¿En qué medida el sur de Asia satisface las necesidades de higiene menstrual de sus adolescentes?

on
25 May 2018
Thumbnail
WaterAid/Sibtain Haider

Nuestra investigación sobre el manejo de la higiene menstrual en las escuelas del Asia meridional con UNICEF identificó el progreso, lagunas y prioridades para lograr servicios a escala de manejo de la higiene menstrual en las escuelas en ocho países. La coautora Therese Mahon describe los resultados con Claire Grayson y Rebecca Heald.

La adolescencia es un punto fundamental en la vida, un tiempo de muchos cambios — físicos, mentales y sociales. Para muchas personas la transición a la edad adulta es cuando las normas sociales en torno al género se hacen más evidentes, y para algunos es cuando se arraigan las desigualdades asociadas .

El inicio de la menstruación es uno de los marcadores clave de la pubertad en las niñas, celebrado en muchas culturas como un signo de convertirse en una mujer joven. Sin embargo, este paso hacia la edad adulta también va acompañado de restricciones culturales y sociales relacionadas con tabúes en torno a la menstruación y temores de que las niñas puedan quedar embarazadas antes del matrimonio. Como una colegiala en Nepal compartió con nosotros, "Se sentía como si no se nos permitiera hacer nada ahora... Cuando no teníamos nuestra menstruación, nos daban permiso de ir a todos lados, pero ahora dicen que no debemos ir a ninguna parte. "

Sin embargo, la adolescencia también presenta una ventana crítica para romper los ciclos de la pobreza y transformar los roles de género. Se dice que educar a las adolescentes trae beneficios importantes, incluyendo un crecimiento económico más rápido, reducción del matrimonio infantil, aplazamiento del embarazo, aumento del bienestar, fomento de la democracia y mejora de la participación política de las mujeres [1].

Sesión de higiene que se lleva a cabo en una clase en la provincia de Punjab, Pakistán, mayo de 2018.
WaterAid/Sibtain Haider
Las niñas de una escuela de la provincia de Punjab participan en una lección de sensibilización sobre higiene centrada en el manejo de la higiene menstrual.*

Para que las niñas disfruten de sus derechos a la educación y hagan realidad su potencial de contribuir a la salud y abundancia de sus familias, comunidades y naciones, necesitan poder manejar sus períodos con comodidad y confianza. Esto requiere de instalaciones de agua, saneamiento e higiene (WASH) en la escuela y en el hogar, comprender los hechos sobre la menstruación, saber cómo cuidarse, y un entorno de apoyo para lidiar con los cambios emocionales y sociales que están experimentando.

Asia meridional es el hogar de más adolescentes —alrededor de 340 millones — que cualquier otra región, y la India tiene el mayor número de niños y jóvenes de 10 a 24 años del mundo, con un estimado de 356 millones. Alrededor de la mitad de estos jóvenes son mujeres. Por lo tanto, aquí existe una gran necesidad de asegurarse de que los requisitos del manejo de la higiene menstrual (MHM) de las niñas y las mujeres se cumplan.

Buen progreso en Asia meridional, pero se necesita más

En los últimos 10 a 15 años, la región de Asia meridional ha estado a la vanguardia del progreso para garantizar que los servicios de WASH, incluidos los de las escuelas, presten atención a las necesidades de las niñas y las mujeres que están menstruando. Para impulsar el cambio sobre el terreno, es esencial examinar los progresos, identificar estrategias exitosas e innovaciones que puedan escalarse y garantizar que se escuchen las voces de las mujeres y las niñas, de manera que las soluciones respondan eficazmente a sus necesidades y promuevan sus derechos.

En colaboración con UNICEF, evaluamos los progresos y las experiencias a nivel país de la incorporación del MHM en los servicios de WASH en las escuelas en Afganistán, Bangladesh, Bután, la India, Maldivas, Nepal, Pakistán y Sri Lanka. Identificamos qué más se necesita hacer y qué se puede construir para garantizar que todas las niñas asistan a escuelas que las apoyen a participar plenamente durante la menstruación. En nuestro informe compartimos lecciones, buenas prácticas y oportunidades para seguir promoviendo e incorporando el MHM en las escuelas de la región.

La investigación demostró que, en los últimos años, los países de Asia meridional han progresado considerablemente en la mejora de la disponibilidad de instalaciones WASH en las escuelas, incluidos baños separados para las niñas para que tengan un espacio privado para cambiar las almohadillas menstruales y lavarlas. Muchos han incluido WASH en las normas de las escuelas, en sus políticas y lineamientos de programación y están empezando a integrar buenas prácticas de MHM en esas normas. En la mayoría de los países se ha acumulado mucha experiencia sobre la aplicación de programas de higiene menstrual y WASH en las escuelas.

Muchos países también han comenzado a incluir información clara sobre la menstruación en los planes de estudios escolares, y muchas políticas y estrategias nacionales en materia de educación, WASH y salud sexual y reproductiva reconocen ahora la importancia del manejo de la higiene menstrual y el agua, saneamiento e higiene en las escuelas.

Sin embargo, nuestra investigación sugiere que las mujeres y las niñas todavía enfrentan grandes desafíos, ya que reportan una menor participación en las actividades escolares y niveles reducidos de concentración y confianza durante la menstruación. Aquellas mujeres marginadas por la geografía, la casta o el origen étnico, la discapacidad, los desastres y la pobreza se ven especialmente afectadas.

Entonces, ¿qué necesitamos?

<strong</strong

A pesar del aumento de la cobertura y el financiamiento de los baños separados para niñas y niños en las escuelas, todavía falta prioridad política y presupuestos para WASH en las escuelas, especialmente para el manejo de la higiene menstrual. Aunque existen normas y directrices, no hay rendición de cuentas para garantizar que se respeten, en particular para asegurar que sean accesibles para todos, incluidas las niñas con discapacidad, para dar mantenimiento a las instalaciones y mantenerlas limpias.

Materiales limpios y cómodos que se pueden desechar adecuadamente

En Asia meridional, la mayoría de las mujeres y niñas usan tela para absorber la sangre menstrual. Diversas pequeñas iniciativas promueven almohadillas sanitarias reutilizables de fabricación local que se mantienen en su lugar mejor que la tela y se pueden lavar, secar (al sol para matar bacterias) y reutilizar.

Aunque las almohadillas desechables tienen amplia disponibilidad en algunas áreas, y algunas niñas prefieren usarlas, especialmente cuando están en la escuela, a menudo son costosas, y faltan opciones de eliminación como incineradores. En países como la India, donde el uso de almohadillas desechables está aumentando rápidamente, los desechos se están convirtiendo en un gran problema. Se necesita una visión a largo plazo que permita a las niñas tomar la decisión correcta para ellas, observando el suministro, uso y eliminación en toda la cadena de servicio.

Información precisa y práctica y respaldo social

Las niñas y los niños necesitan información apropiada para su edad para comprender los cambios que están pasando, y promover la higiene para inculcar comportamientos saludables. La promoción eficaz de la higiene y la educación en la pubertad, incluidos los datos sobre la menstruación, son inadecuados en Asia meridional.

Persiste una amplia gama de mitos, tabúes, normas y creencias y prácticas tradicionales en torno a la menstruación, lo que afecta la capacidad de niñas y mujeres para manejar sus períodos y continuar sus actividades cotidianas.

En Asia meridional, las encuestas muestran que la proporción de niñas que no saben qué es la menstruación cuando la experimentan por primera vez oscila entre el 36% en Bangladesh y el 66% en Sri Lanka. Esto significa que las niñas sienten pena, miedo y vergüenza cuando tienen su primer período. Necesitan apoyo práctico y social por parte de sus pares, familias y profesores para sentirse cómodas y seguras durante la menstruación.

Se han hecho esfuerzos para mejorar la capacidad y los recursos de los docentes, y las redes sociales y el aprendizaje entre pares han ayudado a llegar a más adolescentes. Sin embargo, es necesario integrar el MHM en los planes de estudios, en el momento adecuado, y garantizar que los maestros, padres y comunidades también tengan la información correcta y la confianza para apoyar a las niñas.

Oportunidades de mejora

Nuestra investigación destaca cinco áreas clave en las cuales centrarse:

  1. Integración y coordinación intersectorial. En muchos países, el sector WASH ha impulsado la integración de la MHM en el WASH en las escuelas. Actualmente se reconoce cada vez más que hacer frente a la menstruación plenamente, de modo que se considere un proceso normal y saludable, apoyado con servicios adecuados de agua, saneamiento e higiene, educación y salud requiere un cambio de la atención de la MHM a abordar la salud menstrual de manera más amplia. Por lo tanto, es necesario mejorar la colaboración intersectorial, en particular entre los sectores WASH, salud y educación. Es necesario trazar y comprender mejor las funciones y responsabilidades de los diferentes interesados en relación con el manejo de MHM en las escuelas, de modo que todos entiendan sus obligaciones y puedan coordinarse mejor con los demás.

  2. Materiales y cadenas de suministro. Un compromiso más amplio con el sector privado puede acelerar el progreso, incluso la relación con los proveedores de servicios de gestión de desechos y el fomento de la responsabilidad social sobre la eliminación de desechos entre los proveedores de almohadillas comerciales.

  3. Monitoreo y diseño de programas de calidad. Se necesita una mejor comprensión de los costos y resultados de los programas para determinar los elementos que funcionan mejor a escala. El monitoreo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ofrece una oportunidad para obtener un indicador de MHM en los sistemas nacionales de información de monitoreo de la educación, lo que facilitaría la medición del progreso, la elaboración de informes e incentivaría la acción. La participación política en los ODS y el aumento del saneamiento son oportunidades para aumentar el acceso a los servicios de MHM en las escuelas. Para aprovechar esto necesitamos desarrollar normas claras para instalaciones sensibles a cuestiones de género y mantenimiento, con indicadores de monitoreo, alineados con los ODS.

  4. Plataformas de información y comunicación. En varios países se están realizando esfuerzos para garantizar que se incluya el MHM de forma integral en el plan de estudios, y estos podrían replicarse. Los canales formales e informales de comunicación, incluidos los medios sociales y los enfoques entre pares se pueden utilizar para ampliar el impacto. La sociedad civil, ONG nacionales e internacionales y los activistas también están empezando a elevar la voz de las niñas para desafiar las normas sociales en torno a la menstruación y exigir que los responsables rindan cuentas para mejores instalaciones en las escuelas.

  5. Equidad. Se están llevando a cabo esfuerzos para «no dejar a nadie atrás», incluso una mejor accesibilidad y seguridad de las instalaciones escolares, incluidas las niñas con discapacidad. Sin embargo, se necesita más, y llegar a las niñas en regiones remotas o inaccesibles y en situaciones de emergencia requiere de más atención.

Con instalaciones para el agua limpia, inodoros decentes y un buen MHM en las escuelas, los ODS sobre educación, igualdad de género y buena salud y bienestar estarán más al alcance. Al abordar estas áreas de oportunidad, los países de Asia meridional y de otros países pueden garantizar mejores instalaciones e información para las adolescentes, ayudándolas a darse cuenta de sus derechos a la educación y la salud, y a cambiar la tendencia de la desigualdad de géneros.

 

[1] Herz, B. & Sperling, G. B. (2004) 'What Works in Girls' Education Evidence and Policies from the Developing World', Consejo de Relaciones Exteriores, Dando a la Mujer Oportunidad Económica: Iniciativas del Banco Mundial, Banco Mundial, 'New Lessons: The power of education adolescent girls', Consejo de Población (2009).

*Este trabajo ha sido posible gracias a UK Aid from the British people.