¿Cómo pueden las personas pobres de zonas rurales de India lidiar con el “agua silvestre”?

6 min read
Miniatura
WaterAid/ Mansi Thapliyal

Aunque 94 % de la población de India tiene acceso a algún tipo de fuente mejorada de agua potable, la mayoría de las fuentes de agua potable no son resilientes al cambio climático. Anil Cherukupalli, gerente de medios y comunicaciones de WaterAid India, explora lo que esto significa para las personas pobres de las zonas rurales del país.

El panorama es sombrío. Los marrones y los grises son los colores predominantes. Unas cuantas reses escuálidas se alimentan desesperadamente de los tallos muertos de los arbustos. El color verde brilla por su ausencia.

Esto es Bundelkhand. Una de las regiones más pobres y atrasadas de la India, se extiende por los dos estados de Uttar Pradesh y Madhya Pradesh. La región ha estado desatendida desde la era del Raj, cuando los británicos descuidaron su desarrollo como castigo por el papel de la región en la revuelta de 1857. Esta apatía continuó también después de la independencia de la India, y una potente combinación de corrupción, negligencia del gobierno y eventos climáticos extremos, como una sequía prolongada, ha contribuido a que las personas en esta región viven en la pobreza extrema y apenas sobrevivan.

Bundelkhand ha sufrido tres sequías consecutivas de 2013 a 2015. En los últimos 15 años, se ha enfrentado a la sequía 13 veces. En 2016, afortunadamente, el área recibió precipitaciones por encima del promedio, pero una buena lluvia no fue suficiente para compensar lo que las comunidades locales en la región han padecido durante casi una década. Como resultado, muchos agricultores se suicidaron y la mayoría de la población joven emigró a las ciudades en busca de trabajo. La aguda escasez de agua ha provocado hambre, muerte de ganado y una enorme crisis agraria.

Kubri es un pequeño pueblo que se encuentra en la región de Bundelkhand de Uttar Pradesh, a 25 kilómetros de la ciudad principal de Manikpur, con casi ningún medio de transporte que los conecte. Con una población de 250 personas en alrededor de 75 hogares, el pueblo carece de servicios básicos. Hay algunas bombas manuales que funcionan, pero la capa freática cae cada verano y la mayoría de las bombas manuales se secan.

Y luego la vida se vuelve aún más difícil para Sheela (en la foto de arriba), de 35 años y madre de cinco hijos, que vive en la aldea de Kubri desde hace casi 20 años.

“Paso la mitad del día buscando agua, ya que se requieren un mínimo de 12-13 rondas para esta gran familia. Cada ronda dura unos 20 minutos. A veces, tenemos que esperar debido a la cola, ya que solo hay pocas bombas de mano que funcionan en el pueblo”, explica.

Sheela siente dolores por llevar este gran peso todos los días. Como resultado, ha comenzado a enviar a su hija Kanchan, de 12 años, a buscar agua. Su hija hace tres rondas por la mañana, pero debido a eso llega tarde a la escuela. “Incluso después de todo esto, mis hijos siguen enfermándose porque no puedo limpiarlos durante días debido a la escasez de agua”, agrega Sheela.

Agua para todos, en todas partes

Una de las mayores crisis que se espera que la humanidad enfrente en el siglo XXI es la disponibilidad inadecuada de agua limpia para todos, en todas partes lo que puede agravarse por los eventos climáticos extremos y el cambio climático. India es particularmente vulnerable, ya que el Banco Mundial estima que la mayor parte del país experimentará eventos climáticos cada vez más extremos, como monzones impredecibles, sequías prolongadas y la caída de capas freáticas subterráneas. Hay evidencia de que esto ya está ocurriendo. Ha habido una disminución en las precipitaciones monzónicas desde la década de 1950 y ha aumentado la frecuencia de eventos de fuertes lluvias. Esto tiene un vínculo directo con los niveles de las aguas subterráneas y un aumento en las extracciones que se producen debido a monzones erráticos y a la disponibilidad poco constante de agua. La tasa de extracción de agua subterránea en la India se ha multiplicado por diez desde la década de 1950 y el 54 % del país ahora enfrenta un estrés hídrico de alto a extremadamente alto.

Si bien los gobiernos de la India han hecho bien en aumentar el acceso al agua potable, ya que el 94 % del país tiene acceso a algún tipo de fuente de agua potable mejorada, la realidad en el terreno es diferente. Una preocupación clave ahora son los hogares que antes tenían acceso al agua, y ahora no lo tienen. Lo que es más importante, la mayoría de las fuentes de agua potable no son resilientes al cambio climático y pueden dañarse o dejar de funcionar debido a eventos climáticos extremos.

A nivel mundial, la India se encuentra entre el 38 % de los países más vulnerables al cambio climático y menos preparados para adaptarse, según el Índice de Adaptación Global de Notre Dame. Dado que el 67 % de la población del país vive en áreas rurales y el 7 % de la población rural incluso ahora vive sin acceso a agua limpia, las personas pobres de las zonas rurales de la India son muy vulnerables a los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático. Como hemos visto en Kubri, la sequía prolongada hace que muchas bombas de mano, la única fuente de agua en el pueblo para los residentes, no funcionen y, por lo tanto, aumentan sus dificultades y carga económica.

Cómo enfrentar el problema de las aguas salvajes

Como sostiene el último análisis de WaterAid sobre el estado del agua en el mundo, los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático tendrán un efecto desproporcionado en las personas pobres de las zonas rurales que tengan menos herramientas y recursos para hacer frente a a la sequía de sus fuentes de agua potable o a que dejen de funcionar. Las “aguas salvajes” o, en otras palabras, los patrones climáticos impredecibles pueden provocar más aumentos repentinos de tormentas, inundaciones desastrosas, sequías prolongadas y fuentes de agua contaminadas. Para abordar esto, los gobiernos y todas las partes interesadas, junto con las comunidades locales, deberán trabajar juntos para aumentar la resiliencia y la adaptabilidad de las comunidades vulnerables para hacer frente de manera efectiva a los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático.

La India posee una inmensa sabiduría y conocimiento tradicionales en el almacenamiento de agua y el reabastecimiento de aguas subterráneas, desarrollados y utilizados con éxito durante siglos, lo que debe aprovecharse. Algunos ejemplos incluyen el uso de estructuras de almacenamiento y reabastecimiento de agua simples y tradicionales, como johads (presas de tierra tradicionales para el almacenamiento de agua) y anikets (presas o barreras de control tradicionales en pendientes suaves para el almacenamiento y el reabastecimiento de aguas subterráneas) por parte de las comunidades rurales de Rajastán secas y propensas a la sequía para mejorar con éxito los niveles de agua subterránea y el rendimiento de las cosechas.

Desde la independencia, los sucesivos gobiernos de la India se han centrado principalmente en proyectos grandes y centralizados de almacenamiento y gestión de agua, que conllevan enormes costos económicos, ambientales, sociales y humanos. En cambio, sería mejor que los gobiernos de la India se centraran en el desarrollo o la reparación de estructuras de almacenamiento y reabastecimiento de agua localizadas y administradas por la comunidad que sean resistentes al clima y conduzcan a fuentes de agua sostenibles de las que las comunidades locales puedan depender incluso durante fenómenos meteorológicos extremos.

Están ocurriendo algunos cambios. El gobierno estatal de Sikkim ha invertido en revivir los manantiales de montaña, de los que dependen las comunidades de montaña, en todo el estado, utilizando una combinación de herramientas de gestión de cuencas hidrográficas tradicional y científica. El gobierno estatal de Telangana ha lanzado un ambicioso programa para ayudar a restaurar y reactivar las estructuras de almacenamiento y reabastecimiento de agua a nivel de los pueblos. Esto debe extenderse a más estados de la India. Es solo entonces cuando alguien como Sheela, en lugar de descender más profundamente en la pobreza desgarradora, podrá centrarse en el bienestar y la educación de sus hijos y brindarles un futuro más brillante.

Anil Cherukupalli está en Twitter como @anilcheruk