Financiación del abastecimiento de agua, el saneamiento y la higiene para un Pakistán limpio, verde y saludable

on
17 August 2020
WaterAid

Para hacer frente a los desafíos a los recursos hídricos y al sector del agua, el saneamiento y la higiene en el Pakistán requiere un cambio gradual en la financiación. Raheema Panhwar y John Garrett presentan nuestro nuevo informe en el que examinan cómo el Gobierno y la comunidad internacional pueden llenar el déficit de financiación nacional en materia de agua, saneamiento e higiene para llegar a todos con servicios sostenibles frente al COVID-19 y las crisis climáticas.

Pakistán se enfrenta a grandes retos para enfrentar la pandemia de COVID-19 y mantener el progreso en el camino para acabar con la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En nuestro nuevo informe titulado Development Initiatives —Igual a la tarea— evaluamos el estado de la financiación del sector de agua, saneamiento e higiene del Pakistán , destacando la necesidad de renovar los esfuerzos y propósitos del Gobierno y la comunidad internacional para movilizar los recursos necesarios para hacer frente a la pandemia y lograr el acceso universal al agua, el saneamiento y la higiene, dentro de un "Pakistán limpio y verde".

La pandemia de COVID-19 comenzó a cobrar impulso en Pakistán en marzo de 2020, con casos notificados que aumentaron a más de 282,000 a principios de agosto y las muertes notificadas a más de 6,000. El Gobierno ha respondido en varios frentes: con un bloqueo de la economía el 23 de marzo; pagos en efectivo de emergencia a los hogares pobres a través del Programa de Efectivo de Emergencia Ehsaas; subsanación de la escasez de equipo personal y de protección en los hospitales; establecimiento de centros de cuarentena; y gestión de la educación y campañas de comunicación para sensibilizar sobre las medidas preventivas esenciales.

También ha puesto en marcha un programa de lavadero de manos en puntos comunales, centros de salud y lugares públicos. A pesar de estos esfuerzos, los riesgos siguen siendo elevados para millones de personas en todo el país, especialmente las que son vulnerables y viven en la pobreza.

People wait socially distanced for payments from the Ehsaas Emergency Cash Programme, in Kotri, Sindh, Pakistan.
Ehsaas Emergency Cash Program, run by Poverty Alleviation and Social Safety Division, Government of Pakistan.
Gente esperando, manteniendo la distancia social, los pagos del Programa de Efectivo de Emergencia Ehsaas, en Kotri, Sindh (Pakistán).

El aumento de financiamiento de WASH es esencial para la recuperación del COVID-19 y la seguridad sostenible de los servicios de WASH

En Igual a la tarea, hacemos hincapié en la necesidad de movilizar aumentos sustanciales de los fondos para el saneamiento, saneamiento e higiene en apoyo de la respuesta del Gobierno ante el COVID-19 y como parte de una acción acelerada para alcanzar el ODS 6 sobre agua y saneamiento.

Este cambio escalonado de enfoque es necesario no solo como respuesta a la pandemia, que requiere un lavado riguroso y regular de las manos con jabón como medida preventiva clave, sino también para hacer frente a los graves desafíos que enfrenta el sector del agua de manera más amplia. Esto incluye la disponibilidad de agua dulce, que se ve amenazada por una combinación de alto crecimiento demográfico, urbanización, industrialización y cambio climático. Los ríos, lagos, humedales y el delta del Indo están disminuyendo rápidamente debido a las retiradas excesivas y a la contaminación generalizada, mientras que el agotamiento de las aguas subterráneas es evidente, particularmente en Lahore, Quetta y partes del sur del Punjab.

La brecha de financiamiento nacional para el saneamiento e higiene es enorme, y los progresos son demasiado lentos

Los datos de la OMS y el UNICEF estiman que 126 millones de personas en Pakistán viven sin acceso a agua potable, 166 millones sin saneamiento gestionado de forma segura, y que la higiene básica —una necesidad crítica durante la pandemia de COVID-19 como primera línea de defensa— solo está disponible para el 60 % de los hogares. Los progresos en la prestación de los servicios esenciales de WASH seguro no se están produciendo con la suficiente rapidez. Y los progresos realizados y, de manera similar, los desafíos que se avecinan, son muy diferentes en las distintas provincias, como muestra la figura 2 de la página 12 de nuestro informe.

Nuestro análisis identifica una importante brecha de financiamiento nacional para llegar a todos, en todas partes de Pakistán. El costo total de alcanzar los objetivos 6.1 y 6.2 del ODS 6 en el país se estima en 12,300 millones de dólares al año, de los cuales 7,000 millones de dólares se necesitan para inversiones de capital (infraestructura nueva y de reemplazo) y $5,300 millones en operaciones y mantenimiento. Sin embargo, el presupuesto total anual para el agua y el saneamiento asciende a solo 1,100 millones de dólares (en 2017), de los cuales el Gobierno aportó 973.4 millones de dólares.

Antes de la pandemia de COVID-19, el Gobierno tenía ambiciosos planes para reforzar la movilización de recursos internos, como parte de un programa ampliado de servicios de financiación acordado con el Fondo Monetario Internacional, cuyo objetivo era aumentar los ingresos fiscales del 15 % del PIB al 20 % para 2024. Instamos al Gobierno a que mantenga los esfuerzos en el próximo decenio, a fin de crear el espacio fiscal necesario para invertir en servicios básicos para todos, un desafío mucho más difícil, pero que vale la pena.

A woman working in a nursery as part of an employment scheme within the Clean Green Pakistan campaign.
Zofeen Ebrahim/The Third Pole
Trabajadora de un vivero como parte del proyecto de forestación del Tsunami de los mil millones de árboles de la Iniciativa de Crecimiento Verde del gobierno de Khyber Pakhtunkhwa para combatir el cambio climático y la contaminación.

Recomendaciones para la adopción de medidas inmediatas y sostenidas por el Gobierno y la comunidad internacional

En nuestro informe, recomendamos que los gobiernos federales y provinciales aumenten cinco veces la financiación del Gobierno al sector del agua, el agua y el saneamiento , prestando especial atención a la equidad y la sostenibilidad. Aunque esto no sería suficiente para abordar el déficit de financiación en su totalidad, representaría un paso serio hacia un nivel de financiación igual a la tarea de abordar los componentes esenciales del agua, agua y saneamiento de la respuesta del Gobierno ante el COVID-19; lograr avances en el ODS 6; y contribuir a los objetivos del Campaña limpia y verde de Pakistán.

La comunidad internacional debe apoyar al Gobierno de nuevas maneras, reconociendo que la lucha contra el COVID-19 y la transición hacia un futuro neto cero de carbono son bienes públicos mundiales vitales que justifican aumentos sustanciales del apoyo financiero mundial. Los comienzos de esto ya están en marcha: el apoyo del FMI al Pakistán en su Instrumento de Financiamiento Rápido, el alivio de la deuda del G-20 y un nuevo programa del Banco Mundial para la resiliencia a los desastres y la restauración de ecosistemas. Estos deben complementarse con la cancelación real de la deuda, un aumento sustancial de la ayuda y la financiación para el clima en forma de donación de los asociados cooperantes de Pakistán.

Nuestras otras recomendaciones clave incluyen la necesidad de adoptar medidas para abordar las limitaciones de absorción financiera; fortalecer la coordinación entre las instituciones federales, provinciales y locales; y abordar las deficiencias en materia de competencias en esferas como la gestión financiera y las operaciones y el mantenimiento.

Algunas de nuestras recomendaciones, incluida la respuesta ante el COVID-19, necesitan una aplicación urgente, mientras que otras, como la reforma institucional y la mejora del diálogo entre los agentes clave y en los datos y la vigilancia, requieren una acción sostenida a lo largo de varios años. En conjunto, consideramos que estas son las medidas mínimas necesarias para hacer frente a los desafíos en los sectores de los recursos hídricos y el agua, el saneamiento y el saneamiento en el Pakistán, incluido el COVID-19, la rápida disminución de los recursos hídricos, los efectos del cambio climático y la garantía de que todos en Pakistán tengan acceso al agua potable, saneamiento e higiene.

Lea nuestro informe anterior Igual a la tarea: financiamiento para un estado de emergencia en el sector WASH de Nigeria y el blog adjunto que presenta la investigación.

Raheema Panhwar es coordinador provincial de Sindh en WaterAid Pakistán. Ella tuitea como @rahima_panhwer. John Garrett es analista sénior de Políticas para Finanzas para el Desarrollo en WaterAid. Él tuitea como @johngarre.