Día Mundial del Lavado de Manos en la era del Desarrollo Sostenible

7 min read
Miniatura
WaterAid/Nyani Quarmyne/Panos

Om Prasad Gautam, Gerente de Soporte Técnico para la Higiene de WaterAid UK, discute qué ha funcionado y no ha funcionado hasta ahora en el cambio de comportamiento en torno al lavado de manos, y dónde debe aplicarse el enfoque.

¡Feliz Día Mundial del Lavado de Manos!

El 15 de octubre es el Día Mundial del Lavado de Manos, una oportunidad para destacar la importancia de lavarse las manos, reunir a diversas partes interesadas del sector y compartir lecciones. Nos ofrece la oportunidad de celebrar, debatir políticas, desafíos y monitorear el comportamiento en diferentes entornos, así como analizar las intervenciones de salud pública rentables que podrían prevenir enfermedades y salvar millones de vidas cada año.

El tema del Día Mundial del Lavado de Manos de este año es “¡Haz que el lavado de manos sea un hábito”, centrándose en la sostenibilidad a largo plazo del cambio de comportamiento. El cambio a largo plazo requiere cambios sectoriales para comprender cómo se pueden formar los hábitos, cuáles son los enfoques del diseño creativo y la implementación de programas de cambio de comportamiento y cómo emplear la evaluación científica para demostrar el cambio continuo.

En la actualizad, alrededor de 900 niños morirán de enfermedades diarreicas ocasionadas por las malas prácticas de agua, saneamiento e higiene en todo el mundo. Sus muertes son prevenibles y tratables, y lavarse las manos desempeña un papel fundamental.

Se ha sugerido que lavarse las manos con jabón es la forma más rentable de reducir la incidencia mundial de enfermedades infecciosas. Se ha relacionado con una reducción del 47 % del riesgo de diarrea endémica, una reducción del 16 al 21 % del riesgo de infecciones respiratorias agudas, una reducción del 50 % del riesgo de neumonía, reducciones importantes de las infecciones neonatales y una mejor absorción de nutrientes. También se ha comprobado que la promoción del lavado de manos reduce el ausentismo escolar en un 43 %. 1,2,3

La educación frente al cambio de comportamiento

A pesar de los enormes beneficios para la salud pública que tiene lavarse las manos con jabón, solo un 19 % de las personas de todo el mundo lo hace después de defecar. Un estudio reciente realizado en 54 países de ingresos bajos y medios reveló que el 35 % de los centros de salud no tenían agua ni jabón para lavarse las manos. La Organización Mundial de la Salud descubrió que incluso en entornos de altos ingresos donde hay agua y jabón disponibles, se calcula que los médicos y los trabajadores sanitarios se lavan las manos en menos del 38 % de las ocasiones en las que la OMS define esto como necesarias. De los datos limitados disponibles, vemos que solo el 21 % de las escuelas de los países en vías de desarrollo tienen instalaciones para lavarse las manos.

La evidencia muestra que el lavado de manos se produce predominantemente cuando las manos están visiblemente sucias, apestosas o grasosas, a menudo después de comer más que antes. El jabón está disponible en los hogares en casi todas partes. Sin embargo, se considera un producto valioso y, a menudo, se prioriza para tareas como el baño, el lavado de ropa y el lavado de platos.

Sin embargo, de manera tradicional, las intervenciones de promoción del lavado de manos son limitadas. Se han centrado en educar a las comunidades sobre el vínculo entre lavarse las manos con jabón y los gérmenes o las enfermedades, utilizando materiales como carteles y folletos. Cada vez hay más evidencia que sugiere que es poco probable que la educación sobre el lavado de manos que utiliza estos mensajes para generar miedo cambie el comportamiento y que estos programas aumentan el conocimiento pero no dan lugar a un cambio constante de comportamiento. El cambio de comportamiento se ha visto como un desafío mayor.

La era de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

Esto es lo que sabemos que funcionó y no funcionó en la promoción del lavado de manos en la era de los ODM:

  • Lo que no funcionó: los mensajes relacionados con la salud, los gérmenes, la muerte y la enfermedad no cambiaron el comportamiento, excepto en situaciones de crisis. Los mensajes negativos no motivaban a las personas. Los carteles, folletos, gorras y camisetas, sin actividades participativas y sorprendentes, no funcionaron. El modelo cognitivo del cambio de comportamiento, es decir, la capacitación o la educación por sí solos, no funcionó. Las reuniones puntuales, los eventos o las discusiones de grupos focales para promover la higiene no funcionaron.
  • Qué funcionó: un enfoque sistemático funcionó, por ejemplo, diseñar una intervención basada en la investigación formativa a través de procesos creativos. Las intervenciones basadas en factores emocionales como la nutrición, el disgusto, la atracción de estatus, la afiliación, la pureza o la comodidad funcionaron. Las intervenciones basadas en cambios en los entornos sociales y físicos, como la disponibilidad de productos de cambio de comportamiento en los lugares de cambio de comportamiento, la colocación de señales visuales o avisos en los lugares de cambio de comportamiento funcionaron. Centrarse en el cambio de comportamiento mediante actividades sorprendentes y atractivas, enfoques de marketing centrados en el consumidor, enfoques centrados en las personas, consenso colectivo, muchos enfoques participativos e intervenciones implementadas en los enfoques de campaña con deseo inspirador (por ejemplo, convertirse en una familia o madre ideal [SuperAma]) funcionó.

La era de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

El lavado de manos con jabón se ha incluido en el ODS 6 y en la meta 6.2 para saneamiento e higiene. La meta 6.2 hace un llamado a la comunidad mundial para lograr el acceso a un saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos para 2030. Los indicadores relevantes incluyen el porcentaje de poblaciones que utilizan servicios de saneamiento gestionados de forma segura, incluida una instalación de lavado de manos con agua y jabón.

Las metas tienen por objeto garantizar que, para 2030, cada centro de salud cuente con un suministro confiable y suficiente de agua corriente limpia, inodoros seguros para pacientes y personal (aptos para niños, con cerraduras y luces, y accesibles para personas con discapacidad), lavabos funcionales, jabón y desinfectantes para manos a base de alcohol para los trabajadores sanitarios y pacientes en todas las salas de tratamiento y de partos, y materiales de limpieza suficientes para mantener un entorno estéril.

El logro de las metas en materia de higiene y lavado de manos es importante para alcanzar otras metas, como las relacionadas con la supervivencia infantil, la nutrición, la educación, la equidad y el género.

La inclusión de estas metas es una gran noticia, pero, si esperamos alcanzar este valioso objetivo, debemos abandonar nuestro enfoque “habitual” y cambiar las deficientes prácticas actuales. El sector necesita nuevos enfoques respecto al cambio de comportamiento.

Trabajar para alcanzar los objetivos

WaterAid, la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la Global Public-Private Partnership for Handwashing copatrocinaron el evento 2016 Handwashing Think Tank, y discutieron tres áreas temáticas para el lavado de manos: integración, configuración y escala/sostenibilidad. Los expertos que exploran la vanguardia de cada uno de estos temas colaboraron para identificar las lagunas y los desafíos, y articular la forma en que debería responder el sector.

En WaterAid, nuestras experiencias de trabajo en materia de higiene, incluido el lavado de manos con jabón, han aumentado nuestro enfoque en la higiene; nuestra Estrategia mundial lo incluye explícitamente. Lavarse las manos con jabón es uno de los comportamientos clave en los que nos centramos, tanto en el programa como en el trabajo influyente. El cambio de comportamiento de higiene es el centro de toda la programación de agua, saneamiento e higiene (WASH), debido a su potencial para maximizar y mejorar la salud, el bienestar y la dignidad.

Al realizar cambios estratégicos clave en nuestra programación de cambios de comportamiento respecto a la higiene, hemos diseñado un paquete de intervención innovador para el cambio de comportamiento basado en investigaciones formativas; hemos ejecutado una intervención de cambio de comportamiento centrada en enfoques novedosos a través del mecanismo de prestación de servicios sostenibles; hemos mejorado la capacidad para integrar y ampliar los programas de cambio de comportamiento, dentro de WASH y también en sectores como salud (vacunación, atención neonatal), nutrición y educación; y estamos creando sistemas de monitoreo y evaluación para demostrar un efecto constante. Aparte de nuestros programas regulares de promoción de la higiene en todos los países en los que trabajamos, la integración de la higiene en los programas de vacunación rutinarios de Nepal y una campaña nacional de cambio de comportamiento en Pakistán son ejemplos de la implementación a escala.

Somos conscientes de que existen varios enfoques en el sector para promover el cambio de comportamiento en cuanto al lavado de manos, con algunos éxitos y desafíos. Puede informarse al respecto en nuestra nueva guía Enfoques para promover el cambio de comportamiento en torno al lavado de manos con jabón.

Kisakye y Nafumba, miembros del Club de Salud de la escuela de Nanoko (Uganda).
Kisakye y Nafumba, miembros del Club de Salud de la escuela de Nanoko (Uganda).
WaterAid/James Kiyimba

Es importante que participemos continuamente con los gobiernos en los procesos nacionales de formulación de políticas y estrategias de higiene. Debemos ser socios en la implementación y trabajar con el mundo académico y el sector privado para continuar la investigación a fin de abordar los factores que retrasan la priorización de la higiene y la adopción de buenas prácticas de higiene.

Debemos supervisar y evaluar los resultados de comportamiento respecto a las mejoras en los métodos y procesos. Es vital que la disponibilidad de estaciones de lavado de manos con agua y jabón se mida según lo exijan los ODS; sin embargo, el acceso a las estaciones de lavado de manos no garantiza su uso. La programación y el monitoreo deben continuar para lograr un cambio de comportamiento constante y abordar la disponibilidad de instalaciones y productos como jabón y agua.

Lavarse las manos en la era de los ODS

Basándonos en lo que ha funcionado hasta ahora, para lograr un cambio de comportamiento constante, necesitamos diseñar una intervención de cambio de comportamiento innovadora y creativa pero sencilla y sorprendente, basada en investigaciones formativas orientadas a la implementación a escala (en todo el distrito y en todo el país). El entorno político debe ser propicio, con estrategias y directrices nacionales, una institución de origen para promover la higiene y un sistema de monitoreo sólido para demostrar su efecto. La promoción de la higiene (lavado de manos) debe ser parte integral de los programas de WASH, salud, nutrición y educación.

Este año, celebramos el Día Mundial del Lavado de Manos con mucha emoción y actividades innovadoras en muchos países. Uno de los objetivos de este año es trabajar con los profesionales de la salud para discutir la importancia de lavarse las manos con jabón a fin de reducir la incidencia de infecciones prevenibles que ponen en peligro la vida entre los recién nacidos. Esperamos que el enfoque de este año ayude a reconocer y determinar la necesidad de instalaciones de WASH y comportamientos adecuados para lavarse las manos en los centros de salud.

Referencias

  1. Bowen A, Ma H, Ou J, et al (2007). A cluster-randomized controlled trial evaluating the effect of a handwashing-promotion program in Chinese primary schools. The American journal of tropical medicine and hygiene. 76(6):1166-1173.
  2. Meadows E, Saux N. (2004). A systematic review of the effectiveness of antimicrobial rinse-free hand sanitizers for prevention of illness-related absenteeism in elementary school children. BMC Public Health. 4(1):1.
  3. Talaat M, Afifi S, Dueger E, et al (2011). Effects of hand hygiene campaigns on incidence of laboratory-confirmed influenza and absenteeism in schoolchildren, Cairo, Egypt. Emerg Infect Dis. 17(4):619-625.