Feliz segundo aniversario Inicio Saludable

6 min read

La prioridad global de incidencia política de WaterAid, Comienzo saludable, tiene como objetivo mejorar la salud de los recién nacidos y los niños mediante la integración del agua, el saneamiento y la higiene (WASH) en las políticas y prácticas sanitarias. Dan Jones, coordinador de Abogacía de WaterAid, reflexiona sobre nuestros progresos hasta ahora.

Healthy Start Tanzania
El Dr. Ibrahim Kabole en el lanzamiento de la “Guía de facilitadores de lavado en entornos sanitarios”, Tanzania.
WaterAid

Este mes se cumplen dos años desde que WaterAid lanzó nuestra “prioridad global de incidencia política” conocida como Comienzo saludable, el punto medio de lo que originalmente se concibió como una iniciativa global de cuatro años. Nuestro personal está trabajando a nivel nacional, regional e internacional para persuadir a los gobiernos y a las agencias internacionales de que una mayor integración de WASH en las políticas y programas de salud impulsará mejoras importantes en la salud y el bienestar de los recién nacidos y los niños en los primeros 1,000 días cruciales de vida.

Si bien nuestra defensa continúa a buen ritmo, en los próximos meses también reflexionaremos sobre nuestro avance, los desafíos a los que nos hemos enfrentado y cómo podemos adaptarnos y mejorar.

Señales de cambio positivo

Como sabrá cualquiera que trabaje en la incidencia política, puede ser difícil —e increíblemente frustrante— entender el impacto que estamos teniendo (consulte el excelente blog de Kate Norgrove sobre este tema). El cambio puede ser gradual o repentino, con frecuencia impulsado por políticas, personalidades y fuerzas ajenas a nuestro control. El cambio que vemos, y que podemos atribuir a nuestros propios esfuerzos, solo será la punta conocida del iceberg.

Sin embargo, podemos ver suficientes señales de cambio positivo para sentirnos razonablemente seguros de que vamos en la dirección correcta y de que lo estamos haciendo en diversos “dominios de cambio”.

La “Voluntad política”

En varios contextos, hemos visto a ministros y representantes elegidos asumir compromisos públicos para mejorar la integración de los sectores de salud y WASH. En Camboya, por ejemplo, el viceprimer ministro presidió recientemente la primera conferencia nacional del país sobre WASH y nutrición. Organizada conjuntamente por WaterAid Camboya, la conferencia vio a participantes de cuatro ministerios, gobiernos subnacionales y vicegobernadores de diez provincias lidiar con la forma de reducir la malnutrición mediante la mejora de WASH. En Malí, el equipo de WaterAid ha utilizado “tácticas de impacto” —al filmar el mal estado de los hospitales sin inodoros y grifos en funcionamiento incluso cerca del edificio del parlamento— para asegurar compromisos por escrito de los parlamentarios.

Compromisos de cambio de políticas

Más allá de los políticos que hacen promesas que se rompen fácilmente, hemos visto que algunas de ellas se transforman en un compromiso real con los cambios en los procesos de las política y su formulación. Por ejemplo, WaterAid Madagascar aseguró el compromiso de la Oficina Nacional de Nutrición para garantizar la integración de WASH en la actualización del plan de acción nacional sobre nutrición.

Desarrollo de capacidad técnica

Los equipos de WaterAid están trabajando con el sector de salud y los trabajadores sanitarios para fortalecer los conocimientos y las habilidades sobre la importancia crucial de WASH para la atención médica de calidad, la prevención y el control de infecciones y los nacimientos seguros. En Tanzania, esto ha dado lugar a que el Ministerio de Salud de Zanzíbar haya lanzado una “Guía para facilitadores del agua, el saneamiento y la higiene en entornos sanitarios”, respaldada por la capacitación de los trabajadores sanitarios de primera línea.

El Dr. Ibrahim Kabole en el lanzamiento de la “Guía para facilitadores del agua, el saneamiento y la higiene en entornos sanitarios”, Tanzania.

Movilización pública

Las tácticas de incidencia política “internas” por sí solas pueden no ejercer suficiente presión sobre los responsables de la toma de decisiones para impulsar un cambio real. A veces, la presión social es vital para obligar a los que están en el poder cambiar la situación actual. En la India, los eventos de lanzamiento público de Comienzo saludable en cinco ciudades, incluida una en Delhi a la que asistió el Ministro de Salud, llamaron la atención de los medios de comunicación y las redes sociales sobre la mala provisión de WASH en muchos centros de salud indios. Del mismo modo, nuestra nueva campaña mundial para parteras, enfermeras y médicos, creada en colaboración con asociaciones de profesionales de la salud, tiene como objetivo alzar estas voces (de aquellos que luchan por proporcionar atención médica en condiciones a menudo terribles) al primer plano de este debate.

Asociaciones más allá de la burbuja de WASH

“Ya no es como de costumbre” es como Abigail Nyaka de WaterAid Malawi describe su proyecto “Deliver Life”, financiado por el esquema UK Aid Match, que tiene como objetivo mejorar el WASH en los centros de salud de los distritos marginados de Kasungu, Nkhotakota y Machinga. Y este ha sido un mantra clave en todo WaterAid, ya que nos hemos desafiado a salir de nuestra tradicional burbuja de WASH de ”grifos e inodoros” para establecer nuevas colaboraciones con especialistas en salud y nutrición. Desde los expertos en salud materna de The Soapbox Collaborative en Malawi, hasta la Coalición Internacional para la Promoción de la Nutrición (ICAN), y desde Amref Health Africa en Tanzania hasta la nueva coalición global BabyWash, nos hemos centrado en nuevas formas de trabajar y en nuevas personas con las que colaborar. A nivel internacional, hemos trabajado arduamente para ser tan activos en foros como la Asamblea Mundial de la Salud y la Conferencia Women Deliver como lo hemos hecho para aportar nuevos temas a nuestros espacios más tradicionales, como la Semana Mundial del Agua de Estocolmo.

Gastenen Muotcha, junto con sus compañeros de trabajo, centro de salud de Linyangwa, Kasungu, Malawi, septiembre de 2016.
Gastenen Muotcha (izquierda), funcionario clínico del centro de salud de Linyangwa en Kasungu, Malawi, con sus colegas.

Cambio de la gobernanza mundial

Aunque los gobiernos nacionales serán fundamentales para lograr una integración más eficaz de WASH y el sector salud, las instituciones internacionales son clave para moldear las normas y los estándares mundiales y, al hacerlo, establecer expectativas para que los gobiernos las cumplan. Hemos visto avances importantes en este frente, al trabajar en estrecha colaboración con la OMS para apoyar el Plan de Acción Mundial sobre WASH en los centros de salud y ayudar a impulsar una nueva colaboración entre las plataformas mundiales de WASH y la nutrición: la asociación Saneamiento y Agua para Todos (SWA) y el movimiento Aumento progresivo a la nutrición (SUN).

¿Y los desafíos?

Por supuesto, no todo ha sido positivo o fácil. Comienzo saludable es un símbolo de los cambios importantes en la estrategia y las formas de trabajo de WaterAid, hacia una mayor integración intersectorial y hacia un cambio transformador a escala impulsado por la incidencia política y la influencia. Nos esforzamos por encontrar el enfoque correcto en cada contexto que equilibre al interno, descendente, que es amigo del gobierno, con el externo, ascendente, que es el empoderamiento de los ciudadanos para exigir sus derechos. Este trabajo nos está impulsando a muchos de nosotros a salir de nuestras zonas de confort y dirigirnos hacia nuevos espacios intimidantes.

Hemos aprendido que fomentar nuestra confianza en la participación del sector de la salud se trata tanto de “salir y comenzar conversaciones” como aprender una nueva jerga.

También nos hemos dado cuenta de que buscar una mayor integración y romper los silos sectoriales nos sitúa en medio de una de las principales palabras de moda de la nueva agenda de desarrollo sostenible. La “integración” puede ser atractiva, pero no es fácil. Podemos abogar por que la nutrición y el WASH deben abordarse juntos, pero ¿qué significa eso en la práctica? Los gobiernos y los donantes nos piden cada vez más respuestas: los ejemplos de buenos programas y la prueba de la relación calidad-precio. No es fácil, y es algo en lo que tendremos que trabajar con muchos de nuestros nuevos socios para mejorar.

Dedicar tiempo para reflexionar, honesta y abiertamente, sobre nuestros desafíos y nuestros éxitos es fundamental para adaptarnos y mejorar. A través de este enfoque, confío mucho en el poder de WaterAid y de aquellos que trabajan con nosotros para ayudar a lograr el mundo que todos queremos, donde cada niño tiene un comienzo saludable en la vida.

¿Se ha involucrado con WaterAid en relación con Comienzo saludable? Cuéntenos qué opina enviando un correo electrónico a [email protected] o envíenos un tuit a @wateraid