Defender el cambio de comportamiento en materia de higiene en Sudáfrica

on
21 November 2017
Thumbnail
WaterAid/Sam James

El simple acto de lavarse las manos con jabón puede prevenir enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias; sin embargo, muchas personas todavía no lo hacen. ¿Cómo podemos ayudar a los gobiernos a cambiar esto? Sakhile Khaweka, Oficial de Apoyo Regional de WaterAid para África meridional, describe el progreso de Sudáfrica en la priorización de la higiene y sugiere cómo pueden ayudar los socios.

Lavarse las manos con jabón es la forma más eficaz de prevenir la diarrea y las enfermedades respiratorias, y puede reducir las tasas de estas enfermedades en casi 40% y en una cuarta parte, respectivamente. Sin embargo, pocas personas lo hacen.

No lavarse las manos implica grandes riesgos. Las enfermedades diarreicas son la tercera causa principal de muerte de niños menores de 5 años y uno de los principales factores de la malnutrición y el retraso del crecimiento. Se trata de un enorme problema de salud pública. El simple acto de lavarse las manos incide en gran medida en la salud pública y reduce el gasto de nuestros gobiernos en el tratamiento de enfermedades. Entonces, ¿cómo podemos hacer que el lavado de manos sea una parte normal de la vida?

Para formarse un hábito, la gente necesita lo básico.

Según el JMP, Sudáfrica ha logrado un acceso del 85% al agua básica. Esta cifra es superior a la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el sector, pero deja atrás a un gran número de personas. Muchas viven en asentamientos donde el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con WASH sigue siendo elevado porque no hay acceso a agua apta para el consumo ni a retretes adecuados, y los hábitos de higiene son deficientes.

Como resultado, el país tiene altas tasas de mortalidad de lactantes y niños pequeños. En 2014 el Departamento Nacional de Salud (NDOH) de Sudáfrica inició un programa para intensificar los esfuerzos de mejora de la higiene, como una de las intervenciones identificadas para reducir esa mortalidad y morbilidad. Primero, necesitaban averiguar dónde estaban los obstáculos.

Identificación de cuellos de botella

Con el fin de encontrar las raíces de los problemas de acceso a servicios WASH seguros, el NDOH, con apoyo del UNICEF, llevó a cabo una evaluación de los cuellos de botella en el sector utilizando la herramienta de análisis WASH-BAT. Identificó los siguientes cuellos de botella:

  • Deficiencias de liderazgo y coordinación deficientes y, por ende, trabajo en silos y falta de colaboración intersectorial. 
  • Teorías que suponen que la educación sanitaria es el factor clave de cambio de comportamiento en materia de higiene, en vez de mensajes constantes y otros enfoques innovadores y más holísticos para influir en el cambio de comportamiento. 
  • En todos los sectores, insuficiencia y falta de seguimiento de las asignaciones presupuestarias para la higiene —no se le da prioridad en la asignación de recursos—.
  • No se cuenta con ningún sistema de monitoreo de higiene y lavado de manos para dar seguimiento al progreso de las mejoras en la calidad de los servicios y al cambio de comportamiento.
  • No hay objetivos nacionales convenidos en materia de higiene, lo que limita la planificación de los servicios y la rendición de cuentas relacionada.
  • Falta de capacidad de los trabajadores de primera línea (comunitarios) para cambiar de comportamiento.
  • Falta de una base nacional de evidencia empírica de higiene para respaldar programas e iniciativas.

Los gobiernos deben dar prioridad a la higiene

Sobre la base de los cuellos de botella identificados y las medidas necesarias, una acción clave del NDOH fue la formulación de una estrategia nacional de cambio de comportamiento en materia de higiene de manos para el período 2016-2020. La estrategia tiene por objeto proporcionar un marco para promover el lavado de manos en el país a través de acciones multisectoriales, a fin de prevenir y reducir las muertes por enfermedades diarreicas, especialmente de niños menores de cinco años.

Otra recomendación del análisis fue el establecimiento del Comité Nacional de Coordinación de la Higiene (NHCC) que incluya a diferentes partes interesadas del sector de WASH. El objetivo del comité sería garantizar una mejor coordinación de las iniciativas de promoción de la higiene y el lavado de manos en el país, así como la facilitación de los componentes de implementación de la higiene del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) para mejorar los resultados de salud. El Gobierno de Sudáfrica invitó a WaterAid a formar parte de este comité, y el Director Regional del Programa, Elijah Adera, y yo somos miembros.

El CNHCC, en nombre de los departamentos de Salud, Educación Básica, y Agua y Saneamiento, en asociación con WaterAid África meridional, el UNICEF y la Asociación de Gobiernos Locales de Sudáfrica (SALGA), celebró en agosto el primer Simposio Nacional de Higiene, en Pretoria.

El objetivo era reunir ejemplos concretos de cambios exitosos de comportamiento en Sudáfrica y en todo el mundo, y compartir el análisis de los cuellos de botella y sus recomendaciones para la prestación de servicios y comportamientos de higiene eficaces y sostenibles en Sudáfrica. También fue una oportunidad para iniciar la campaña de lavado de manos previo al Día Mundial del Lavado de Manos, cuando el Gobierno lanzará la Estrategia Nacional de Cambio del Comportamiento de Higiene de las Manos 2016—2020. El Simposio fue una gran plataforma para que colaboráramos con el Gobierno sudafricano a fin de contribuir a lograr un cambio real.

¿Cómo podemos apoyar a los gobiernos receptivos y dispuestos a cumplir sus objetivos de higiene?

Nuestro objetivo es persuadir a los gobiernos de que den prioridad a WASH reconociéndolo como un derecho humano, asignando un presupuesto más grande y asumiendo compromisos regionales y globales. ¿Cómo? Tengo algunas ideas:

  • El sector privado se ha interesado mucho en el lavado de manos y la higiene, ya que ayuda a promover sus productos sanitarios. Los organismos de desarrollo y los gobiernos pueden aprovechar esta labor trabajando en asociación con el sector privado para promover cambios en los comportamientos en materia de higiene.
  • Podemos aportar las pruebas necesarias para planificar las intervenciones de los programas.
  • Podemos ofrecer enfoques innovadores para el cambio de comportamiento en materia de higiene.

La iniciativa sudafricana no podría haber llegado en un mejor momento. Es importante para WaterAid África meridional porque nuestro cambio estratégico clave en la región es dar prioridad a la higiene, y prevemos grandes oportunidades para influir en la higiene en otros países y en el plano regional.

La higiene y el saneamiento siguen rezagados en el África meridional a pesar de que el acceso al agua apta para el consumo ha mejorado en algunos países. La carga resultante que soportan nuestras naciones es inaceptable. Mejorar los hábitos de higiene y garantizar que la gente disponga de los medios para mantenerlos salvarían innumerables vidas. Tenemos que actuar ya para marcar una diferencia.

Sakhile tuitea como @Sakhilek