que resulta realmente útil:

“[la Ley] sugirió esencialmente que si tiene baños públicos, debe ofrecer uno accesible. Las organizaciones inteligentes se dieron cuenta de que si tienen espacio limitado, un baño accesible abarca ambos tipos. Por supuesto que no es perfecto, pero vamos avanzando lentamente”, dijo Simon Minty.

¿Tiene otra experiencia que compartir? Deje sus comentarios a continuación.

Remi Kaupp está en Twitter como @remkau; Jane Wilbur está en Twitter como @janewilbur.