Más allá de lo habitual para el lavado de manos

on
24 May 2016
in
Higiene
Thumbnail
WaterAid/ Jordi Ruiz Cirera

Este mes de abril, WaterAid, la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la Asociación Global Público-Privada para el Lavado de Manos copatrocinaron el grupo de reflexión anual sobre lavado de manos 2016. Om Prasad Gautam, gerente de soporte técnico para higiene de WaterAid, y Hanna Woodburn, directora de la secretaría de la Alianza Global Público-Privada para el Lavado de Manos, presentan nuevas ideas y los temas clave discutidos.

El acuerdo de las Naciones Unidas sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6, específicamente la Meta 6.2 que pide a la comunidad mundial que logre el acceso a saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos para 2030, es un gran paso.

Pero si esperamos alcanzar este objetivo que vale la pena, debemos romper nuestro enfoque de "negocio como de costumbre" para abordar las cuestiones. Especialmente en lo que respecta a la higiene, que no se incluyó en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, debemos hacer un balance de lo que sabemos sobre el cambio de comportamiento, identificar las lagunas y explorar cómo podemos traducir nuestros conocimientos en acciones.

En pos de estos fines, WaterAid, la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la Asociación Global Público-Privada para el Lavado de Manos copatrocinaron el Think Tank 2016 del 12 al 13 de abril de 2016.

El Think Tank, que se celebra anualmente, aborda grandes ideas sobre el cambio de comportamiento en el lavado de manos, con el objetivo de impulsar el sector hacia adelante. Este año se debatieron tres áreas temáticas:

Integración


 

La combinación de los esfuerzos y los recursos de los sectores para alinear prioridades, estrategias e intervenciones de programas similares pero potencialmente competidores, a fin de maximizar los resultados.

Configuración


 

Los atributos que definen el entorno físico, biológico y social; poseer una comprensión de los escenarios propios pueden impactar cambios en el comportamiento y desencadenar la adopción de prácticas críticas.

Escala/
sostenibilidad




La escala se refiere a la capacidad de aumentar la tasa de progreso y ampliar el enfoque de la intervención de la población objetivo a una escala mayor (es decir, toda una población). La sostenibilidad se refiere a la capacidad de una población destinataria de mantener una intervención o práctica más allá de la vida de un programa sin asistencia financiera o técnica externa.

Los expertos que exploraron la vanguardia de cada uno de estos temas hicieron breves presentaciones, y los participantes trabajaron juntos para identificar lagunas y desafíos, y explicaron cómo debía responder el sector.

Temas clave del grupo de reflexión

Durante los dos días del curso práctico surgieron algunas esferas clave de consenso.

  1. La integración del lavado de manos en sectores y programas relacionados, como la atención neonatal, la nutrición, la educación y el saneamiento, será esencial para alcanzar la meta 6.2 de los ODS. La integración no sólo es importante para alcanzar escala, sino que también repercute en la sostenibilidad.
    Sin embargo, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Aunque integrar el lavado de manos en las intervenciones de salud neonatal y bienestar, por ejemplo, tiene sentido como una forma de prevenir infecciones mortales, todavía hay escasez de evidencia en torno a factores clave: ¿Cuáles son los tiempos críticos? ¿De quién la limpieza de las manos es más importante en el hogar y en instituciones como los centros de atención de la salud? ¿Cómo promovemos el lavado de manos cuando hay una serie de comportamientos que son importantes en este contexto?
  2. El concepto de perturbación del entorno es importante para cambiar el comportamiento. Implica infundir en la comunidad el deseo de fomentar una norma social que aliente, incite y refuerce los comportamientos y prácticas de lavado de manos. Sin embargo, los programas de cambio de comportamiento que promueven el lavado de manos con jabón siguen enfrentando problemas. Un modelo centrado en el comportamiento y un marco para valorar, diseñar, implementar y evaluar las intervenciones de cambio de comportamiento, pueden ayudar a subsanar las deficiencia: — ¿Qué «roles» y «narrativas» que no están necesariamente relacionados con la salud pueden promoverse? Por ejemplo, ¿hay alguna manera de conectarse con las mujeres que deseen servir de modelo, dispuestas a actuar como promotoras de la igualdad y demostrar buenas conductas de higiene? ¿Qué tan sostenibles son las señales ambientales? Es decir, ¿en qué medida es posible modificar los entornos físicos y proveer productos conductuales (como jabón, lavabos y agua)? ¿Y cómo se puede motivar y reforzar continuamente el deseo social mediante recordatorios visuales de cambio de comportamiento?
  3. Garantizar que los programas de lavado de manos con jabón sean sostenibles y escalables requerirá que los ejecutores evalúen si todos los actores (por ejemplo, la sociedad civil, el sector privado, los gobiernos, las organizaciones comunitarias, etc.) están representados y consultados tanto en el diseño de las intervenciones como la ejecución de la programación y que sus puntos fuertes se están utilizando para inspirar la coinnovación. Sin embargo, antes de que puedan alcanzarse eficazmente la escala y la sostenibilidad, deben abordarse los principales desafíos para medir los programas, incluida la financiación para la evaluación a largo plazo y el mecanismo institucional para reforzar el comportamiento, y debe existir un enfoque para aprovechar las aspiraciones del objetivo población.
  4. Lamedición de los resultados del cambio de comportamiento fue una conversación importante consistente en todo el Think Tank. Sabemos que "lo que se mide se hace". Y así, especialmente con los ODS, es vital medir la disponibilidad de estaciones de lavado de manos con agua y jabón.

Sin embargo, el acceso a las estaciones de lavado de manos no garantiza su uso. El comportamiento del lavado de manos es especialmente difícil de medir con precisión y, como sector, tenemos que seguir abordando este reto.

De hechos sólidos a acciones sólidas

Los hechos sobre el lavado de manos son claros: no solo protege la salud, sino que también afecta la nutrición, la educación y la equidad. Y, además de ser eficaz, es asequible y accesible.

Sin embargo, a pesar de los claros beneficios de la higiene, con demasiada frecuencia no se da prioridad, desde el nivel personal hasta el nivel político. El Think Tank de Lavado de Manos intentó rectificar esto arrojando luz sobre nuevas ideas sobre el lavado de manos y el cambio de comportamiento, sobre el cual los implementadores pueden actuar.

Esperamos que el Think Tank haya iniciado importantes debates sobre la integración del lavado de manos, la configuración, la escala/sostenibilidad y la medición de los resultados del cambio de comportamiento que nos ayuden a aprender cómo podemos seguir mejorando el cambio de comportamiento en el lavado de manos y, en última instancia, desencadenar acciones.