La salud mundial para todos depende del agua, el saneamiento y la higiene

on
11 December 2017
Healthy Start

Esta semana Japón está demostrando su liderazgo en salud global al organizar un Foro de Cobertura Sanitaria Universal (UHC) de líderes internacionales y responsables políticos, parte de la campaña para asegurar la cobertura sanitaria para todos para 2030.

Con la propia historia de Japón de reconstruir en la sociedad actual próspera y orientada hacia el futuro, con disposiciones efectivas para garantizar la atención sanitaria para todos, sus líderes están en buena posición para asumir un papel rector en el movimiento de Cobertura Universal de Salud, cuyo objetivo es garantizar la preparación para pandemias y una mejor salud para todos mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud.

A medida que se reúne el foro, copatrocinado por el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, la UHC2030 y Unicef, WaterAid hace un llamamiento a los gobiernos y donantes para que actúen reconociendo que este objetivo no puede lograrse sin invertir en agua potable, saneamiento e higiene en todas las instalaciones sanitarias, en todas partes.

En una ciudad moderna y tecnológicamente avanzada como Tokio, es difícil imaginar que hay partes del mundo en las que las instalaciones sanitarias funcionan sin agua. Sin embargo, el 38 % de los centros de salud en el mundo en desarrollo y el 42 % en África subsahariana, no tienen acceso a una fuente de agua potable, con un impacto devastador para los pacientes, los profesionales de la salud y las comunidades.

Lo que esto significa es médicos, enfermeras y comadronas que dan a luz y tratan a los pacientes por enfermedades críticas sin poder lavarse las manos ni esterilizar los implementos adecuadamente. Significa que las madres trabajadoras llevan su propia agua, a menudo extraída de ríos o estanques, al hospital en bidones pesados de 20 litros para que las enfermeras puedan limpiar la sala de partos, y sus familias fregar las sábanas del hospital en cubos de agua sucia y jabón.

La prevención y el control de las infecciones son casi imposibles en ausencia de agua potable, saneamiento decente y buena higiene. También es más difícil prevenir enfermedades, así como asegurar una buena recuperación después. La diarrea, el cólera, la neumonía, la desnutrición, los parásitos y el tracoma cegador tienen vínculos con el agua potable, las manos, el suelo y los alimentos contaminados con heces humanas.

En cualquier pandemia, ya sea SARS o Ébola, el control de la infección depende en gran medida de un riguroso control de higiene, junto con el agua potable y un buen saneamiento. La resistencia a los antimicrobianos se mantiene más fuerte cuando el jabón y el agua no están disponibles para una limpieza adecuada, dejando a los médicos y enfermeras recetar antibióticos para prevenir infecciones en su lugar.

Japón es un líder mundial en ayuda para el agua, el saneamiento y la higiene, así como en salud. Más que cualquier otra nación, sus líderes entienden que el agua, el saneamiento y la higiene son una excelente relación calidad-precio, ofreciendo un rendimiento de 4 dólares en aumento de la productividad por cada dólar gastado y asegurando comunidades y países más saludables y prósperos.

Esto es particularmente cierto en la atención de la salud, donde el trabajo de WaterAid nos ha demostrado que la incorporación del agua, el saneamiento y la higiene hace que otros esfuerzos de ayuda sean más eficaces. Más bebés sobreviven cuando el personal hospitalario no sólo recibe capacitación en técnicas médicas, sino que también se les da los recursos y la capacitación en procedimientos adecuados de control de infecciones. Menos niños enferman de diarrea cuando las comunidades reciben puntos de agua potable, buenas letrinas y promoción de la higiene, especialmente cuando se enseña a sus padres una higiene adecuada para la manipulación y el almacenamiento de alimentos, y cuándo y cómo sus hijos deben lavarse las manos adecuadamente con jabón.

El Foro Universal de Atención de la Salud de esta semana examinará los progresos realizados en la cobertura sanitaria universal a nivel mundial, regional y nacional. El agua, el saneamiento y la higiene deben ser una parte central de este programa, mediante un enfoque integrado que vaya más allá de la infraestructura para una supervisión y rendición de cuentas sólidas, una mejor gestión y funcionamiento de los servicios, una mejor capacitación en materia de higiene y limpieza, mejores sistemas de reglamentación y acreditación y una financiación adecuada.

Confiamos en que el Gobierno de Japón, como anfitriones y principales donantes, defienda la necesidad de inversiones integradas que incluyan el agua, el saneamiento y la higiene, a fin de ofrecer una atención sanitaria de calidad para todos.

Este artículo de opinión fue publicado originalmente en el sitio web de medios japoneses Asahi Shimbun aquí.