Enfoque de WaterAid sobre el uso ético de la imagen

6 min read
Miniatura

En WaterAid, nos tomamos en serio nuestra responsabilidad de defender la dignidad de las personas con las que trabajamos a través del uso respetuoso de sus imágenes. Entendemos que la representación injusta tiene consecuencias negativas, por lo que nos esforzamos por adoptar un enfoque progresivo y basado en los derechos. Laura Summerton, directora principal de fotografía de WaterAid UK, analiza los desafíos implicados e introduce nuestra Política de ética sobre imágenes actualizada.

Existe un debate constante en el sector benéfico sobre el uso adecuado de las imágenes en las comunicaciones. Recientemente, los alumnos de una escuela primaria de Croydon preguntaron por qué las organizaciones benéficas, incluida WaterAid, utilizan imágenes conmovedoras de niños y si esto compromete los derechos de esos niños.

La forma de describir de forma sensible y justa la necesidad que buscamos abordar es uno de los problemas clave que enfrenta nuestro equipo de Comunicaciones en la actualidad. Aunque sabemos que mostrar imágenes conmovedoras de las comunidades antes de la intervención ayuda a recaudar fondos, la pregunta es si dichas representaciones fomentan la comprensión del contexto completo a largo plazo. El esfuerzo para ofrecer una perspectiva equilibrada es cada vez mayor, con el objetivo de que nuestras imágenes conecten a las comunidades de diferentes partes del mundo en lugar de que contribuyan a los estereotipos de comunidades enteras, países o incluso continentes.

¿Tocar más que las fibras sensibles?

WaterAid forma parte de un movimiento creciente entre las organizaciones no gubernamentales, los medios de comunicación, los fotógrafos y los cineastas para abandonar el uso de imágenes “basadas en las necesidades” en las comunicaciones en torno al desarrollo y la ayuda.

De preferencia, buscamos formas de dar una imagen más completa de los lugares en los que trabajamos. Sí, las comunidades enfrentan problemas y tenemos que destacar esta situación, pero también tenemos que mostrar a las personas como individuos, con todos los matices con los que cada uno contamos.

Nuestro objetivo es contar historias que incluyan pruebas y errores, casos de fracaso y éxito y, lo que es más importante, historias de diferentes tipos de partes interesadas que trabajan para mejorar el acceso a WASH en hogares, comunidades y países. Hemos explorado, y seguimos explorando, una diversa variedad de formas de contar una historia más compleja y convincente.

¿Esto significa que nosotros y otras organizaciones no gubernamentales deberíamos dejar de usar imágenes que muestren las necesidades de las personas a las que intentamos ayudar? Por supuesto, no es tan sencillo. Las imágenes honestas y apropiadas basadas en las necesidades siguen desempeñando un papel; sin mostrar cuál es el problema, puede ser difícil describir lo que queremos que cambie.

En WaterAid queremos mostrar los problemas a los que se enfrentan las personas para obtener acceso a un WASH adecuado, de modo que podamos mostrar lo que debe cambiar, al tiempo que respetamos sus derechos; esto puede ser un acto de malabarismo. Para garantizar que cumplimos esto último, aplicamos una Política de uso de imágenes éticas a nuestro trabajo.

Nuestra Política de uso de imágenes éticas es un código de práctica para cualquier persona de WaterAid que se dedica a recopilar o reproducir fotografías. Desarrollada al llevar a cabo consultas dentro de la organización y comprender las mejores prácticas de las organizaciones no gubernamentales, la política abarca temas como:

  • Precisión: cómo garantizar que nuestras fotos y videos sean veraces.
  • Longevidad: cuánto tiempo debemos conservar y usar las imágenes.
  • Integridad: cómo producir fotografías respetuosas, evitar los estereotipos y garantizar la privacidad.
  • Manipulación: qué está permitido y qué no está permitido en la posproducción.
  • Protección infantil: cómo garantizar que los niños que aparecen en nuestras fotografías estén a salvo de daños.
  • Equidad y no discriminación: garantizar que nuestra práctica fotográfica incluya a todos, incluso a los más marginados.

Garantizar las comprensión del consentimiento

Una parte fundamental de la política es el consentimiento informado. Al tomar fotografías dedicamos mucho tiempo a explicar a las personas por qué queremos tomar su fotografía, cómo se utilizan nuestras comunicaciones y qué implicaciones tiene esto para ellas. Dejamos en claro que una fotografía se puede utilizar en todo el mundo tanto impresa como en línea, y que podemos compartir estas fotografías con nuestros socios.

Pero, y es un gran pero, también destacamos que nadie está obligado a dar su permiso para que se tome su fotografía. Queremos que la persona involucrada sepa que no hay repercusiones al decir “no”, y si alguien no quiere que se tome su fotografía, entonces no la tomamos, es así de sencillo.

Existen algunas maneras en las que podemos hacer que el proceso de explicar nuestras intenciones y obtener el consentimiento informado sea un poco más fluido. En primer lugar, llevamos copias de publicaciones de WaterAid, como Oasis, con nosotros para que la gente las revise.

En segundo lugar, compartimos el proceso de toma de fotos con las personas al mostrarles las fotos en la pantalla LCD de la cámara y explicarles que solo usaremos las mejores fotografías. En tercer lugar, una vez que consideramos que la persona comprende plenamente lo que está aceptando, le pedimos que firme un formulario de consentimiento o que dé su consentimiento verbal, en el caso del material en video.

Por último, y una de las cosas que me encanta hacer, es tomar una fotografía para que la persona la guarde. Llevamos una cámara instantánea y le preguntamos a la persona cómo le gustaría ser fotografiada, lo cual a veces genera resultados sorprendentes. Dar a una persona una foto de sí misma o de su familia es una buena manera de terminar una sesión.

Otro aspecto del enfoque de WaterAid para la fotografía ética es que, siempre que es posible, utilizamos fotógrafos locales o fotógrafos que han estado un tiempo considerable en un país en específico. El conocimiento local que obtenemos de esto puede ser incalculable, ya sea respecto al asesoramiento sobre el protocolo de reunirse con un jefe local o simplemente alguien que pueda decir “sonría” en cinco idiomas locales.

En segundo lugar, en 2012 lanzamos Voices from the Field, un programa diseñado para contratar y capacitar a habitantes locales para que trabajen para WaterAid como recopiladores de fotos, videos e historias sobre la situación real. Este programa se ha ido fortaleciendo y ahora se implementa en nueve de nuestros programas por países. El mayor beneficio de Voices from the Field es que nos proporciona una voz local. Uno de los funcionarios de Voices from the Field, Ernest Randriarimalala, de Madagascar, creció sin acceso a agua potable. Comenta que esta experiencia y ver lo mala que es la situación en otras zonas de Madagascar es lo que le ha permitido “comprender bien el problema y la motivación para ayudar”.

James dando copias de sus fotos a Lillian y Helen en Uganda.
Funcionario de Voices from the Field James Kiyimba compartiendo fotografías en Namalu, Uganda.
WaterAid

Aprendizaje continuo

De cara al futuro, estamos explorando nuevas formas de fundamentar continuamente nuestra fotografía en un código de prácticas que garantiza el respeto, la rendición de cuentas y la integridad. Esto incluye una serie de proyectos fotográficos participativos con niños y adultos jóvenes en Pakistán y Nepal, en los que enseñamos a los participantes cómo usar una cámara para expresar un problema que les afecta, y un programa de capacitación en toda la organización para garantizar que cada empleado sienta que cuenta con los conocimientos técnicos y éticos para tomar buenas fotografías.

Prizma se fue demostrando los consejos de manejo de la cámara a los participantes del taller. Sirthauli, Sindhuli, Nepal, abril de 2016
Los alumnos de Sindhuli Nepal aprenden a contar historias usando la fotografía y practicando sus nuevas habilidades.
WaterAid/Mani Karmacharya

Con más de 700 empleados en todo el mundo, los puntos de vista de nuestra organización sobre los enfoques éticos de las imágenes pueden variar y es posible que no siempre lo hagamos bien. Sin embargo, como organización, debemos seguir reflexionando sobre las nuevas tendencias de la práctica fotográfica ética, al desafiar las formas tradicionales de hacer las cosas y explorar enfoques innovadores de narración y representación.