Día Mundial del Lavado de Manos 2019: manos limpias para todos para el desarrollo sostenible

9 min read
WaterAid/ Chileshe Chanda

¿Por qué estamos tan lejos de aumentar el número de personas que se lavan las manos en todo el mundo? ¿A quién se le niega el acceso a una buena higiene? En este Día Mundial del Lavado de Manos, Om Prasad Gautam debate la importancia de un enfoque centrado en el comportamiento para crear y mantener hábitos mejorados de higiene de las manos para todos.

El Día Mundial del Lavado de Manos ofrece una oportunidad para abogar por la importancia del lavado de manos con jabón, la forma más rentable de prevenir la transmisión de enfermedades y una manera de salvar millones de vidas cada año. En muchos países, la jornada da la bienvenida a múltiples sectores para debatir la mejora de la coordinación intersectorial, el financiamiento, el monitoreo sectorial, los mecanismos institucionales y el marco de orientación sectorial necesario para mejorar la programación del agua, el saneamiento y la higiene (WASH) y los programas específicos de higiene.

El tema del Día Mundial del Lavado de Manos de este año es “Limpiar las manos para todos”. Las desigualdades en el acceso a las instalaciones de lavado de manos con jabón, los programas de promoción discriminatorios y los bajos niveles de cumplimiento pueden poner a las personas y sociedades en riesgo de transmisión de enfermedades, bajo nivel educativo y productividad. “Limpiar las manos para todos” beneficia a todos y no deja a nadie rezagado.

¿Por qué la mala higiene es un problema?

La higiene deficiente, incluida la mala higiene de las manos, causa enfermedades y brotes prevenibles, impide a los niños ir a la escuela y que los adultos trabajen, causa que más bebés y madres estén en el hospital y pone en riesgo instituciones, como escuelas y centros de salud (lea nuestro informe Transformación de sistemas de salud).

Bittings Nkhata, 29 años, encargado de la atención médica, se lava las manos dentro de la sala del hospital del centro de salud de Kamsonga, Malawi.
Bittings Nkhata, a cargo de la atención médica, feliz de lavarse las manos dentro de la sala del hospital, centro de salud de Kamsonga, Malawi.
WaterAid/Dennis Lupenga

Los hechos son difíciles de asimilar. Cada día, alrededor de 800 niños menores de 5 años mueren a causa de diarrea causada por agua insalubre, saneamiento inadecuado e higiene deficiente. Además, la diarrea reiterada en las primeras etapas de la vida tiene un efecto duradero e irreversible en el estado nutricional y el potencial de desarrollo.2 A nivel mundial, 156 millones de niños menores de 5 años tienen retraso del crecimiento (baja altura para su edad) y 50 millones padecen emaciación3 (bajo peso para su talla) porque no tienen instalaciones de WASH ni comportamientos adecuados.

¿Qué diferencia hace el lavado de manos?

Simplemente lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño, y antes de comer y de preparar alimentos puede ayudar a prevenir enfermedades potencialmente mortales, como enfermedades diarreicas, cólera, neumonía y parásitos intestinales. Reduce la incidencia de infecciones de la piel, mientras que lavarse la cara con jabón puede reducir la probabilidad de contraer tracoma.

La evidencia de su importancia continúa:

  • Una higiene rigurosa, incluido el lavado de manos con agua y cloro, fue clave para frenar la propagación del ébola.
  • El lavado de manos con jabón se ha relacionado con una reducción de 16-23 % en la incidencia de infecciones respiratorias agudas,4 reducción de 50 % en neumonía,5 reducción sustancial de infecciones neonatales6 y reducción de hasta 48 % del riesgo de diarrea endémica.7,8
  • Se ha comprobado que lavarse las manos con jabón reduce el ausentismo escolar en 43 % menos días. 9
  • Las muertes infantiles relacionadas con infecciones podrían reducirse en 27 % mejorando las prácticas de lavado de manos en los centros de salud, y 40 % más con el lavado de manos en el periodo postnatal.10

Vea nuestro cortometraje que explica la importancia del lavado de manos.

¿Se avanza en la higiene de manos?

Los progresos actuales son bastante lentos, sobre todo en los países de ingresos bajos y medios. A nivel mundial, 40 % de los hogares todavía no tienen instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón,11 y solo 19 % de las personas se lavan las manos con jabón después de defecar.12Casi la mitad de los centros de salud carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón13 y casi la mitad de las escuelas de los países en vías de desarrollo carecen de instalaciones para lavarse las manos.14

La riqueza, la ubicación rural o urbana, la edad y la discapacidad dan lugar a desigualdades

La brecha entre el acceso urbano y el rural no se ha reducido desde 2012. Los datos disponibles muestran enormes disparidades, incluso mediante medidas indirectas, es decir, la disponibilidad de un lavadero para manos en las instalaciones con jabón y agua. Solo 34 % de las personas que viven en zonas rurales tienen acceso a un servicio básico de lavado de manos; las personas de las zonas rurales tienen mucho menos probabilidades de tener acceso jabón y agua que las de las zonas urbanas.

Muchas naciones de ingresos altos tienen cobertura casi universal de los servicios básicos de lavado de manos, pero en los países menos desarrollados solo 28 % de los hogares tienen acceso. En 51 de los 82 países con datos desglosados del Programa de Monitoreo Conjunto, la cobertura básica de lavado de manos en el quintil más rico fue por lo menos el doble que en el quintil más pobre.11

Lavarse las manos con jabón es particularmente crucial para los niños, los ancianos y las personas con discapacidad, y asegurarse de que estén incluidos sigue siendo un reto. Este Día Mundial del Lavado de Manos ofrece una oportunidad para debatir estas disparidades e instar a investigadores, ejecutores de programas y encargados de formular políticas a abordarlas.

El cambio de comportamiento en materia de higiene está vinculado con muchos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Lograr un cambio sostenido de comportamiento en materia de higiene es fundamental para alcanzar los ODS 1, 2, 3, 4, 6, 10, 11, 13 y 17. Hacer que el lavado de manos forme parte de las rutinas diarias normales es una forma rentable de reducir la carga de enfermedades y las muertes asociadas, y ayudar a alcanzar estos objetivos. Es necesario un cambio transformador para lograr un progreso adecuado.

El Objetivo 6.2 del ODS 6 exige el acceso a un saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos para 2030. Los indicadores para el lavado de manos incluyen la “proporción de poblaciones con instalaciones de lavado de manos con agua y jabón en el hogar”. Pero este indicador no nos dice si las personas están lavándose las manos; cada país también necesita establecer un indicador relacionado con los comportamientos.

¿Cómo podemos hacer que las intervenciones sean más efectivas?

Gishu Jafar demostrando cómo lavarse las manos durante una campaña de cambio de comportamiento en la higiene que combinó teatro, música y lavado de manos en el mercado de Safoge, Etiopía, marzo de 2019.
Gishu Jafar demostrando cómo lavarse las manos durante una campaña de cambio de comportamiento en la higiene que combinó teatro, música y lavado de manos en el mercado de Safoge, Etiopía, marzo de 2019.
WaterAid/Genaye Eshetu

Aunque el reconocimiento de la importancia del cambio de comportamiento está aumentando, sigue siendo un aspecto muy descuidado en los sectores WASH, así como de salud, educación y nutrición. Entre las razones que explican la baja cobertura continua, figuran la falta de prioridades para la higiene; las intervenciones centradas en los conocimientos; el establecimiento de la higiene como una actividad complementaria; el diseño de intervenciones basadas en el pensamiento de expertos; la aplicación aislada de programas de higiene; y la falta de financiamiento específico y mecanismos de monitoreo centrados en resultados. Se necesitan cambios clave.

¿Qué funciona?

  • Diseñar un paquete innovador de intervención para el cambio de comportamiento a través de un proceso creativo basado en la investigación formativa y el uso de las emociones, señales ambientales, recordatorios, estímulos para impulsar cambios, productos conductuales, así como mediante deseos y normas sociales.
  • Implementar una intervención general de cambio de comportamiento y de marca registrada centrada en enfoques novedosos a través del mecanismo institucional y de prestación sostenible.
  • Mejorar la capacidad para integrar y ampliar la aplicación de programas de cambio de comportamiento en WASH y otros sectores, como la salud, la nutrición y la educación.
  • Crear, monitorear y evaluar sistemas para demostrar un efecto sostenido.
  • Hacer que el programa de higiene empodere y sea inclusivo para todos.

¿Cómo aborda WaterAid las deficiencias en materia de pruebas, programas y políticas?

Hemos abandonado los enfoques educativos tradicionales ineficaces con mensajes reiterados, centrados en los gérmenes y los beneficios para la salud de una buena higiene. Para lograr un cambio sostenido de comportamiento, hemos adoptado enfoques de diseño centrados en el comportamiento en los que realmente escuchamos a las comunidades para comprender los determinantes del comportamiento universal —sus ejes impulsores, motivos y ambiciones— mediante la investigación formativa.

Trabajamos con equipos creativos para diseñar enfoques innovadores y atractivos utilizando las emociones para generar un cambio de comportamiento positivo duradero. Fundamentalmente, apoyamos a los gobiernos para que aumenten su capacidad para ejecutar, priorizar y asignar fondos para el cambio de comportamiento en materia de higiene y las intervenciones de saneamiento. Y demostramos que esas campañas pueden ser mucho más eficaces.

También trabajamos con los gobiernos para integrar los cambios en el comportamiento de higiene en otros sectores, como la salud (por ejemplo, inmunización [véase nuestro proyecto de Nepal], atención neonatal), nutrición (véase nuestra última investigación) y educación, y ayudar a construir (o fortalecer) sistemas de monitoreo y evaluación. Nuestro enfoque en cambiar múltiples comportamientos, incluido el lavado de manos con jabón, y en intervenciones a través de mecanismos institucionales sostenidos, hace hincapié en el cambio de comportamiento en lugar de simplemente mejorar el conocimiento. Actualmente, apoyamos 11 campañas de cambio de comportamiento en Bangladesh, Ghana, Malawi, Madagascar, Malí, Mozambique, Nepal, Nigeria, Pakistán, Tanzania y Zambia.

Analizamos las políticas sectoriales y los mecanismos de coordinación, y el financiamiento para el cambio de comportamiento, y utilizamos los resultados en nuestro trabajo influyente; por ejemplo, nuestro análisis del estado de higiene en la región sudafricana. Para compartir las lecciones de las campañas, organizamos la primera conferencia mundial de higiene de WaterAid en febrero de 2019. Apoyamos los eventos de los think tank para conformar la agenda de higiene.

Lograr manos limpias para todos requiere un cambio gradual en el progreso y exige una reevaluación de los métodos, lo que deriva en programas transformadores. Hemos aprendido mucho, y lo más importante es que todavía estamos aprendiendo. Espero que la celebración mundial de este año genere voluntad entre las partes interesadas, incluidos los gobiernos, para priorizar e implementar nuevos programas de cambio de comportamiento a escala.

Om Prasad Gautam es gerente sénior de higiene en WaterAid UK.

1 GBD Diarrhoeal Diseases Collaborators (2017). Estimates of global, regional, and national morbidity, mortality, and aetiologies of diarrhoeal diseases: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet Infect Dis. 9: 909-948.
2 Checkley W, Buckley G, Gilman R et al. (2008) Multi-country analysis of the effects of diarrhoea on childhood stunting. Int J Epidemiology. 37: 816-30.
3 OMS, UNICEF y el Banco Mundial (2016). Joint child malnutrition estimates.
4 Rabie T y Curtis V (2006). Handwashing and risk of respiratory infections: a quantitative systematic review. Trop Med and Int Health. 11(3): 269-78.
5 Luby S, Agboatwalla M, Feikin D, et al. (2005). Effect of handwashing on child health: a randomized controlled trial. Lancet (366): 225-33.
6 Darmstadt G, Ahmed A, Saha S, et al. (2005). Infection control practices reduce nosocomial infections and mortality in preterm infants in Bangladesh. J Perinatol. 25(5): 331-5.
7 Curtis V y Cairncross S (2003). Effect of washing hands with soap on diarrhoea risk in community: a systematic review. Lancet Infect Dis 3: 275-81.
8 Aiello A, Coulborn R, Perez V, Larson E (2008). Am J Pub Health.
9 Bowen A, Ma H, Ou J, et al (2007).
A cluster-randomized controlled trial evaluating the effect of a handwashing-promotion program in Chinese primary schools. Am J Trop Med Hyg. Jun; 76(6): 1166-73.
10 Evidencia para tomar acciones (2015). MamaYe facts and figures on the link between water, sanitation and hygiene (WASH) and maternal and newborn health (MNH).
11 OMS/UNICEF (2019). Progress on household drinking water, sanitation and hygiene, 2000-2017. Special focus on inequalities.
12 Freeman M, Stocks M, Cumming O, et al. (2014). Hygiene and health: systematic review of handwashing practices worldwide and update of health effects. Trop Med Int Health. 19(9): 906-16.
13 OMS y UNICEF (2019). Water, sanitation and hygiene in health care facilities: Global baseline report. 14 WHO and UNICEF (2019). Drinking water, sanitation and hygiene in schools: global baseline report 2018.