COP buena, COP mala

5 min read
Thumbnail
WaterAid/Andrew McConnell

La COP21 ha terminado, y el mundo finalmente se ha fijado un ambicioso objetivo para limitar el cambio climático. Miriam Denis Le Seve, directora de políticas para el cambio climático de WaterAid, saca las fortalezas y debilidades del acuerdo global alcanzado.

Por último, un acuerdo. Luego de cuatro años de conversaciones, este fin de semana, cerca de 200 países acordaron formalmente un pacto internacional sobre la limitación del cambio climático. Descrito como “el mayor éxito diplomático del mundo”, “un gran salto para la humanidad” y “una victoria para el planeta”, ha sido aclamado por los líderes mundiales como un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, otras voces lo han denominado como un “fraude” y una “desastre”.

Para los países en vías de desarrollo, como los 27 países en los que trabaja WaterAid, el pacto contiene “buenas” y “malas” noticias. Vea la imagen de arriba donde los habitantes de Imbina, Burkina Faso, luchan por encontrar un lugar donde un pozo excavado a mano produzca agua, en el que a menudo excavan hasta cuatro metros de profundidad.

Las buenas noticias

El acuerdo de París va más allá de lo que ya se había logrado en acuerdos similares. Por primera vez, incluye una referencia a la limitación del calentamiento a 1.5 °C (un llamado de incidencia política clave de WaterAid) que, aunque ambiciosa, es una línea de defensa significativamente más segura contra los peores impactos de un clima cambiante que los 2 °C.

El acuerdo también incluye pérdidas y daños, que se refiere a los impactos del cambio climático que no podemos prevenir mediante la mitigación y la adaptación. Esta inclusión es un primer sentido de justicia climática para los países en vías de desarrollo y los pequeños Estados insulares en vías de desarrollo, que se encuentran entre las naciones más vulnerables a los impactos del cambio climático.

También hemos visto avances en áreas como la adaptación. El Protocolo de Kioto de 1992 se describió alguna vez como un acuerdo de “mitigación”, pero ahora la adaptación también se considera un pilar fundamental necesario para apoyar a los países más pobres y vulnerables a adaptarse a un clima cambiante. El acuerdo establece el objetivo de fortalecer significativamente la adaptación al cambio climático mediante el apoyo y la cooperación internacional. En él se esboza que se espera que todos los países presenten sus prioridades, necesidades y planes de adaptación, que recibirán el apoyo continuo de los fondos internacionales para el clima. El establecimiento de este objetivo nos motiva a acelerar las acciones sobre el papel de WASH para generar adaptación y resiliencia al cambio climático.

El financiamiento para la adaptación ha quedado atrás del financiamiento para la mitigación. Sin embargo, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2021, los países parecían converger en torno a la necesidad de mejorar el equilibrio de financiamiento entre ambos. El texto determina aumentar significativamente el financiamiento para la adaptación entre ahora y 2020.

De hecho, los compromisos en torno al clima siguen creciendo. Recientemente, se prometieron US$248 millones al Fondo para los Países Menos Desarrollados para los países en vías de desarrollo, y la semana pasada las nuevas promesas al Fondo de Adaptación alcanzaron los $75 millones. El 9 de diciembre, Estados Unidos anunció un plan para asignar $800 millones al año para financiar las iniciativas de adaptación al clima en los países en vías de desarrollo, en comparación con un compromiso de 2014 de $400 millones anuales.

Además del aumento de los fondos, el acuerdo reconoce que los países en vías de desarrollo necesitan apoyo para gastar el dinero de los fondos climáticos de manera efectiva y donde más se necesita. Se ha pedido a los países desarrollados que proporcionen apoyo financiero y tecnológico para el desarrollo de capacidades en los países en vías de desarrollo. Esto es vital para el sector WASH, donde la resiliencia al cambio climático depende del liderazgo efectivo del gobierno, a nivel nacional, regional y local, y de la creación de instituciones sólidas y eficaces. 

Junto con estos puntos, a partir de 2023, se llevarán a cabo “acciones globales” cada cinco años para iniciar acciones en áreas que se han quedado cortas, como la adaptación, las finanzas y el apoyo a los países en vías de desarrollo. También se prometen nuevas reducciones de emisiones.

Las no tan buenas noticias

El acuerdo climático está lejos de ser perfecto, y se cuestiona hasta qué punto el acuerdo brinda a los países más pobres la atención que necesitan.

En primer lugar, no todo el acuerdo es jurídicamente vinculante, por lo que los futuros gobiernos de los países signatarios podrían romper los compromisos. Los objetivos de emisiones fijados por las naciones a través de sus Contribuciones determinadas a nivel nacional (INDC) no serán jurídicamente vinculantes. Las INDC constituyen la base del Acuerdo de París, pero, si se aplican, actualmente solo limitarían el aumento de la temperatura mundial a 2.7 °C, lo que traería consecuencias devastadoras para los países en vías de desarrollo.

Además, debido a que todavía no existe ninguna disposición jurídicamente vinculante que obligue a los países desarrollados a la promesa de fondos de adaptación, estas promesas podrían seguir siendo promesas y no convertirse en acciones. La obligación de estos fondos de ser “nuevos y adicionales” a la Asistencia para el desarrollo en el extranjero (ODA) existente sigue careciendo de claridad.

Las soluciones y los compromisos para alcanzar los objetivos también son vagos. Por ejemplo, se ha pedido a los países desarrollados que proporcionen un “manual concreto” para alcanzar el objetivo de US$100,000 millones para el financiamiento climático, pero no se especifica el plazo para este objetivo.

Básicamente, el agua no está en el acuerdo, a pesar de que el cambio climático se manifiesta a través del agua (a través de sequías, inundaciones, conmociones climáticas extremas y mares crecientes) y que WASH sostenible es fundamental para aumentar la resiliencia a los impactos del cambio climático. Además, no existe un enfoque comúnmente adoptado para integrar el agua en la planificación estratégica para la adaptación al cambio climático. Por lo tanto, WaterAid se comprometerá con estos planes para garantizar que el agua, el saneamiento y la higiene tengan prioridad como mecanismo de adaptación vital. 

Un principio, no un final

El acuerdo supone un paso enorme hacia una respuesta global cohesiva y colectiva para hacer frente al cambio climático, pero tiene limitaciones. La COP21 ya terminó, pero la lucha contra el cambio climático y por la justicia climática para los países en vías de desarrollo ha comenzado. Todos debemos hacer que nuestros gobiernos rindan cuentas de las promesas que han hecho y garantizar que se dé prioridad a los más pobres y vulnerables, y que el financiamiento de la adaptación se dirija a donde más se necesita.

Por último, pero no menos importante, los vínculos entre el cambio climático y el agua, el saneamiento y la higiene deben continuar estableciéndose, porque, en pocas palabras, el cambio climático es el cambio del agua.