Los elementos que faltan

4 minutos de lectura
Miniatura
WaterAid/Kate Holt

WaterAid y SHARE presentan hoy un informe en el que se destaca el grado en que los planes y políticas nacionales de nutrición y agua, saneamiento e higiene (WASH) se coordinan e integran para poner fin a la malnutrición. Mientras los líderes mundiales se reúnen en Brasil para el evento Nutrición para el crecimiento organizado por el país anfitrión olímpico para discutir los avances en la erradicación de la malnutrición, Megan Wilson-Jones, analista de políticas para la Salud e Higiene de WaterAid UK, analiza los principales hallazgos del estudio.

Todo el mundo sabe que una buena receta requiere tener todos los ingredientes correctos, en la cantidad adecuada y de la mejor calidad. Lo mismo podría decirse de la forma en que un gobierno debe abordar la nutrición de su población. Es una cuestión compleja influenciada por diversos de factores y, por lo tanto, requiere una serie de intervenciones o ingredientes para tener éxito.

En todo el mundo, 159 millones de niños menores de 5 años sufren retraso en el crecimiento, lo que resulta en considerables impedimentos irreversibles para su desarrollo físico, mental y emocional. Aunque se ha avanzado mucho en materia de nutrición en todo el mundo, ha sido demasiado lento. 

A medida que el mundo entra en una nueva era de desarrollo, que tiene como objetivo acabar con la pobreza y la malnutrición para 2030, las lecciones de la última década proporcionan percepciones y oportunidades importantes para impulsar el progreso necesario para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los ambiciosos ODS requieren un cambio transformador hacia una coordinación y colaboración mucho mayores entre sectores, a fin de lograr cambios sostenibles y efectivos a escala.

La evidencia demuestra que el aumento progresivo de las intervenciones que abordan las causas inmediatas de la malnutrición es insuficiente para superar el desafío. Es fundamental obtener una “receta” más completa que requiera una mezcla de “ingredientes” de varios sectores para abordar las causas inmediatas y subyacentes de la malnutrición.

Se estima que el 50 % de la desnutrición asociada a infecciones causadas por WASH deficiente. Una mejor coordinación, colaboración e integración en los programas de nutrición y WASH es fundamental para mejorar los resultados de nutrición y salud.

Índice nutricional: el análisis

En “Los ingredientes faltantes” analizamos los planes y las políticas nacionales de nutrición y WASH de 13 países, para comprender el grado en que la nutrición y WASH se coordinan e integran en los planes y las políticas correspondientes. La infografía a continuación destaca los principales hallazgos del análisis de los planes de nutrición, el cual indica que Timor Oriental y Nepal tienen los planes más sólidos en términos de integración de componentes de WASH.

Con base en los resultados de esta investigación, lo cuales se complementaron con la evidencia y la experiencia existentes, estos son los cinco hallazgos clave:

  1. Los servicios de WASH integrados en la nutrición varían mucho. Todos los planes y políticas sobre nutrición analizados reconocen la importancia de WASH; sin embargo, el grado en que los servicios de WASH están integrados en los planes en términos de objetivos, metas, intervenciones e indicadores varía significativamente entre los países. 
  2. La nutrición en los servicios de WASH es limitada. Muy pocos planes de WASH hacen referencia a la nutrición o identifican oportunidades para integrarse con programas y campañas de nutrición y salud. La excepción fue Liberia. 
  3. Una solución única no se ajusta a todos. No existe un plan único sobre cómo deben incluirse los servicios de WASH en los planes de nutrición, ni de cómo los programas de WASH pueden ser más sensibles en términos de nutrición. Sin embargo, considerar algunos principios y enfoques clave podría ayudar a impulsar el progreso. Por ejemplo, diseñar programas de WASH para dirigirse a las poblaciones más vulnerables a la nutrición o identificar oportunidades para integrar actividades como las relacionadas con comportamientos como la higiene personal y alimentaria y la lactancia materna podría dar lugar a enfoques más conjuntos. 
  4. Enfoque continuo. Colaborar no debe considerarse de forma binaria. No se trata simplemente de colaborar o no, sino que debe considerarse a lo largo de un continuo, con diferentes grados o enfoques de colaboración. En el extremo inferior, esto puede implicar simplemente compartir información y dirigir diferentes programas a las mismas poblaciones, mientras que en el otro extremo del espectro puede esto parecer un programa más integrado, que involucra al mismo personal y un presupuesto único. 
  5. Las políticas y los planes por sí solos no son suficientes. El éxito de los programas requerirá algo más que un buen plan. Sin embargo, los planes y las políticas son una parte fundamental del proceso de esbozar los mecanismos y sistemas necesarios para permitir una mayor colaboración a fin de promover los objetivos de nutrición y WASH.

Este es un momento crucial

El día de hoy, los líderes mundiales se reunirán cuando comiencen los Juegos Olímpicos de Río para analizar los avances y los desafíos en la eliminación de la malnutrición. El evento “Nutrición para el crecimiento” organizado por el gobierno de Brasil forma parte de una asociación continua entre los gobiernos de Brasil, Japón y el Reino Unido para garantizar que se asuman compromisos audaces en la lucha para poner fin a la malnutrición. 

El evento de hoy, y la siguiente fase de “Nutrición para el crecimiento”, es un momento crucial para mejorar la imagen de la nutrición, pero sin llevar a cabo esfuerzos concertados y atención para abordar las causas subyacentes de la malnutrición como WASH, se espera que los compromisos que surjan durante la siguiente fase de “Nutrición para el crecimiento” pondrán fin a esta plaga en la vida y las posibilidades de vida de millones de niños.

Descargar el informe Los ingredientes faltantes >
 

Megan Wilson-Jones está en Twitter como @MegsWJ