Informe de impacto de la ICAI: ¿qué significa para el financiamiento del agua, el saneamiento y la higiene?

6 min read
Miniatura
WaterAid/Behailu Shiferaw

La Comisión Independiente para el Impacto de la Ayuda (ICAI) del Reino Unido ha publicado un informe sobre los resultados del Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) en agua, saneamiento e higiene (WASH) de 2011-15. Tim Brewer, analista de Políticas de Wateraid, discute lo que esto significa para el futuro del financiamiento de WASH del DFID, y por qué el financiamiento debe centrarse en la sostenibilidad.

La conclusión principal de “verde/ámbar“ en el informe de la ICAI significa que los logros del DFID han sido satisfactorios en la mayoría de las áreas, pero parciales en otros. Esto indica que hay un ámbito en el que la ayuda británica está aportando una contribución positiva, pero podría ser mejor. 

Las conclusiones de la ICAI concuerdan perfectamente con los resultados del análisis propio de WaterAid de los esfuerzos del DFID en WASH. Hemos descubierto que, en ciertas áreas, como centrarse en los países más pobres y conceder ayuda como subvenciones en lugar de préstamos, el DFID es uno de los principales donantes. La Comisión concluyó que el DFID ha llegado a casi 63 millones de personas con agua apta para el consumo, baños limpios y seguros o promoción de la higiene desde 2011. Se han salvado vidas con estos programas. 

Sin embargo, se podría hacer más. Hemos pedido al Gobierno que invierta más en ayuda de WASH; creemos que esto es esencial para maximizar los beneficios de la salud, la educación y el crecimiento económico en los países en vías de desarrollo. Y no somos una sola voz que piensa que debería aumentar el gasto.

Las encuestas independientes del público y los diputados determinaron que ambas partes pensaban que WASH debería tener la misma prioridad que la educación y la salud (entre 12 % y 20 % de toda la ayuda bilateral). El informe de la ICAI concluye que, en los últimos años, el gasto en WASH del DFID ha promediado 1.6 % del presupuesto de ayuda. 

Gastos para la sostenibilidad

De manera útil, el informe también asesoró al DFID sobre cómo gastar dinero adicional. Un gran desafío que enfrentan todos los programas de ayuda es el de la sostenibilidad. En términos más sencillos, esto significa qué puede hacerse para garantizar que los servicios continúen, incluso después de que finalice el apoyo de los donantes. 

Sin programas sostenibles, hay dos opciones: o nos detenemos y la ayuda debe continuar para ese programa, la escala de su impacto se limita a aquellos a los que puede llegar directamente, lo que finalmente lleva a depender de ayuda; o avanzamos, y en poco tiempo la escuela que se construyó no tiene libros de texto, el equipo hospitalario proporcionado no tiene funcionarios capacitados o la bomba manual se averió, porque no se ha dejado ningún proceso para garantizar la gestión y el pago del mantenimiento. 

Este desafío no es nuevo y se ha hecho mucho para abordarlo, incluidos los principios fundamentales de “buena ayuda“ acordados mediante debates sobre la eficacia de la ayuda en París, Accra y Busan. 

Estos principios se han vuelto a explicar para el sector WASH a través de los “Comportamientos colaborativos“ de Saneamiento y Agua para Todos (SWA), cuyo objetivo es mejorar el rendimiento y la sostenibilidad del sector a largo plazo. 

La dificultad radica en que, cuanto más se haga para ayudar a crear una prestación de servicios sostenibles, más difícil es demostrar públicamente el papel de uno frente al de otra organización, o de los propios sistemas del país. Del mismo modo, cuanto más priorizamos la elaboración de informes de “resultados“ simplificados, como el número de bombas construidas o personas a las que llegamos, más arriesgamos socavar la sostenibilidad. 

Desarrollo más allá de las cifras

Los resultados son importantes y la ayuda debe rendir cuentas, pero determinar el verdadero valor del dinero tiene que ir más allá de los números simples, porque es difícil cuantificar inversiones importantes en sostenibilidad. 

Por ejemplo, ¿a cuántos beneficiarios “llega“ el ente regulador del agua del Reino Unido, Ofwat, cada año? Se desconoce la cifra, pero sí sabemos que la presencia del ente regulador de agua y alcantarillado es esencial para garantizar que los servicios se mantengan de forma segura.

A menudo, el DFID lo reconoce: los costos unitarios de WaterAid pueden parecer superiores a los de otros proveedores debido al enfoque que ponemos en la sostenibilidad. Como demuestra este informe, la ICAI, que hace rendir cuentas al DFID, utiliza múltiples enfoques y análisis y su posición institucional para hacer que el DFID rinda cuentas de resultados genuinos e impactos que van más allá del simple número de personas. 

La nueva estrategia de WaterAid, que enmarca nuestro enfoque y nuestras prioridades hasta 2020, destaca los “servicios sostenibles“ como uno de los cuatro pilares de nuestro trabajo, en reconocimiento de que la sostenibilidad es esencial para que nuestro trabajo tenga un impacto y un área en la que podemos mejorar. 

Estamos intentando ser líderes del sector en sostenibilidad al hacer lo siguiente:

  1. Trabajar con otras agencias para promover la “agenda para el cambio“, un conjunto de principios para desarrollar las capacidades de los gobiernos locales para que puedan prestar y mantener servicios para todos los ciudadanos, de acuerdo con los comportamientos de SWA. 
  2. Monitorear la funcionalidad por hasta diez años después de que finalicen los proyectos, de modo que, con el tiempo, podamos identificar lo que se necesita para la sostenibilidad a largo plazo y crear apoyo para ello en nuestro trabajo.
  3. Implementar el “enfoque a nivel de distrito“, que significa combinar la prestación de servicios con la participación a nivel del gobierno local, para ayudar a mejorar las estructuras necesarias para mantener los servicios en todo el distrito. Esto garantiza que nuestro trabajo forme parte del propio plan del gobierno, la autoridad responsable asume el mantenimiento de los activos cuando nos vamos y que las reformas exitosas pueden llevar a mejoras aún mayores en todo el país.

Algunos de estos elementos de nuestro trabajo no se financian a través de los “Resultados de WASH“ del DFID; no contribuyen fácilmente a un número de beneficiarios contable. Otros fondos del DFID, como el Acuerdo de Asociación de Programas, financia este valioso trabajo, pero este tipo de financiamiento está en fase de revisión.

Entonces, ¿qué puede hacer el DFID? 

El informe destaca que los programas son demasiado breves para garantizar la sostenibilidad. Los programas más extensos permitirían dos cosas: la predicción de los recursos durante periodos más largos; y elementos como la reforma política o el desarrollo de los recursos humanos, que tardan más en mostrar resultados. Ambos son cruciales para la sostenibilidad.

Sin embargo, los programas aún más breves pueden ser sostenibles si contribuyen a una mejora sistémica. 

La respuesta del DFID a este informe de la ICAI debería ser redactar un marco de fortalecimiento de los sistemas WASH para orientar sus programas WASH. Esto garantizará que combinen el trabajo de prestación de servicios para llegar a 60 millones de personas más con el apoyo estructural para sustentar esos servicios. Si el DFID está financiando la prestación de servicios en un distrito donde no están trabajando también en el fortalecimiento del sistema WASH, siempre debería ser una “señal de alerta“ para la sostenibilidad.

Los Comportamientos colaborativos de SWA, que describen las formas clave de trabajo necesarias para mejorar el rendimiento y la sostenibilidad del sector a largo plazo, pueden proporcionar un marco útil para el DFID a este respecto.

Estos tipos de cambios podrían aumentar ligeramente el costo de llegar a 60 millones de personas, pero aumentarán enormemente el valor del trabajo del DFID al incrementar la duración del acceso de las personas al agua y al saneamiento de unos pocos años a por toda la vida, y aumentar el alcance: no solo para algunas personas, sino para todos, en todas partes. 

La ayuda en WASH del DFID está logrando una contribución positiva, bien orientada y representada. Sin embargo, dado que el gobierno del Reino Unido publicará sus planes y prioridades hasta 2020 en los próximos meses, será importante que adopte rápidamente medidas para considerar e implementar las recomendaciones del informe.

Tim Brewer está en Twitter como @timbrewer1