¡Es un derecho humano! Reanimar la garantía internacional de agua y saneamiento para todos en 2020

on
22 January 2020
WaterAid/ Ernest Randriarimalala

¿Por qué es importante la aprobación por la ONU el mes pasado de la resolución sobre los derechos humanos al agua y el saneamiento? Katie Tobin evalúa las nuevas e importantes inclusiones de lenguaje de la resolución sobre la igualdad de género, la salud menstrual y el cambio climático, qué más se necesita hacer y lo que queda por delante en 2020 para hacer realidad los derechos.

Una gran caja de cartón de bolsas negras con "IT'S A HUMAN RIGHT" en mayúsculas blancas me dio la bienvenida a la oficina de WaterAid en Nueva York cuando regresé de la licencia de maternidad en diciembre. Fue un recordatorio especialmente oportuno en la cúspide de 2020, año que anuncia el décimo aniversario del reconocimiento por la Asamblea General de las Naciones Unidas del agua y el saneamiento como derechos humanos universales. Dado el comienzo poco auspicioso del año, con incendios forestales en Australia y la amenaza inminente de empeorar el conflicto en Oriente Medio, es evidente que necesitamos más que nunca el multilateralismo si queremos lograr objetivos colectivos de hacer del mundo un lugar más habitable y equitativo.

Las normas internacionales que estipulan que todos, en todas partes, tienen derecho al agua y al saneamiento pueden ser poderosos contrafuertes para alcanzar la misión de nuestra organización y sector, y fuentes de inspiración que son muy necesarias para impulsar la acción.

La resolución de 2019 fue un hito

El mes pasado, la Asamblea General de la ONU confirmó una resolución sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento. Al aprobarlo por consenso, todos los gobiernos miembros coincidieron en que el cambio climático y las desigualdades (en particular de género) desafían el cumplimiento universal de estos derechos. Si bien no va lo suficientemente lejos en afirmar los compromisos de los gobiernos en el marco internacional de derechos humanos, la resolución amplía el alcance de las decisiones anteriores de la ONU para reflejar la ambición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible .

Concentración en la igualdad entre los géneros, incluida la salud menstrual

Concretamente, en la resolución se esbozan los efectos negativos que el acceso insuficiente de las mujeres y las niñas al agua y el saneamiento tiene en la igualdad entre los géneros, y se compromete a "garantizar el acceso a agua potable segura y asequible y a un saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todas las mujeres y niñas, como así como para la gestión de la higiene menstrual", incluso en los espacios públicos.

Es importante destacar que enmarca la salud menstrual más allá de los servicios, como un tema de "estigma y vergüenza", proporcionando una base importante para nuestra promoción a nivel nacional y de las Naciones Unidas, que se basa en nuestro trabajo sobre la salud menstrual.

Sabina lava la ropa, como las almohadillas menstruales, en su fuente de agua local en Kavre, Nepal.
WaterAid/Samjhana
Sabina lava la ropa, como las almohadillas menstruales, en su fuente de agua local en Kavre, Nepal.

Reconociendo los efectos desiguales del cambio climático

Uno de los aspectos más significativos de la resolución es su reconocimiento de los vínculos entre el clima y el agua, y de los efectos perjudiciales y desiguales del cambio climático en la realización de los derechos humanos en general. Los gobiernos reconocen "la necesidad de mejorar la capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático", objetivos muy acordes con nuestras posiciones sobre el clima y nuestra próxima promoción en torno a este tema en 2020.

Al igual que WASH (agua, saneamiento e higiene), el cambio climático es una cuestión de justicia intergeneracional y mundial. La comunidad que rodea a la ONU en Nueva York ofrece un lugar importante para integrar los dos temas como parte del impulso internacional para promover el desarrollo sostenible y los derechos humanos.

¿Está la UE liderando el camino?

Las obligaciones en materia de derechos humanos esbozadas en la resolución se extienden a los programas de desarrollo, en particular a la asistencia pública de los Estados o bloques y al trabajo de las organizaciones internacionales. La resolución «insta a los asociados para el desarrollo a que adopten un enfoque basado en los derechos humanos al diseñar y ejecutar programas de desarrollo». (Este enfoque es fundamental para el trabajo de WaterAid, y hemos implementado nuestra guía Making Rights Reales para funcionarios de gobiernos locales en varios países, un ejemplo concreto de cómo puede ser el enfoque en la práctica.)

Como paso importante en esta dirección, el pasado mes de junio la Unión Europea aprobó las Directrices de derechos humanos sobre agua potable y saneamiento. Estas ayudas ayudan a los funcionarios de la UE a proteger, respetar y promover los derechos humanos al agua y al saneamiento en su labor política y operativa. Como señal de las prioridades de la UE, incluido el retorno a la importancia del agua, saneamiento e higiene en su repertorio de desarrollo, este es un paso positivo.

Para mejorar la vida de las personas y reducir las desigualdades en el acceso al agua, saneamiento e higiene, las directrices deberán perfeccionarse y aplicarse cabalmente. La UE tiene la oportunidad de liderar un nuevo compromiso mundial para lograr los derechos humanos, en particular los relativos al agua y el saneamiento; esperamos que la programación de ayuda de la UE que se está definiendo actualmente para 2021—2027 refleje los lineamientos.

¿Por qué importa la resolución?

Las conversaciones en las salas de conferencias de las Naciones Unidas en Nueva York pueden parecer desvinculadas de las realidades del acceso al agua potable o a los retretes decentes. Pero el "marco normativo" internacional establecido en los ámbitos multilaterales establece normas mínimas importantes que se aplican a cada una de las más de 7,500 millones de personas del mundo. Ayuda a fomentar el acceso universal al agua, saneamiento e higiene, a nivel internacional e inequívoco.

Es por eso que hacemos balance en resoluciones como la aprobada en diciembre: permiten que los gobiernos, como responsables de los deberes, rindan cuentas por el cumplimiento de los derechos humanos de su pueblo. Enterrados dentro del lenguaje diplomático de la resolución hay verdaderos pasos hacia adelante tanto en el compromiso como en las formas recientemente aceptadas para conceptualizar los problemas globales y sus soluciones.

La resolución pone de relieve las desigualdades "sentidas más agudamente por los segmentos de la población que ya se encuentran en situaciones vulnerables", como las personas que viven en asentamientos informales, pequeños estados insulares y comunidades rurales, y los pueblos indígenas. A esta lista añadiríamos a los trabajadores sanitarios, cuyo derecho a un trabajo decente a menudo se ve violado por sistemas inadecuados de prestación de servicios y normas sociales discriminatorias. Empujamos para que la resolución incluyera a los trabajadores de saneamiento, sugiriendo que los gobiernos del lenguaje optaron por dejar de lado. Sobre la base de nuestro informe con la OIT, el Banco Mundial y la OMS, seguiremos defendiendo en las Naciones Unidas los derechos humanos de los trabajadores sanitarios, y subrayando que el disfrute de un derecho (por ejemplo, al saneamiento) no puede hacerse a expensas de otro (por ejemplo, el trabajo decente).

Paul Zongo, vaciador manual, dentro de un pozo, vaciando una letrina familiar en Uagadugú, Burkina Faso.
Wateraid/Basile Ouedraogo
Paul Zongo, vaciador manual, dentro de un pozo, vaciando una letrina familiar en Uagadugú, Burkina Faso.

La resolución de la Asamblea General de 2019 es un punto de partida

Hayque hacer más. Cuando Léo Heller, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos al agua y el saneamiento, visitó nuestra oficina de Londres en septiembre, alentó al sector WASH a hacer frente a estas preguntas. Su mensaje para el Día Internacional de los Derechos Humanos exhorta a todos a dar prioridad a un enfoque basado en los derechos humanos en nuestra labor, aumentando así las probabilidades de éxito en nuestros esfuerzos colectivos por corregir las desigualdades y la discriminación en el acceso al agua, saneamiento e higiene. Nuestros amigos de End Water Poverty, a través de su campaña #ClaimYourWaterRights, están enfatizando exactamente esto: permanezcan atentos para el lanzamiento completo en marzo.

Este año en la ONU estaremos presionando por el acceso universal al WASH a través de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y el proceso Beijing+25, el Foro Político de Alto Nivel y su revisión anual del progreso de los ODS, y la Conferencia anual de las Partes (COP) de la Convención sobre el Clima de las Naciones Unidas.

La resolución proporciona un marco conceptual y jurídico para nuestra promoción. Estaremos en la ONU, con orgullo llevando nuestras bolsas "IT'S A HUMAN RIGHT", señalando el camino a seguir para los derechos humanos al agua y el saneamiento, cada vez más urgente ante el cambio climático, los conflictos y las crecientes desigualdades.

Katie Tobin es coordinadora de defensa de WaterAid en Nueva York. Sígala en Twitter @travelingKT y siga la política, la práctica y la defensa de WaterAid @WaterAid .