Lavado de manos e higiene: medición del cambio de comportamiento

3 min read
Thumbnail
WaterAid/ Anil Cherukupalli

Lavarse las manos con jabón es una intervención de salud pública altamente rentable, pero las preguntas sobre cómo lograr un cambio de comportamiento exitoso y cómo controlar su eficacia siguen sin respuesta. El director de soporte técnico de WaterAid, Om Prasad Gautam, explora el problema.

En WaterAid, hemos implementado programas de higiene desde 1995 y, como en todo nuestro trabajo de WASH, el cambio de comportamiento desempeña un papel fundamental. 

Sabemos que la higiene es una de las intervenciones de salud pública más rentables a través de la cual podemos maximizar los beneficios, lo que salva millones de vidas cada año. Una programación higiénica eficaz a escala es vital para mejorar los comportamientos: prevenir enfermedades, mantener la salud y mejorar todos los beneficios de los programas de agua y saneamiento. 

El cambio de comportamiento también es esencial para crear servicios sostenibles y maximizar el impacto en la salud pública de nuestra inversión en agua y saneamiento. Si no hay cambios en el comportamiento de higiene, es posible que no se utilicen los inodoros, el agua podría estar contaminada, los alimentos seguirán contaminados y la dignidad se verá comprometida. 

Pero, a pesar de tener una mayor comprensión, todavía no hemos podido resolver todos los problemas en el ámbito del cambio de comportamiento de higiene.

Una de las intervenciones de salud pública más rentables

Cambiar el comportamiento de las personas es una tarea compleja; ahora se reconoce ampliamente que la concientización sobre la importancia de la higiene no es suficiente por sí sola para cambiar y mantener el comportamiento.

Una estudiante de primaria se lava las manos antes de comer en un punto de agua instalado con ayuda de WaterAid. Karnataka, India.

Demostrar buenas prácticas de higiene como parte de las rutinas diarias y mantener este comportamiento requiere innovación, creatividad y enfoques novedosos.

Esto es especialmente cierto para el lavado de manos, que es reconocido como una de las intervenciones de salud pública más rentables.

El simple hecho de lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño, antes de comer y antes de preparar los alimentos ayuda a las personas a protegerse de enfermedades potencialmente mortales.

Lavarse las manos por sí solo podría reducir el riesgo de diarrea casi a la mitad y de neumonía en un tercio, lo que salvaría cientos de vidas de niños cada día; por eso es muy importante atraer la atención política respecto a la necesidad de un programa específico de lavado de manos.

Los desafíos de medir los resultados en cuanto al comportamiento

En términos de la medición de los resultados de comportamiento asociados a una buena higiene, se han probado diversos métodos.

La evaluación de los comportamientos de higiene requiere indicadores y enfoques sencillos, confiables y medibles que reduzcan el sesgo. El comportamiento se puede observar o medir directamente con indicadores indirectos, comportamientos informados o evaluación de conocimientos. 

La evaluación de los comportamientos observados suele ser un criterio de excelencia pero costoso, no siempre es sencillo y, a veces, es imposible de realizar. Como resultado, se han utilizado indicadores indirectos para determinar si se ha producido un comportamiento y si los programas están siendo eficaces. 

A la luz de esto, necesitamos definir un conjunto adecuado de indicadores para medir, monitorear y evaluar en el punto de referencia, durante la implementación del programa y en el seguimiento, de modo que se puedan utilizar diversos métodos y herramientas para monitorear y medir los resultados del comportamiento y el efecto del programa de cambio de comportamiento.

Un problema verdaderamente mundial

La higiene es un problema verdaderamente global y ciertamente no uno que se haya “abordado” en países de ingresos altos, medios y bajos. 

El Objetivo 6 (de los 17 Objetivos Globales) adoptado recientemente incluye un objetivo sobre higiene, lo cual es muy bueno. Sin embargo, todavía queda trabajo por hacer en la constitución de estos objetivos para garantizar que el mundo cumpla su potencial, y aún quedan decisiones por tomar sobre la forma en que el mundo mide su avance; se necesita un indicador y un marco de medición específicos para que todos los estados y otros actores rindan cuentas respecto al cumplimiento de los objetivos.

Los indicadores de higiene brindarían la oportunidad de demostrar si estamos concentrando esfuerzos en intervenciones de salud pública rentables, por lo que es fundamental incluir la higiene en los indicadores globales y garantizar que haya herramientas y métodos disponibles para medir su éxito.