Las empresas sociales lideran el camino en el apoyo al espíritu empresarial femenino

5 min read
Thumbnail
WaterAid/Guilhem Alandry

En ocasiones, he de confesar, me encuentro pensando ¿hay algo para lo que no tengamos un día o una semana especial de conscientización? No me opongo, desde la Semana Nacional del Pastel hasta el Día Mundial de la Sonrisa, estoy segura de que hay algo que resuena en todo el mundo, solo que no me identifico con todos por igual. Como emprendedora social y madre de dos niñas, uno de los días que más me gusta es el Día Internacional de la Niña.

Desde el 2012, el 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña. Este día tiene como objetivo destacar y abordar las necesidades y los retos a los que se enfrentan las niñas, al tiempo que se promueve su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos. Este año el tema es Con ella: una fuerza femenina capacitada, para llamar la atención sobre el hecho de que el sesgo de género en el empleo sigue siendo un problema.

Me sorprendió descubrir que, a los seis años, las niñas ya identifican a los niños como más propensos a demostrar su inteligencia y más aptos para actividades intelectuales que su propio género. Me sorprendió un poco menos descubrir que en muchas partes del mundo, las mujeres jóvenes siguen teniendo más probabilidades de estar desempleadas que los hombres.

¿Por qué sorprenderse menos de esto último? He pasado los últimos nueve años dirigiendo una empresa social llamada Belu Water, un negocio que suministra agua mineral en botellas y sistemas de filtración a los restaurantes y hoteles del Reino Unido. Pero lo que hace diferente a Belu es nuestra pasión por ser los mejores desde el punto de vista medioambiental y por destinar el 100% de nuestros beneficios a WaterAid. En otras palabras, somos una empresa social que utiliza el negocio como una fuerza para el bien y cuando nuestros beneficios van a WaterAid, a su vez transforman vidas a través de agua limpia y baños decentes.

Si bien toda la comunidad se beneficia de la mejora de la salud y la mortalidad, son las vidas de las niñas y las mujeres las más afectadas por esta intervención. Con agua limpia cerca de casa, las niñas y las mujeres ya no tienen que recorrer largas distancias para conseguir agua no potable. Y con baños decentes e instalaciones de higiene menstrual instaladas en las escuelas, las niñas pueden seguir adelante con su educación. 

El Día Internacional de la Niña cae dos días antes de otra celebración de sensibilización: el Sábado Social, un día para promover a las empresas sociales. Me enorgullece ver que las empresas sociales están a la cabeza de la lucha contra las desigualdades, ya que el 41% están dirigidas por mujeres y el 51% cuentan con una plantilla mayoritariamente femenina. Por ejemplo, Ruth (en la foto de arriba, a la izquierda). Con el apoyo de WaterAid, Ruth ha desarrollado una exitosa cooperativa de fabricación de jabón y manteca de karité, que dirige con un grupo de treinta mujeres del pueblo. Están mostrando a las empresas tradicionales cómo el impacto social y el beneficio pueden ir de la mano.

El emprendimiento femenino tiene el potencial de empoderar a las niñas y las mujeres para asegurar una sociedad en pie de igualdad que sea más próspera para todos.

Para Belu, nuestro objetivo es el agua potable. Sólo siete personas afines trabajan juntas para entregar fondos a WaterAid (¡un millón de libras este año!) y ayudar a llegar a los millones de niñas que aún no tienen acceso a este recurso básico.

Karen Lynch, CEO of Belu, in Bongolava, Madagascar, September 2017.
WaterAid/Sam James

Otra empresa social en la que me he inspirado es "Hey Girls", fundada por Celia Hodson, no solo porque su atrevida marca y su estilo personal ganan terreno en el competitivo sector de los artículos sanitarios, sino por las impactantes estadísticas sobre la pobreza menstrual en el Reino Unido. Una de cada diez mujeres jóvenes del Reino Unido tiene dificultades para comprarse toallas femeninas o tampones, lo que hace que muchas chicas falten a la escuela todos los meses.

Las empresas también pueden, y están, haciendo un impacto. Por ejemplo, Kirstie Sherriff de la marca de belleza Pinks, se motivó para desarrollar su negocio queriendo ayudar a las mujeres a ser más amables con sus propios cuerpos mediante el desarrollo de su gama de spa orgánico. Personalmente, me encanta cómo está utilizando la experiencia adquirida para introducirse en el mercado del cuidado personal masculino con su nueva marca Proverb, porque está claro que confía en que su experiencia le dará una ventaja en el mundo de la "belleza masculina", aún en desarrollo.

Todos los empresarios y las empresas pueden optar por contribuir a este empoderamiento abordando los problemas sociales, incluidos los que afectan a las mujeres y las niñas, mediante una mejor forma de hacer negocios. Puede tratarse de una pequeña iniciativa interna, como la elección de un producto ético para los baños o las salas de juntas de su empresa, el desarrollo de una línea de productos sin fines de lucro a medida (como el último y emocionante desarrollo de productos de Kirstie) lanzada dentro de una gama de productos existente, o tal vez sea usted un empresario social que se encuentra a punto de lanzar su propia empresa social, como Belu y Hey Girls.

En Belu, el Día Internacional de la Niña es una razón más para seguir enfocados en nuestra misión de llevar agua limpia y baños a las niñas y a todo el mundo. ¿Qué podría hacer usted con su negocio?