Detener el daño causado por la falta de agua y retretes en los centros de salud de Malawi

8 min read
WaterAid/ Lis Parham

Los Comités Voluntarios de Gestión de Centros de Salud están exigiendo cambios para impedir que millones de personas en Malawi sigan padeciendo la falta de agua potable, aseos decentes e higiene adecuada. Para saber cómo realizarlos, en noviembre pasado Lis Parham, de WaterAid UK, pernoctó junto con un comité en el centro de salud en cuya transformación están trabajando en una zona rural de Malawi.

Es casi medianoche y estoy sentada en un banco de piedra en la sala de espera de un remoto centro de salud rural en Chikwewo, Malaui. Una sola bombilla parpadea contra el viento creciente. La habitación, sin ventanas ni puertas empotradas, está expuesta a los elementos.

Nos encontramos en el distrito de Machinga, en el sur de Malawi, para hablar con un pequeño equipo de voluntarios que representa a las 98.000 personas que dependen de este centro de atención primaria. Se trata del Comité de Gestión de Centros de Salud (HCMC), que es la voz, la organización de defensa, de la gente y está haciendo que sucedan cambios incluso antes de que comience el trabajo de nuestro proyecto.

En Malawi, una de cada tres personas vive sin agua potable, y más de la mitad no tiene un retrete decente. La situación en los centros de salud es igualmente preocupante, ya que solo menos de un tercio (descargar PDF) tiene materiales de higiene de manos disponibles en todos los puntos de atención. Esto pone a los pacientes y a los trabajadores de la salud en grave riesgo de contraer infecciones mortales.

Sin embargo, la ley dispone que los alumbramientos los atienda una partera calificada, como un esfuerzo para reducir la mortalidad materna e infantil en el país, que es una de las más altas del mundo. Al menos un mes antes del parto, las mujeres deben acudir a centros de salud como el de Chikwewo, donde ellas y sus cuidadores se enfrentan a una falta de servicios básicos que pone en peligro su vida.

Andrew Walker (jefe de comunicación, Scottish Water), Yankho Mataya (jefe de recursos y movilización de WaterAid Malawi) y Lis Parham (funcionario principal de comunicaciones de WaterAid UK) hablando con el Comité de gestión del centro de salud en el centro de salud Chikwewo.
Andrew Walker (Scottish Water), Yankho Mataya (WaterAid Malawi) y Lis Parham (WaterAid UK) hablan con el Comité de gestión del centro de salud fuera del centro de salud de Chikwewo.
WaterAid/Dennis Lupenga

Colaborar con los comités locales es una parte crucial de lo que hacemos

El viento va en aumento. Hemos estado conversando con el equipo de diez personas desde hace horas, escuchando sus esperanzas y temores respecto al nuevo proyecto de WaterAid que proporcionará instalaciones de agua, saneamiento e higiene (WASH) y transformará el centro de salud de Chikwewo y otros tres en la región sur. El proyecto será financiado por el Fondo de Desarrollo Internacional del gobierno de Escocia, Scottish Water y otros donantes y fideicomisos importantes del Reino Unido.

El Comité, compuesto por representantes de las aldeas circundantes reunidos por el gobierno de distrito, es el puente entre la comunidad y el personal sanitario. Sus tareas van desde resolver disputas hasta auditar existencias de medicamentos y presentar informes al Ministerio de Salud sobre todo, desde el mantenimiento hasta la mala gestión.

«El papel principal del Comité de Gestión de Centros de Salud, o HCMC, es la rendición de cuentas», dijo Clifton Kawanga, especialista en comunicaciones de WaterAid Malawi. «Las comunidades necesitan apoyo para comprender la situación del centro de salud. Esta conversación ayuda a la transparencia y el manejo de la relación entre los pacientes y el personal. Si no estuviera aquí, el personal no tendría una manera eficaz de exponer sus dificultades, como el acceso limitado a agua, saneamiento e higiene, medicamentos o equipos. Y ahí es cuando la tensión aumenta».

Trabajar con un comité local es, por lo tanto, una parte crucial de nuestro trabajo. Sin una representación comunitaria que involucre a mujeres (es obligatorio que el 40% del equipo esté constituido por mujeres) y hombres, se desconocerían las necesidades reales de la gente.

«Al asegurar que la comunidad participe en la toma de decisiones desde el principio, pueden dar forma al proyecto para hacerlo suyo, compartiendo su experiencia de primera mano. Esto es lo que hace que un proyecto sea sostenible, porque le pertenece a la comunidad. Por lo general, los miembros ya están bastante involucrados en los asuntos de sus propias aldeas, por lo que conocen las dificultades que afrontan sus comunidades. Sin ellos, no podíamos llevar a cabo el trabajo de nuestro proyecto.

«Debe tenerse en cuenta que WaterAid Malawi valora la voz de las comunidades. Esto nos ayuda a realizar nuestro trabajo en las áreas donde estamos pues nos permite saber si las comunidades están satisfechas o no con las instalaciones de WASH que rehabilitamos o construimos», dijo Kawanga.

La sala posparto del centro de salud de Chikwewo, Machinga (Malawi).
La sala posparto del centro de salud de Chikwewo. Las mujeres suelen permanecer 48 horas después de dar a luz. Sin agua limpia, inodoros decentes o buena higiene, el riesgo de contraer una infección es alto.
WaterAid/Lis Parham

Los comités infunden confianza y despejan los temores

Depósitos de agua vacíos se ciernen sobre la zona principal de reunión en el exterior y bajo nuestros pies yacen tuberías inactivas. Esto flota sobre nuestra conversación al principio. Una palabra que surge constantemente es "dolor". La situación le duele a los miembros del comité. Les duele ver a las mujeres obligadas a vivir en esas condiciones, que se han convertido en normales. También les duele la espera, pues saben que la ayuda está prevista pero aún no se ha puesto en marcha. El dolor de los fracasos anteriores da una base real a esta ansiedad.

El comité sabe que el centro no cumple las normas nacionales de salud y seguridad debido a la falta de agua, y existe el temor de que se cierre. Anteriormente conocimos a una mujer que había caminado más de 42 kilómetros —equivalentes a un maratón— a los ocho meses de embarazo para llegar a dar a luz a este centro. ¿Podría pedirse a ella y a otras que caminaran más para llegar a otro centro?

El punto de abastecimiento de agua más cercano está en el mercado local, a unos diez minutos a pie. Si una mujer da a luz por la noche, no es extraño que su acompañante (por lo general un miembro de su familia) tenga que ir a buscar agua adicional en ese momento. En plena oscuridad, eso no es seguro. En tal situación, tampoco es extraño que una mujer "aguarde" hasta la mañana, lo que implica que permanezca sentada y sin lavarse. Esto es indigno y antihigiénico. Y es parte del dolor.

Pero la vida está cambiando

Desde que el distrito formó el Comité de Gestión de Centros de Salud (HCMC) en julio de 2018, han desafiado a sus comunidades a contribuir a su propio desarrollo. Desde el enlace con los jefes de la aldea para aumentar la influencia local del comité, hasta movilizar el apoyo de los habitantes para financiar la compra o fabricación de ladrillos y cemento, el HCMC está haciendo que las cosas sucedan. Como resultado, las mujeres reciben atención prenatal y la administración de vacunas está aumentando.

El comité ha exigido una atención más coherente del personal médico y ha ayudado a las comunidades a entender qué debe proporcionarse. Este entendimiento mutuo ha aliviado las tensiones entre el personal y los pacientes, aclarando problemas que van desde los horarios de apertura hasta los niveles de servicio. Incluso se han asegurado de que se modificara una ley local para controlar cuándo se producen las entregas de medicamentos, de modo que siempre puedan auditarlos.

Como aspecto clave entre el centro de salud y las autoridades locales, los informes y las actividades del comité se incorporan a la cadena que, en última instancia, exige mejores recursos para estas instalaciones a nivel de distrito. El derecho humano a la salud se reconoce internacionalmente y, al trabajar codo a codo con estos grupos, ayudamos a avanzar en esa conversación para que puedan exigir recursos, rendición de cuentas y transparencia a los titulares de obligaciones.

Cuando haya agua limpia e inodoros, se salvarán vidas

Pero el trabajo del equipo del HCMC no terminará cuando llegue el agua limpia. Saben que tendrán que seguir trabajando para asegurarse de que se dé mantenimiento a las nuevas instalaciones. De hecho, serán fundamentales para educar a los pacientes sobre cómo usarlas. Las mujeres, dijeron, podrán entonces “notar la diferencia entre el centro de salud y el hogar”.

Las duchas tendrán agua, en lugar de ser cubículos secos y polvorientos. Esperan que las mujeres dejen de dormir en el suelo. También podrán garantizar que se implementen procedimientos de control para la prevención de infecciones que salvan vidas, y la visión del HCMC es que las mujeres lleven este consejo vital a casa. Todas estas mejoras significarán que las mujeres querrán acudir al centro de salud, en lugar de arriesgarse a parir en casa; los cambios motivarán a las mujeres a cumplir con la ley y esto les salvará la vida.

Una visión de futuro

Y así comienza el cambio. Pero, ¿por dónde empezaría si no pudiera superar el primer obstáculo: agua limpia, inodoros decentes y buena higiene? Con los tres, las personas pueden llevar vidas más seguras y dignas. Las mujeres pueden dar a luz en un lugar higiénico y el personal que las atiende puede reducir los riesgos para sus pacientes y para ellos mismos.

Cuando se implementen estos tres servicios vitales, el HCMC se centrará en el próximo objetivo. De hecho, ya tienen una lista: un hospital más grande para atender a la gran zona de captación; una ambulancia para que el personal pueda responder mejor a las emergencias; un sistema de comunicaciones para que haya un contacto más sencillo con el hospital del distrito; y una fuente de energía solar para que no sean sorprendidos en los cortes de energía. Su impulso cambiará lo que se ha vuelto normal.

“Los HCMC son esenciales para el éxito de nuestro proyecto de trabajo en materia de salud“, dijo Kawanga. “Estas comunidades son remotas. Su información nos ayuda a entender lo que se necesita y a proporcionarnos el equilibrio que necesitamos, junto con otras autoridades, para diseñar un proyecto eficaz y sostenible. No podemos entrar en una comunidad para trabajar sin colaborar con ellos. Desafían las prácticas establecidas y siguen haciendo preguntas importantes a lo largo del proceso”.

A medida que la lluvia empieza a caer, y el ruido en el techo de hojalata hace que nuestra conversación se detenga, me quedo pensando que lo que he visto esta noche es tan emocionante como ver el agua fluir de un nuevo pozo. Este grupo es la encarnación de lo que hablamos cuando describimos el cambio normal. No aceptan lo que se ha vuelto normal aquí en Chikwewo, y nosotros tampoco.

Lis Parham es responsable sénior de Comunicaciones con Asociaciones de WaterAid UK.

Seguimos recaudando fondos para este proyecto, Deliver Life to Mothers, Girls and Children en la región sur de Malawi. Si es un donante importante, un patronato o una fundación, póngase en contacto con nuestro equipo de Filantropía y Fondos para ver cómo puede prestar su apoyo a este proyecto que cambia vidas. Visite nuestras páginas web de Filantropía y Fondos o envíe un correo electrónico a [email protected]