Nuevas innovaciones para nuevos retos en el mundo del agua

6 min read
Miniatura
WaterAid/Chileshe Chanda

El 28 de agosto de 2016, figuras clave en el mundo del agua y el saneamiento iniciarán la Semana Mundial del Agua, que se celebrará anualmente en Estocolmo. Barbara Frost, directora ejecutiva de WaterAid, reflexiona sobre los desafíos que enfrenta el acceso universal al agua, y su última visita a la Semana Mundial del Agua antes de retirarse el próximo año.

La Semana Mundial del Agua de Estocolmo de este año, que reúne a las partes interesadas comprometidas con los derechos de todos a acceder al agua potable y al saneamiento, será un evento de sentimientos encontrados para mí.

Es mi última Semana del Agua como directora ejecutiva de WaterAid, ya que me retiraré el año que viene, y asisto sabiendo que me reuniré con muchas personas que han sido una gran fortaleza e inspiración para mí durante los últimos 11 años. Junto con todos mis colegas de WaterAid y nuestros socios, todos los presentes tienen un papel clave que desempeñar para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, y nuestro objetivo común de erradicar la pobreza extrema para 2030 y lograr el acceso universal a los servicios básicos.

El evento de este año se produce justo antes del primer aniversario de la firma de los Objetivos Globales de las Naciones Unidas, que incluían el Objetivo Global 6 y un compromiso con el acceso universal al agua y al saneamiento, esenciales para una vida saludable y medios de subsistencia, para la paz y la prosperidad. 

Iré con un verdadero sentido de esperanza y emoción para la futura transformación de millones de vidas en todo el mundo, a medida que las mujeres y sus familias tienen acceso por primera vez al agua potable, a inodoros y a la higiene.

Soluciones creativas para el acceso al agua y al saneamiento

Un objetivo claro e independiente para el agua y el saneamiento, y el reconocimiento en los demás objetivos de la naturaleza esencial del Objetivo 6 son esenciales para alcanzar la escala de ambición necesaria para erradicar la pobreza extrema. Se basará en el éxito de los Objetivos de Desarrollo del Milenio al reducir a más de la mitad el número de personas sin acceso al agua, y también centrará la atención desesperadamente necesaria en la provisión de saneamiento, que está tan rezagada. 

El saneamiento y la higiene deficientes provocan que los niños estén desnutridos, que las niñas abandonen la escuela en la pubertad, que las madres cuiden a niños enfermos y, en el peor de los casos, que se pierdan vidas jóvenes. Una situación inaceptable. 

Sin embargo, se están logrando avances en todo el mundo para garantizar un acceso universal sostenible, un ejemplo de lo cual destacaremos esta semana, ya que WaterAid entrará en el mundo de la realidad virtual con el apoyo de nuestro socio HSBC. Nuestra impresionante película transporta a los espectadores a la aldea nepalí de Kharelthok, que se está recuperando actualmente de los devastadores terremotos de 2015, y muestra cómo se están reparando los sistemas de agua y las letrinas.

Es una película increíble, que esperamos aporte una nueva comprensión de nuestro trabajo, sobre la gran necesidad que aún existe y el arduo trabajo de las comunidades y socios para hacer frente a una enorme adversidad. 

También destacaremos los avances en la India, un país que ahora es una potencia regional con una economía de rápido crecimiento. El primer ministro Narendra Modi dirige personalmente una misión para poner fin a la defecación al aire libre para 2019, un enorme desafío agravado por el hecho de que solo el 40 % de la población tiene actualmente acceso a saneamiento seguro.

Nuestro analista principal de políticas sobre saneamiento, Andrés Hueso, ha estado estudiando cómo la ciudad de Visakhapatnam, la capital económica del estado de Andhra Pradesh, en el sur de la India, está realizando avances impresionantes para eliminar la práctica de la defecación al aire libre (que es común en asentamientos informales y barrios marginales de muchas de las ciudades de rápido crecimiento al sur de Asia) ya que la infraestructura no está a la altura. 

Comprender la priorización política y las soluciones creativas que ayudaron a la ciudad a lograr este progreso es el objetivo del documento de investigación A Tale of Clean Cities, que se presentará en Estocolmo en un evento colaborativo sobre saneamiento en toda la ciudad. 

Agua para un crecimiento sostenible

Si bien celebramos el progreso, no obstante, no subestimamos la magnitud del desafío que se avecina para alcanzar el Objetivo Global 6, y el primer año de los nuevos objetivos ha sido de gran incertidumbre y desafío para el desarrollo futuro de nuestro planeta. 

Una crisis de refugiados masiva y permanente significa que millones de personas se ven desplazadas y sobreviven en los márgenes, demasiadas de ellas expuestas a enfermedades causadas por el agua sucia y el saneamiento deficiente. Las temperaturas mundiales siguen aumentando, lo que da como resultado una serie de los meses más calurosos jamás registrados y alimenta los temores de los fenómenos meteorológicos extremos que se verán exacerbados por el cambio climático. Además, los Juegos Olímpicos de Río han destacado la importancia mundial de los sistemas de saneamiento adecuados para las grandes ciudades del mundo, pues los atletas compiten en sus muy contaminadas bahías tomando precauciones extremas contra los altos niveles de virus y bacterias que acechan en las aguas. 

La Semana Mundial del Agua de este año se centra en el agua para un crecimiento sostenible. Este elemento vital para todos nosotros tiene una demanda cada vez más preciada, debido a las necesidades competitivas de la industria y a las poblaciones en crecimiento y movimiento que se enfrentan al agotamiento de muchas fuentes tradicionales de agua dulce.

El impacto de la escasez del agua y del cambio climático es claramente visible en una nueva exposición fotográfica que estamos montando con el apoyo de H&M Conscious Foundation. El célebre fotógrafo Malin Fezehai viajó a Thatta, Pakistán (lugar de las devastadoras inundaciones de 2010) para capturar la lucha continua frente a la escasez de agua dulce y la salinización que asolan a la región, y nuestro trabajo con escolares de la zona, en fotografías que son inquietantemente tristes y a la vez están llenas de color y esperanza. 

Para persuadir a otros de la importancia de lograr el acceso universal, debemos seguir uniendo los puntos para mostrar cómo la falta de acceso al agua potable y al saneamiento seguro afecta a tantas áreas dispares. 

El evento Nutrition for Growth previo a los Juegos Olímpicos de Río nos ayudó a destacar los vínculos entre WASH y la malnutrición. Esta es un área de gran importancia, ya que el 50 % de la desnutrición, la forma más común de malnutrición, está vinculada a las infecciones crónicas y a los parásitos intestinales que provienen del agua sucia y la mala higiene. Nuestras nuevas publicaciones, Caught Short y The Missing Ingredients, muestran claramente cómo los países con los peores índices de retraso en el crecimiento suelen lidiar con el mal acceso al agua y al saneamiento, y cuántos países no están integrando adecuadamente un enfoque en el agua, el saneamiento y la higiene en sus políticas y planes para mejorar la nutrición. 

No hay tiempo que perder

Por último, como siempre en la Semana Mundial del Agua, alentamos al mundo corporativo a unirse a nuestra visión de un mundo en el que todo el mundo tenga agua potable, saneamiento e higiene para 2030. El trabajo de WaterAid junto a nuestros socios promueve el acceso al agua, el saneamiento y la higiene en las comunidades en las que viven las personas marginadas y donde trabajan las corporaciones, y también en toda la cadena de suministro, desde los recolectores de té y pequeños agricultores hasta las fábricas de ropa.

Esta nueva era, tan llena de desafíos, requiere una nueva mentalidad y una resolución centrada. La ambición de los Objetivos Globales de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas exige que todos salgamos de nuestras zonas de confort y cuestionemos los conocimientos recibidos para crear nuevas alianzas y nuevas formas de trabajar. No solo tenemos que cumplir la promesa del Objetivo 6 y ofrecer acceso al agua y al saneamiento a todos en todo el mundo, sino también mostrar cómo ese acceso ayudará a cumplir tantos de los otros Objetivos. Por ejemplo, al llevar agua potable a una comunidad, ayudamos a facilitar la vida de las mujeres y las niñas y ayudamos a alcanzar el Objetivo 5 de igualdad de género. 

Proteger a las personas de las enfermedades transmitidas por el agua no solo contribuye al Objetivo 3 de buena salud, sino que también aumenta la productividad, lo que contribuye al Objetivo 8 y al desarrollo económico. El efecto dominó positivo de llevar agua potable y saneamiento cambia las vidas de muchas maneras y contribuye profundamente al desarrollo humano.

Quedan solo 14 años para 2030 y el cumplimiento previsto del compromiso con el Objetivo 6: acceso al agua y al saneamiento para todos en todas partes. Se necesitan urgentemente nuevos enfoques, una sólida voluntad política, sistemas eficaces, inversión y nuevas asociaciones de colaboración. No hay tiempo que perder.

Barbara Frost está en Twitter como @barbarafrost