Disminuir los bloqueos: ¿cómo puede el sector del saneamiento llegar a todos en 2030?

3 min read
Thumbnail
WaterAid/Poulomi Basu

Andrés Hueso, analista principal de políticas de saneamiento de WaterAid, reflexiona sobre los cambios necesarios en el sector del saneamiento para alcanzar la ambición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de acceso universal para 2030.

La ambición

A principios de agosto, los negociadores gubernamentales de la ONU acordaron “La agenda 2030 para el desarrollo sostenible”. Ponen el acceso universal al agua, el saneamiento y la higiene en el centro de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Este acuerdo, una vez respaldado por los jefes de estado y de gobierno de la ONU en septiembre, aportará nuevos bríos a la lucha contra la pobreza extrema, incluida la crisis mundial del saneamiento.

La meta de saneamiento es una de las más alejadas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que finalizan este año. El progreso ha sido lento: una de cada tres personas aún carece de saneamiento mejorado, aprox. 2 365 004
300. Los más pobres se han quedado rezagados, hay una creciente preocupación por la sostenibilidad y la urbanización en rápido aumento promete construir una tormenta perfecta (de lodos).

Hacer las cosas como de costumbre no es una opción; es necesario que haya un cambio radical a nivel mundial para garantizar que todos tengan acceso al saneamiento para 2030. Pero, ¿qué aspecto tiene este “cambio gradual”? ¿Qué debe cambiar en el sector del saneamiento?

WaterAid consultó a 18 expertos internacionales en saneamiento sobre estas preguntas apremiantes, identificando los bloqueos que han obstaculizado el progreso y las prioridades para el futuro, y esto es lo que dijeron.

Cómo enfrentar los bloqueos

Un bloqueo crítico en el período de los ODM fue la visión del saneamiento como un asunto privado y un tema tabú, lo que llevó a una baja priorización política. Después de todo, la mayoría de los políticos preferirían evitar asociarse con los baños. Esto dio lugar a un financiamiento inadecuado, a una falta de capacidad y a disposiciones institutionales débiles.

Las ONG implementaron programas de saneamiento muchas veces de manera independiente de los sistemas gubernamentales, lo que a menudo generó problemas con el mantenimiento a largo plazo.

Muchos programas se centraron en la infraestructura, descuidando la promoción del cambio de comportamiento o abordándolo con enfoques generales. Por lo tanto, el hábito de defecar al aire libre no se cuestionó adecuadamente y muchos baños nuevos permanecieron sin usar.

Por último, los programas vigentes tampoco han logrado llegar a las personas más pobres, y los servicios de saneamiento urbano estaban completamente “fuera del radar”.

Olinoh, 10 años, sonriendo frente al nuevo bloque de baños higiénicos, escuela primaria pública de Ampanasana, Miandrivazo, Madagascar, 2012.
KariOlinoh se encuentra frente a los nuevos baños de su escuela en Miandrivazo, Madagascar.
WaterAid/Anna Kari

Mirando hacia adelante

Sin embargo, la priorización global del saneamiento ha aumentado de manera drástica recientemente, y esto podría resolver los desafíos enfrentados hasta la fecha.

Aun así, hay que llenar varias lagunas de conocimiento. Las “incógnitas” destacadas por los expertos consultados se refieren al saneamiento urbano, el cambio de comportamiento, el trabajo a escala e intersectorial y el alcance a los más pobres. Pero las partes interesadas del sector del saneamiento también deben adoptar una mentalidad más abierta, inclusiva y orientada al aprendizaje, y ser más colaborativas.

En el camino hacia el acceso universal, los expertos identificaron tres prioridades principales: el saneamiento urbano, garantizar el liderazgo gubernamental y la armonización del sector, y obtener los mecanismos de monitoreo adecuados dentro de los ODS.

Los resultados detallados de la consulta de expertos están disponibles en un resumen de investigación de ocho páginas, y se presentarán en la Semana Mundial del Agua de Estocolmo a finales de este mes, en una sesión llamada “Transformar el sector del saneamiento para lograr el acceso universal para 2030”.

Convocada por WaterAid y Water Global Practice del Banco Mundial, la sesión tiene como objetivo involucrar a profesionales e investigadores en este debate. Incluirá una mesa redonda con expertos en saneamiento de UNICEF y la Fundación Gates, así como con el Relator Especial sobre el Derecho Humano al Agua Potable y al Saneamiento. Si asiste a la Semana del Agua de Estocolmo, espero que pueda participar con nosotros el miércoles y contribuir al debate. De lo contrario, consulte el sitio web de la Semana Mundial del Agua para informarse después del evento.

Andrés Hueso está en Twitter como @andreshuesoWA