¿Los vaciadores de pozos escaparán de la carga hereditaria de sus trabajos para siempre?

on
27 January 2020
Jhorna Das, septic tank emptier in Khulna, Bangladesh
Tushikur Rahman/SNV

Cuando se mejoran los servicios de saneamiento, ¿qué sucede con las personas que dependen del trabajo manual que desaparece? Mariam Zaqout comenta acerca de una importante consideración en cuanto a los esfuerzos para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, revelada por su investigación con trabajadores de saneamiento en Bangladesh.

En la última década, muchas agencias de desarrollo gastaron millones de dólares en apoyo de la innovación en tecnologías de saneamiento para ayudar a prestar servicios de saneamiento eficaces. En particular, en la gestión de lodos fecales, la innovación ha incluido toda la cadena de saneamiento, desde el usuario hasta el tratamiento o la reutilización. Para transformar la recolección y el transporte de residuos procedentes de letrinas, han surgido diversas tecnologías mecanizadas que se ajustan a las características geográficas regionales y a las características del lodo fecal vaciado.

Avances como el Gulper (bomba manual portátil) y el Vacutug (máquina portátil extractora de lodo fecal) tienen por objeto sustituir gradualmente la práctica del vaciado manual que es ampliamente utilizada en muchos países. Estas tecnologías facilitan servicios eficientes, limpios, en algunos casos más económicos y más fáciles que el vaciado manual. También ofrecen condiciones de trabajo más dignas y seguras para los trabajadores de saneamiento que las operan. Muchos profesionales de la investigación, las políticas y las prácticas han recibido con agrado esta tendencia a la innovación como un gran progreso en el objetivo de aumentar el acceso a servicios de saneamiento gestionados de forma segura, para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6.2.

Julius Chisengo, 49 años, trabajador de saneamiento, vaciando lodos fecales en una pequeña planta de tratamiento de lodos, Kigambon-Umawa, Dar es Salaam, Tanzania.
WaterAid/James Kiyimba
Julius Chisengo, 49 años, trabajador de saneamiento, vaciando lodos fecales en una pequeña planta de tratamiento de lodos, Kigambon-Umawa, Dar es Salaam, Tanzania.

Las mayores preocupaciones de los trabajadores: estigma, salud, seguridad y pérdida de empleo

Sin embargo, la adaptación al uso del vaciado mecanizado presenta muchas deficiencias. Por ejemplo, las tecnologías mecánicas suelen ser difíciles y costosas de mantener en entornos de bajos ingresos, costosas para los proveedores de servicios y presentan problemas de acceso técnico en zonas densamente pobladas. Lo que es más importante, contribuyen a la pérdida de puestos de trabajo para un gran número de trabajadores sanitarios.

Recientemente, los desafíos de los vaciadores de fosas han llamado la atención de investigadores y profesionales de derechos humanos y en materia de agua, saneamiento e higiene. Están propugnando, con razón, por condiciones laborales dignas y seguras, porque estos son los desafíos más evidentes y apremiantes a los que se enfrentan los vaciadores de fosas.

Durante mi proyecto de investigación de maestría visité Bangladesh para estudiar el bienestar de los vaciadores de fosas. Estaba devastada principalmente por los testimonios de los vaciadores manuales de fosas, y a veces sorprendida por cambios positivos que algunos estaban presenciando después de cambiar a trabajar en el vaciado mecánico.

Conversé con trabajadores de vaciado de fosas y otros actores de servicios de WASH para evaluar los desafíos y preocupaciones de los vaciadores manuales y mecánicos de fosas. Nuestras conversaciones comenzaron a mostrar temas comunes — uno tras otro, los entrevistados dijeron que el estigma social y las cuestiones de salud y seguridad son los temas prioritarios a abordar. Esto es, hasta que algunos vaciadores de fosas expresaron preocupación por la pérdida de trabajo debido a la propagación del vaciado mecanizado.

El vaciado manual de una letrina de pozo o una fosa séptica requiere mucho trabajo y tiempo; una fosa séptica requiere de cuatro a seis trabajadores y un día de trabajo, mientras que el vaciado mecánico de una (utilizando un tanque de vacío, por ejemplo) requiere dos trabajadores y menos de tres horas de trabajo. Por lo tanto, el vaciado mecanizado reduce considerablemente la mano de obra y el tiempo necesarios, dejando atrás relegados a numerosos vaciadores manuales que han perdido su única fuente de ingresos.

Cambiar de trabajo rara vez es una opción

Uno podría preguntarse: "¿Por qué no cambian de trabajo o se dedican al vaciado mecanizado?" Las personas que ocupan trabajos de vaciado manual de letrinas suelen tener dificultades para cambiar de trabajo. La falta de educación, formación profesional y aptitudes de gestión impide a los trabajadores buscar otras actividades generadoras de ingresos o iniciar una empresa de vaciado mecanizado.

La situación se ve agravada por la situación social y la marginación de los vaciadores de letrinas. Sufren exclusión social y marginación debido a la naturaleza de su trabajo, empeoradas porque, en muchos países, estos puestos de trabajo están ocupados por personas de la clase social o casta más baja. Cuando pregunté a un grupo de vaciadores de letrinas de Khulna, Bangladesh, sobre algún trabajo alternativo, su líder dijo: "Este es un empleo heredado, y esto es todo lo que hacemos. No es fácil para nosotros conseguir trabajo, ya que se nos conoce como barrenderos. También nos vemos obligados a hacer este trabajo porque paga más que otros trabajos extraños, para que nuestros hijos puedan obtener mejores empleos en el futuro".

Otro vaciador de letrinas en Dhaka, la capital, también destacó el reto de buscar otro empleo: "Nuestro mayor problema ahora es que antes teníamos mucho trabajo de limpieza de fosas sépticas, pero ahora tenemos tal vez uno en dos o tres años. Mucha gente está trabajando y así estamos ganando menos. Y dado que todo el mundo nos conoce como barrenderos desde siempre. ¿Qué otra cosa podríamos hacer? ¿Quién nos contrataría si no tenemos otras cualidades?"

Gangalappa, un trabajador sanitario que realiza el servicio manual de alcantarillado para eliminar bloqueos residenciales en Bangalore, India, con dos amigos.
WaterAid/CS Sharada Prasad/Safai Karmachari Kavalu Samiti
Gangalappa, 50 años (centro), es un trabajador sanitario que realiza servicios manuales de alcantarillado para eliminar bloqueos residenciales en Bangalore, India.

Ir más allá de la salud, la seguridad y la dignidad

Informes recientes destacan la necesidad de proteger la salud, la seguridad y la dignidad de los vaciadores de letrinas que han de permanecer en este trabajo. Sin embargo, me propongo arrojar luz sobre una cuestión de segunda generación. No existen estimaciones de la cantidad de personas que trabajan en el vaciado de letrinas y fosas sépticas, pero, tan solo en Bangladesh hay alrededor de 5 millones de barrenderos y vaciadores de letrinas. Por lo tanto, la búsqueda de soluciones sanitarias más limpias debe ir de la mano con el apoyo a las personas para que continúen trabajando. Es necesario absorber en empleos alternativos a las personas obligadas a detener sus empleos de saneamiento manual.

Buscar otro empleo es difícil, pues exige a los trabajadores superar tanto la brecha de capacidades como el estigma social contra las personas que ocupan esos puestos de trabajo. Para apoyar a los trabajadores, los esfuerzos de los asociados para el desarrollo podrían incluir: la creación de más puestos de trabajo en el sector del saneamiento como transición hacia alternativas de empleo más amplias; el fomento de la capacidad empresarial; el acceso a la microfinanciación; y el apoyo a los sindicatos de trabajadores para que defiendan los derechos de los desempleados. La pregunta sigue siendo: ¿Escaparán los vaciadores de letrinas de la carga de la herencia de sus trabajos para siempre?

Lea nuestro informe de investigación La salud, la seguridad y la dignidad de los trabajadores de saneamiento, publicado con el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo.

Explore las vidas de los trabajadores de saneamiento a través de nuestra función de historia interactiva >

Mariam Zaqout es candidata a doctorado en la Universidad de Leeds. Sígala en Twitter en @ZaqoutMariam y en Política global, práctica e incidencia política de WaterAid en @WaterAid.