Los nuevos datos sobre el WASH en los centros de salud deben ser un grito de guerra para una acción urgente

on
4 April 2019
1 in 6 hygiene HCF

La OMS y el UNICEF publicaron recientemente nuevos datos sobre la situación del agua, el saneamiento y la higiene en los centros de salud de todo el mundo. Dan Jones, Alison Macintyre y Helen Hamilton, de WaterAid, explican por qué las cifras deben redundar en un un grito de guerra apelando a la acción urgente.

Estas estadísticas profundamente inquietantes (ilustradas arriba), entre muchas otras, fueron publicadas a principios de esta semana por el Programa Conjunto de Monitoreo del Suministro de Agua, Saneamiento e Higiene (JMP, por sus siglas en inglés) de la OMS y el UNICEF, que son responsables de supervisar el progreso hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 (ODS 6). Estos primeros datos de referencia mundiales sobre os servicios de WASH en los centros de salud muestran que muchos países no están ni remotamente encaminados para lograr servicios de WASH universales y la cobertura sanitaria universal (UHC, por sus siglas en inglés) para todos, en todas partes para 2030, y muchos otros simplemente no tienen idea de su situación o avances.

Es momento de no aceptar más lo inaceptable

En la Asamblea Mundial de la Salud del año pasado, recordamos claramente a la directora de la OMS, Dra. Maria Neira, exclamando con frustración: "Estamos aceptando lo inaceptable: simplemente no podemos llamar centro de salud a un lugar donde no hay suministro de agua ni saneamiento ni una barra de jabón. Llegó el momento de poner un alto". De acuerdo con lo anterior, la información nueva revela una grave crisis en la prestación de atención médica básica: estima que 896 millones de personas en todo el mundo no tenían servicio de agua en sus centros de salud en 2016 (datos más recientes) y más de 1,500 millones de personas a nivel mundial, no tenían servicios de saneamiento en sus centros de salud. Y uno de cada seis centros de salud en todo el mundo no contaba con una estación para lavarse las manos con agua y jabón, lo que significa que carecían de instalaciones de higiene de manos en los puntos de atención, así como jabón y agua en los baños.

Esta es la primera vez que se recopilan datos representativos a nivel mundial sobre los servicios de WASH en los centros de salud, y como tal es un paso importante para monitorear el progreso hacia los ODS. Sin embargo, el informe también revela enormes lagunas de datos que deberían ser preocupantes para muchos gobiernos. Solo 38 países de casi 200, y solo tres de las ocho regiones del mundo participantes en los ODS, tenían datos suficientes para estimar la cobertura de los servicios básicos de abastecimiento de agua en los centros de salud. En el caso de los servicios básicos de saneamiento, eso se redujo a 18 países y solo una región participante en los ODS con datos suficientes. Muy pocos países disponían de datos suficientes para que el JMP hiciera estimaciones mundiales creíbles sobre la prestación de servicios básicos de saneamiento, higiene, gestión de desechos o limpieza en los centros de salud.

Map of data from JMP report
WHO/UNICEF
Mapa de datos del informe JMP

Piense en eso. Significa que la gran mayoría de los países no pueden monitorear su progreso en las facetas más básicas de los servicios de salud, casi cuatro años después de que se acordaron los ODS y quedan once años hasta 2030. La mayoría de los centros de salud no pueden llamarse así en virtud del argumento de la Dra. Neira.

Una batalla que se puede ganar...

La Dra. Neira tiene razón. Esto es totalmente inaceptable. También es un problema que tiene solución. Junto con los datos del JMP, se publica el informe de la OMS y el UNICEF sobre "Medidas prácticas para lograr el acceso universal" (pdf), al que ha contribuido WaterAid. Este informe, destinado a describir la respuesta al llamado a la acción del Secretario General de las Naciones Unidas para abordar el problema de los servicios de WASH en los centros de salud, es una versión condensada de años de experiencia en los países de todo el mundo, que demuestra que este problema se puede resolver. En él se establecen ocho medidas que los ministros de salud, en colaboración con otros, pueden adoptar, que van desde el establecimiento de normas nacionales en materia de servicios de WASH en los centros de salud, hasta la inversión en capacitación del personal sanitario, la participación de las comunidades y el fortalecimiento de la rendición de cuentas. Estas medidas reflejan muy bien las adoptadas por los equipos de WaterAid en todo el mundo en los últimos años, documentadas en nuestro informe "Transformación de los sistemas de salud: el papel vital que desempeñan los servicios de WASH".

Antonio Guterres WASH in HCFs

 

... que beneficia la esencia de la atención médica

Es imprescindible que los ministros de salud, con el apoyo de los socios para el desarrollo, adopten rápidamente estas medidas prácticas. De lo contrario, los fundamentos mismos de la cobertura sanitaria universal se debilitan fatalmente. Piense en cómo se puede fortalecer un sistema de salud para prevenir y controlar los brotes de enfermedades como el cólera y el ébola, y cómo esas enfermedades se propagan por la falta de buenas prácticas de higiene, de prevención y control de infecciones. Piense en los esfuerzos globales para mejorar la "calidad de la atención médica" y la "seguridad del paciente", y cómo esos esfuerzos se ven socavados si los trabajadores sanitarios saben que ellos mismos están propagando infecciones porque simplemente no pueden lavarse las manos correctamente después de atender a un paciente. Piense en los crecientes temores de un "mundo sin antibióticos" en el que las infecciones por los llamados «superinsectos» no pueden tratarse con los antibióticos de los que tanto dependemos —y piense en cómo el personal médico que brinda atención en entornos de bajos ingresos se ve obligado a utilizar en exceso o indebidamente los antibióticos porque simplemente no puede confiar en la higiene básica.

Que este sea el momento de entrar en acción

Estos nuevos datos deben redundar en un grito de guerra apelando a un cambio radical en el compromiso y la acción en materia de servicios de WASH en los centros de salud. En WaterAid, hemos apoyado a varias delegaciones de Estados miembros en Ginebra para presentar una propuesta de resolución sobre esta cuestión en la Asamblea Mundial de la Salud en mayo. Con las delegaciones de Zambia y Tanzania a la cabeza, la resolución obtuvo el apoyo de todas las regiones en la reunión preparatoria del Consejo Ejecutivo de enero, incluidos Australia, Brasil, Suazilandia (o Esuatini), Etiopía, India, Indonesia, Kenia, Nigeria, Estados Unidos y todos los Estados miembros de la UE (¡sí, incluido el Reino Unido)!).

Esta resolución, si se aprobara, sería un compromiso por escrito y público de todos los ministros de salud del mundo de actuar. Sería una promesa clara de la cual las comunidades podrían hacer rendir cuentas a sus gobiernos. Podría sentar las bases para nuevos compromisos financieros y normativos en virtud de los aspectos SMART (específicos, medibles, alcanzables, pertinentes y con un plazo establecido) para acelerar rápidamente el progreso y mejorar rápidamente los datos. WaterAid está lista para trabajar con gobiernos y socios para que esto sea una realidad, de modo que todos en todas partes tengan atención médica de calidad para 2030.

 

Si desea recibir actualizaciones sobre nuestro trabajo en materia de políticas, programas e incidencia política, suscríbase a nuestro boletín electrónico >