¿Desea crear capital humano? Invierta en WASH

on
11 October 2018
Thumbnail
WaterAid/Kate Holt

Mientras el Grupo del Banco Mundial celebra esta semana su reunión anual de ministros de finanzas, donadores y representantes de la sociedad civil, surge en todas partes una palabra de moda: "capital humano". Dan Jones, coordinador de incidencia política de WaterAid UK, argumenta que la inversión en agua, saneamiento e higiene no debe pasarse por alto.

Las economías necesitan capital humano

#InvestInPeople es el hashtag directo para laCumbre del Capital Humanodel Banco Mundial esta semana (parece que hoy en día todas las conferencias necesitan un hashtag). Se trata de un replanteamiento inteligente del "desarrollo humano" destinado a llamar la atención de los ministros de finanzas que pasan la mayor parte de su tiempo frunciendo el ceño ante las previsiones de crecimiento económico y preocupándose por competir en la economía mundial. En lugar de poner el "empleo y el crecimiento" en un lado y la "salud y la educación" en otro, el presidente del Banco Mundial, Jim Kim, está argumentando convincentemente que los ministros tienen que despertar y darse cuenta de que las economías fuertes dependen de que los países tengan un número suficiente de seres humanos sanos, capacitados y bien informados.

El capital humano consiste en los conocimientos, las habilidades y la salud que las personas adquieren a lo largo de su vida y que les permiten desarrollar su potencial como miembros productivos de la sociedad. Podemos acabar con la pobreza extrema y crear sociedades más inclusivas desarrollando el capital humano. Para ello es necesario invertir en las personas a través de la nutrición, la atención sanitaria, la educación de calidad, el empleo y la capacitación.
— Banco Mundial, Proyecto de Capital Humano

Es un concepto bastante idealista que nos posiciona a los seres humanos como activos laborales cuya capacidad de trabajo debe ser maximizada para producir un mayor valor económico. Por ello, puede resultar incómodo para quienes prefieren recordar a los gobiernos que todas las personas tienen derechos humanos inalienables, y que los gobiernos tienen el deber de garantizar la provisión de atención sanitaria, educación, agua, saneamiento, etc. de calidad a toda su población para que pueda vivir de forma digna, segura y feliz. Pero dejemos este debate filosófico para otro blog mucho más extenso.

El capital humano necesita el WASH...

Al leer todas las relaciones públicas en torno al capital humano, me ha llamado la atención lo integrales y esenciales que son el agua, el saneamiento y la higiene (WASH) para estos objetivos y, sin embargo, lo invisibles que resultan desde el punto de vista del marco. Un estudio del profesor Stephen Lim y sus colegas publicado en The Lancet la semana pasada tenía como objetivo proporcionar el fundamento conceptual completo para la cumbre, incluyendo un análisis de la situación del capital humano de 195 países. En la cumbre, el Banco Mundial utilizará estos datos para lanzar un "Índice de Capital Humano" que, según Jim Kim, clasificará a los países y se utilizará "para exigir a los ministros de finanzas que cumplan con sus obligaciones".

El índice se basa en una serie de indicadores de salud y educación que han demostrado estar relacionados con la productividad. Muchos de ellos están estrechamente relacionados con el WASH. Por ejemplo, el índice utiliza datos sobre el crecimiento infantil (retraso en el crecimiento): los datos indican que una cuarta parte del retraso en el crecimiento se debe a repetidos ataques de diarrea en los primeros meses de vida. 1 No hace falta ser un científico espacial para saber que el agua sucia y los baños en mal estado causan la mayoría de los casos de diarrea, que matan a un niño cada 2 minutos.2

... para una buena salud, educación y mucho más

Más allá de los efectos bien conocidos de la diarrea repetida, los investigadores han destacado3 que la malnutrición y el WASH también están interrelacionados de múltiples maneras indirectas. Piense en cómo la falta de suministro de agua afecta a la producción de alimentos, o cómo el dinero para comprar alimentos nutritivos y diversos se desvía hacia el pago de agua potable costosa, el acceso a un baño seguro y privado o los gastos médicos derivados de las enfermedades diarreicas.

Un diagrama de las primeras "Directrices sobre Saneamiento y Salud"de la OMS, publicadas la semana pasada, ilustra las múltiples rutas entre el saneamiento deficiente y la mala salud:

A diagram from WHO’s first-ever ‘Sanitation and Health Guidelines’ illustrates the multiple routes between poor sanitation and poor health.
WHO

El índice también incorpora la anemia, que puede ser el resultado de la pérdida de sangre ocasionada por la anquilostomiasis y otras infecciones contraídas a causa de la falta de WASH. El índice se suma a las enfermedades infecciosas, incluidas las enfermedades tropicales desatendidas (NTD, por sus siglas en inglés), como la esquistosomiasis y el tracoma; casi todas las NTD están relacionadas con el WASH. 

¿Y qué pasa con el aspecto educativo de la ecuación? El Índice de Capital Humano utiliza datos sobre la matriculación escolar y la calidad del aprendizaje como parte de su calificación. Las consecuencias para la salud de un WASH deficiente en los primeros años de vida hacen que el desarrollo cognitivo y el crecimiento físico de muchos niños se vean dañados, a menudo de forma irreversible, incluso antes de llegar a la edad escolar. Imagínese entonces llegar a la escuela y tratar de concentrarse en lo que dice el profesor y en el pizarrón cuando se tiene sed, calambres estomacales y hambre porque las infecciones intestinales impiden que el cuerpo absorba los nutrientes que necesita. Es una tragedia que esta sea la realidad diaria de las familias que carecen de un sistema de WASH adecuado. 

Cuando los niños asisten a la escuela, con demasiada frecuencia esto es sólo el comienzo del desafío. Los nuevos datos publicados este verano muestran que más del 30% de las escuelas no cuentan con un servicio básico de agua potable y más de un tercio no tienen un saneamiento básico que funcione. Eso supone más de 620 millones de niños en todo el mundo que no pueden utilizar el baño de su escuela y tienen que aguantar dolorosamente la vejiga y los intestinos todo el día. Ahora imagine que es una niña que comienza a menstruar. La falta de WASH en las escuelas perjudica fundamentalmente la capacidad de millones de niñas y niños para obtener una educación de calidad.

Así que las economías necesitan del WASH y de la inversión en el mismo

La falta de agua potable, saneamiento e higiene se traduce en una pérdida de dignidad, seguridad, salud, educación y, sí, de potencial económico. Está en el corazón del "capital humano", si así es como lo quieren ver los ministros de finanzas. La OMS estima que por cada dólar invertido en saneamiento se obtiene un rendimiento casi seis veces mayor, medido por la reducción de los costos de salud, el aumento de la productividad y la disminución de las muertes prematuras. El Banco Mundial afirma que promover una buena higiene es una de las intervenciones sanitarias más rentables que existen. 5

Sin embargo, los sectores del WASH están crónicamente infrafinanciados en la mayoría de los países en desarrollo, y menos del 4% de la ayuda de los donantes se destina al WASH.6 Al ritmo actual de progreso, habrá que esperar hasta el año 2066 para que todo el mundo tenga acceso al agua, y hasta el 2102 para que todo el mundo pueda contar con un saneamiento básico.7 Cuando los ministros de finanzas de los países de ingresos bajos, medios y altos se reúnan para debatir sobre el capital humano, esperamos que inviertan para cambiar esta situación.

Dan Jones es coordinador de incidencia política en WaterAid UK @danrodmanjones

  1. Checkley y colaboradores (2008), Análisis multinacional de los efectos de la diarrea en el retraso del crecimiento infantil. Int J Epidemiología.

  2. WashWatch (2017). 289,000 niños mueren cada año a causa de enfermedades diarreicas ocasionadas por WASH deficientes. washwatch.org/en/blog/child-deaths-diarrhoeal-diseases-caused-poor-wash/ 

  3. Cumming O, Watson L, Dangour A (5 abr 2016). Agua, saneamiento e higiene de: Manual de Routledge de seguridad alimentaria y nutricional Routledge. routledgehandbooks.com/doi/10.4324/9781315745749.ch29 

  4. OMS (2018). La OMS pide una mayor inversión para alcanzar el objetivo de un baño para todos. who.int/news-room/detail/01-10-2018-who-calls-for-increased-investment-to-reach-the-goal-of-a-toilet-for-all 

  5. Black R E, Laxminarayan R, Temmerman M, y Walker N, editores (2016). Salud reproductiva, materna, neonatal e infantil. Prioridades de Control de Enfermedades, tercera edición, volumen 2. Washington, DC: Banco Mundial. doi:10.1596/978-1-4648-0348-2 

  6. ONU-Agua (2017). Análisis y evaluación mundiales del saneamiento y el agua potable de ONU-Agua (GLAAS) Informe 2017: financiación universal del agua, el saneamiento y la higiene en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ginebra: Organización Mundial de la Salud. Disponible en who.int/water_sanitation_health/publications/glaas-report-2017/en/ 

  7. WaterAid (2018). Cómo llegar a todos con agua potable y saneamiento para el 2030. https://washmatters.wateraid.org/publications/how-to-reach-everyone-with-safe-water-and-sanitation-by-2030