El deseo del sector de la moda debe saciar primero la necesidad de agua de los trabajadores de la industria

5 min read
WaterAid/Sharbendu De

¿En verdad planea el sector global de la confección de prendas de vestir mejorar los derechos laborales? Ruth Romer, asesora del sector privado, analiza lo que las marcas de moda pueden y deben hacer para mejorar las condiciones de trabajo al tiempo que impulsan sus utilidades.

El sector global de la confección de prendas de vestir representa el dos por ciento del PIB mundial y, por lo tanto, puede impulsar el cambio a gran escala. Tiene la capacidad de hacer un enorme impacto —tanto positivo como negativo— en las cuestiones ambientales, económicas y sociales. Si el sector realmente planea mejorar los derechos laborales y la remuneración decente, al mismo tiempo que impulsa las utilidades, ahora debe centrarse en el papel que desempeña al mejorar el acceso a los servicios de WASH de sus trabajadores en toda la cadena de suministro.

Líderes empresariales y marcas clave de moda como H&M y Nike dieron pasos hacia mejores condiciones de trabajo en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos en enero, cuando se suscribieron a CEO Agenda 2019, que defiende los derechos humanos en el lugar de trabajo.

Sin embargo, la Agenda omitió el acceso al agua, los retretes y la higiene de los trabajadores de uno de sus pilares fundamentales, lo cual es un descuido grave. La función que desempeñan estas tres instalaciones para garantizar "entornos de trabajo respetuosos y seguros" es esencial; sin ellas, cualquier cambio positivo se verá seriamente menguado.

En Bangladesh, por ejemplo, donde la industria de la confección de prendas de vestir domina la economía, muchos trabajadores viven y trabajan en condiciones inadecuadas sin agua potable para beber, un retrete decente o un lugar donde lavarse las manos. La mala salud resultante —ya sea la propia o la de sus hijos— significa que se ven obligados a tomar tiempo libre. Es posible que en el trabajo se sientan mal, pero darse descansos por malestares físicos no está bien visto, lo cual afecta la concentración en las tareas y deriva en un aumento de accidents y errores. La falta de baños privados seguros en el trabajo tiene un impacto perjudicial en la fuerza laboral principalmente femenina, especialmente cuando están en su periodo menstrual.

Invertir en la cadena de suministro

Para definir y demostrar el significativo retorno de la inversión que las empresas podrían obtener al invertir en agua, saneamiento e higiene en la cadena de suministro textil, WaterAid, con el apoyo de Diageo, Gap Inc. y Unilever, ha desarrollado la guía '"Fortaleciendo los argumentos comerciales para invertir en servicios de suministro de agua, saneamiento e higiene". Diageo, Gap Inc. y Unilever están dirigiendo la guía y, actualmente, HSBC la está poniendo a prueba.

En junio de 2018, como parte del "Programa de Cadenas de Suministro Sostenibles", HSBC y WaterAid lanzaron un nuevo proyecto de tres años para prestar servicios esenciales de agua y saneamiento en 24 fábricas de ropa y las comunidades donde viven los trabajadores en Bangladesh y la India, desde pequeños trabajadores artesanales hasta grandes fábricas de textiles y cuero. Además de mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los empleados, esta financiación permitirá a WaterAid proporcionar pruebas vitales del valor financiero del acceso a los servicios de suministro de agua, saneamiento e higiene en términos de beneficios empresariales para alentar a otras empresas a invertir en estos servicios básicos.

Zarina (foto arriba), de 40 años, vive en una de esas comunidades artesanales, el asentamiento de barrios marginales de Bharat Puri en Lucknow, en el norte de la India. Ella gana un pequeño ingreso de sus hermosos bordados "Chikan", al igual que la mayoría de las familias de esta comunidad donde actualmente hay solo inodoros para aproximadamente 4,500 personas.

A Zarina le lleva dos días bordar una blusa, y por ello ganará alrededor de 100 rupias; en un mes puede ganar 1,000 rupias, aproximadamente £10. Sin embargo, si se enferma —a menudo con diarrea causada por beber agua sucia o por no poder lavarse las manos— no puede producir su trabajo a tiempo, por lo que no recibe ningún pago del comprador.

Haseena Bano (foto abajo), de 35 años, vive en Budhiya Ghat, un barrio marginado al lado del Ganges, donde 99 % de la comunidad trabaja en las curtidurías. No hay suministro de agua doméstico, y no hay inodoros, por lo que la defecación al aire libre es la norma. La gente de la aldea a menudo padece problemas estomacales, dolores de cabeza e infecciones de la piel debido a beber y bañarse en agua no tratada, contaminada por el Ganges. El esposo de Haseena, Mubarak, trabaja en la Curtiduría de Tel Mill por un salario escaso. Cuando se enferma, no puede trabajar y su pobreza.

Haseena Bano, 35 años, con sus hijas, vive en un asentamiento de barrios marginales a orillas del Ganges, India.
Haseena Bano, 35 años, con sus hijas, vive en un asentamiento de barrios marginales a orillas del Ganges, India.
WaterAid/Sharbendu De

No es difícil imaginar cómo se transformaría la vida de las familias de Haseena, Mubarak y Zarina si contaran con agua limpia e inodoros decentes.

Ya sea que trabajen en pequeñas comunidades artesanales o grandes fábricas, una mano de obra sana y contenta conduce a una mayor productividad, menos errores, menor absentismo y mayores beneficios económicos en general. Inevitablemente, la cadena de suministro será más resiliente y confiable para la marca matriz. En última instancia, las empresas se beneficiarán de las inversiones en mejoras de suministro de agua, saneamiento e higiene en el lugar de trabajo, las cadenas de suministro y las comunidades donde viven los trabajadores.

Las marcas de ropa innovadoras pueden conceptualizar los beneficios empresariales generales —financieros y de reputación— creados a través de inversiones en instalaciones de agua y saneamiento para sus empleados. Otras marcas deben ponerse al día a medida que estas instalaciones vitales se incorporan en la gestión responsable de las cadenas de suministro. Después de todo, el acceso al agua es un derecho humano.

Estadísticas clave de la industria de la confección de prendas de vestir

  • Hay 4 millones de trabajadores de fábricas de prendas de vestir en Bangladesh y 12 millones en la India.
  • Las mujeres constituyen el 80 % de la fuerza de trabajo.
  • El "Programa de Cadenas de Suministro Sostenibles" de WaterAid, financiado por HSBC, mejorará la vida de aproximadamente 11,000 personas que trabajan en la industria de la confección de prendas de vestir en Bangladesh e India.

 

Este artículo fue publicado por primera vez en la plataforma de noticias Belong en abril de 2019.