Los ingredientes clave para la cobertura sanitaria universal en Ghana: agua, saneamiento e higiene

on
22 January 2019
Community nurse, Francisca Edwin, with her baby using the new hand washing station at the Bandunu healthcare facility.
WaterAid/Chaka Uzondu

A medida que los Ministros de Salud representados en el Consejo Ejecutivo de la OMS se reúnen para acordar las prioridades de la Asamblea Mundial de la Salud de este año en Ginebra; Chaka Uzondu, Gerente de Políticas de WaterAid Ghana, hace un llamado para adoptar medidas urgentes con el fin de mejorar el WASH (agua, saneamiento e higiene) en los centros de salud.

Esta semana se reunirá en Ginebra un selecto grupo de representantes de los Estados Miembros para sentar las bases de la Asamblea Mundial de la Salud de este año. Analizarán una amplia gama de prioridades sanitarias urgentes a nivel mundial, entre las que destaca la forma de cumplir la promesa sobre la Cobertura Sanitaria Universal (UHC, por sus siglas en inglés), es decir la salud para todos, para el año 2030. La UHC se basa en la creencia de que todo el mundo debe tener acceso a una atención sanitaria enfocada a las personas, con una calidad adecuada y de carácter integral, y que el acceso a una atención sanitaria de calidad, siempre y cuando sea necesario, no debe generar empobrecimiento.

En Ghana existe un compromiso real con la UHC...

El sector de la salud mundial está impulsando la cobertura sanitaria universal. El año pasado, el gobierno de Ghana anunció su compromiso con dicha visión. En la 71ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en mayo de 2018, el honorable Kwaku Agieman-Manu, Ministro de Salud, fue "galardonado por su papel en la lucha contra la resistencia antimicrobiana (AMR, por sus siglas en inglés): una amenaza para la salud global y el logro de la cobertura sanitaria universal". Es importante destacar que el honorable ministro también, a nombre de Ghana, firmó el Pacto Mundial de Cobertura Sanitaria Universal.

El compromiso de Ghana para lograr la UHC es una buena noticia para los miles de ghaneses que se preocupan cuando su hijo enferma porque saben que no pueden permitirse una atención sanitaria de calidad. Para que la UHC sea una realidad, Ghana debe asegurarse de contar con las herramientas necesarias para proteger a los niños de todo el mundo de las enfermedades y la mala salud. Esto es fundamental para el derecho humano a la salud y para garantizar que se proteja y se haga realidad el derecho de todos a la salud. Para ello, es necesario que nuestros líderes aumenten las inversiones en salud y actúen con decisión.

El presupuesto para 2019 publicado recientemente por el Ministerio de Finanzas de Ghana da esperanzas. La asignación para el sector de la salud fue de 6,037,506,718 GHS (US$1,202,230,000). Esto representa el 8.2% del Producto Interno Bruto de Ghana, un aumento del 1.1% con respecto al presupuesto del 2018. Esto es significativo; sin embargo, una promesa sigue sin cumplirse. En el 2001, en Abuja (Nigeria), los países africanos se comprometieron a gastar el 15% de su PIB en el sector de la salud. Esto nunca ha sido cumplido por ningún gobierno de Ghana. Sin embargo, todo el mundo, especialmente el sector de la salud, acoge con beneplácito el aumento, ya que es un aumento importante de la asignación presupuestaria. Por supuesto, la asignación no debe confundirse con el desembolso y la relación calidad-precio de los gastos. Ciertamente necesitaremos los dos últimos, si queremos transformar el sistema sanitario.

... pero los fundamentos de la UHC no deben ser olvidados

Mejorar la infraestructura sanitaria es fundamental para mejorar el sistema de atención de la salud y lograr la UHC. El Ministerio de Salud ha manifestado explícitamente su compromiso de mejorar la infraestructura sanitaria. La provisión de servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) debe incluirse en esta mejora de la infraestructura sanitaria. La magnitud de este desafío (la falta de servicios adecuados de agua, saneamiento e higiene en los centros de salud) es una cuestión conocida, desconocida. Todos sabemos que muchos centros de salud no tienen acceso a servicios seguros de WASH. Pero lo que sigue siendo desconocido es exactamente cuántas instalaciones no tienen acceso, a nivel de distrito, regional o nacional.

WaterAid Ghana ha apoyado al Servicio de Salud de Ghana para evaluar esta brecha, trabajando con el Centro de Investigación Sanitaria de Navrongo. A continuación se exponen algunas conclusiones que, con suerte, le quitarán el sueño al Ministro de Salud:

  • De todos los centros de salud en dos distritos a los que acuden las mujeres a dar a luz, solo el 31% de ellos contaban con agua transportada por tuberías en las salas de maternidad.
  • De todos los centros de salud en dos distritos a los que acuden las mujeres a dar a luz, solo 14 de 29 de ellos tenían retretes disponibles para los pacientes ambulatorios y solo 3 de ellos retretes separados para mujeres y hombres.
  • De todos los centros de salud en dos distritos a los que acuden las mujeres a dar a luz, solo el 14% de ellos tenían instalaciones para lavarse las manos cerca del retrete.
  • De todos los centros de salud en dos distritos a los que acuden las mujeres a dar a luz, solo 6 de 29 de ellos tenían incineradores en funcionamiento para gestionar los desechos médicos.

Lea la nota informativa completa >

Los datos anteriores solo examinan el WASH en los centros de salud de dos distritos. Es necesario hacer mucho más trabajo para generar datos similares para todo el país. Esto sin duda será clave para planificar y presupuestar el agua en todos los centros de salud de todo el país. Sin embargo, incluso si la realidad en el resto del país es 100% mejor que la investigación del Centro de Investigación Sanitaria de Navrongo en estos dos distritos, todavía existe una gran brecha en el acceso al WASH en los centros de salud.

La brecha de infraestructura no es solo una brecha de instalaciones y/o de agua. De hecho, existe una enorme brecha en materia de saneamiento e higiene. En todo el país, muchos centros de salud disponen de servicios sanitarios para el personal, pero los destinados a los pacientes brillan por su ausencia o por su falta de higiene. Por lo tanto, lograr la UHC debe significar darse cuenta de que la inversión sistemática en el suministro no solo de agua, sino también de servicios de saneamiento e instalaciones de higiene y la comunicación para el cambio de comportamiento es de vital importancia.

Invertir en capital humano es tan importante como la infraestructura

En la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS que se celebrará esta semana en Ginebra, los representantes de los Estados Miembros analizarán la UHC, pero también hablarán sobre la seguridad del paciente y una propuesta de resolución formal de la Asamblea Mundial de la Salud sobre el WASH en los centros de salud presentada por los Gobiernos de Eswatini, Tanzania y Zambia. Esta propuesta es crucial para recordar a todos los gobiernos de todo el mundo que lograr la UHC solo es posible si los sistemas de salud son fuertes en salud promotiva y preventiva, la base de la salud y la seguridad públicas. El suministro de WASH en todos los centros de salud es fundamental para esos sistemas de salud sólidos.

Si bien es vital abordar la brecha de la infraestructura de WASH, tal vez sea aún más crítico que abordemos la brecha del capital humano. El capital humano se refiere a las capacidades, habilidades, destrezas y salud que posee una población y/o individuo. ¿Está la mayoría del personal sanitario familiarizado con la resistencia antimicrobiana (RMA) y ha recibido la mayoría de ellos capacitación en materia de prevención y control de infecciones? En caso afirmativo, ¿son sus comportamientos acordes con sus conocimientos? Si no es así, esto también puede hablar de una brecha de capital humano. La cuestión es la siguiente: es fundamental que el avance hacia la UHC incluya también un mayor financiamiento, por ejemplo, para la capacitación de los trabajadores de la salud en materia de agua, saneamiento e higiene y prevención y control de infecciones (WASH IPC, por sus siglas en inglés), atención esencial al recién nacido y administración antimicrobiana.

Este es el momento de actuar, en Ghana y en todo el mundo

En resumen, el Gobierno de Ghana debe invertir mucho más en capital humano para acompañar las inversiones en infraestructura, incluyendo el WASH. Y si queremos hacer realidad la Cobertura Sanitaria Universal y el sueño de la salud para todos, hay que dar prioridad al WASH en los centros de salud. WaterAid insta a todos los gobiernos a tomar medidas en esta cuestión como componente fundamental de sus planes de la UHC. E instamos a los miembros del Consejo Ejecutivo de la OMS a que den al WASH el lugar que le corresponde en el centro de la agenda de la Asamblea Mundial de la Salud.

 

Lea más sobre nuestro trabajo en el sector de la salud >