Olvídese de la educación en materia de higiene, cambie el comportamiento del mercado

on
18 May 2018
Miniatura
WaterAid/Geoff Bartlett

¿Cómo podemos crear una demanda de baños domésticos y garantizar que se utilicen de forma adecuada y sistemática? En la segunda parte de su serie de blogs sobre cómo conseguir baños para todos en Ghana, Chaka Uzondu, director de políticas de WaterAid Ghana, explora el reto de la creación de demanda de baños domésticos.

El hecho de no tener acceso a un baño, no significa que se quiera tener uno. Pero para que todo el mundo, en todas partes, pueda llevar una vida sana, los más de 1.2 millones de hogares ghaneses que actualmente no tienen acceso a un baño decente tienen que conseguirlo. Y cuanto antes, mejor. Sin embargo, tener un baño pero no usarlo siempre, y/o no practicar una buena higiene en los momentos clave, anula el propósito de tener un baño en primer lugar, no es sólo tener uno lo que cuenta.

Entonces, ¿cómo creamos demanda de baños domésticos y aseguramos que las personas los utilicen de manera adecuada y consistente?

Responder a esta pregunta supone una oportunidad para los Ministerios de Saneamiento y Recursos Hídricos, de Gobierno Local y Desarrollo Rural, de Género y Bienestar Social, de Salud, de Educación, de Agricultura, de Finanzas, de Vivienda y la Oficina del Presidente. Y la respuesta requiere que todos estos ministerios y sus diversos departamentos trabajen juntos.

¿Qué hace que la gente se comporte?

Volvemos a la pregunta: ¿cómo crear demanda de baños domésticos? En primer lugar, hay que entender el comportamiento actual. ¿Por qué la gente defeca en el monte y en las playas? La mayoría de las veces es la opción más fácil: ¿por qué hacer fila para usar un supuesto baño público, que probablemente esté mal mantenido y huela mal, cuando la playa ofrece una vista panorámica y el relajante sonido de las olas?

¿Por qué apresurarse a construir un baño en tres meses sólo para verlo arrastrado durante la temporada de lluvias? El análisis costo-beneficio es racional: ahorra los recursos limitados para usos prioritarios (un par de zapatos para su hijo), da un mejor uso a su mano de obra (reparaciones del hogar) y defeca en unos arbustos, detrás de unas rocas o detrás de un gran árbol.

Hamibu points to the open defecation area and rubbish dump behind his house. Lamakara, Tamale, Ghana September 2016

Olvídese de "educar"

¿Qué hacemos para cambiar este comportamiento? ¿Educar a la gente? Esa es la primera reacción y un error común. La educación en materia de higiene es más un fracaso que un éxito a la hora de cambiar el comportamiento. La investigación sobre el cambio de comportamiento ha demostrado que los enfoques cognitivos tienen una utilidad limitada.

Así que olvídese de "educar". Piense, en cambio, en apelar a otros impulsores del comportamiento. Nadie nos enseña a querer lo que muchos ghaneses llaman "minerales": esas bebidas carbonatadas con altas cantidades de azúcar y sabores artificiales. Hay tres cosas que hacen que estas bebidas insalubres sean omnipresentes:

  1. Marketing a gran escala, que apela a las emociones.

  2. Niveles de azúcar poco saludables, que a menudo son adictivos para nuestras papilas gustativas.

  3. Disponibilidad barata.

Esta fórmula, convenientemente modificada, también puede contribuir a aumentar la demanda y el acceso a los baños domésticos y a mejorar las prácticas de higiene.

  1. Es importante cambiar el comportamiento de "mercado". Es decir, el mensaje debería ser sorprendente y atractivo para las poblaciones objetivo clave. Debe llegar a ellos de una manera emotiva y mantener su atención, y debe llegar a ellos consistente y continuamente, por lo que conduce a un cambio en el sentimiento y el pensamiento.

  2. También necesitamos "agregar valor" al cambio de comportamiento deseado. El reto es hacer creer a la gente que poseer y usar un baño doméstico decente agrega valor, en este caso, valor social. Conozco una comunidad de la región norte de Ghana en la que las mujeres se negaban a casarse con hombres que no tuvieran un baño en sus casas. Los hombres (y las mujeres) deseaban el estatus social de estar casados; ambos querían las afiliaciones que conlleva el matrimonio. Sin embargo, las mujeres se negaban a renunciar a la comodidad, la dignidad y la intimidad que ofrece un baño doméstico decente a cambio del matrimonio. ¿El resultado? Los hombres que querían casarse construyeron baños domésticos. Las mujeres de la comunidad tenían un valor agregado por contar con un baño doméstico.

  3. Hágalo fácil. Haga que sea fácil obtener un baño doméstico. Estamos de vuelta al argumento de mi artículo anterior. Si la gente desea un baño doméstico, debería ser fácil de conseguir. La oferta está vinculada a la demanda; si la demanda no puede satisfacerse eficazmente, esa demanda se socavará. Como el hábito de la defecación al aire libre es normal para muchos, el país no puede permitirse la falta de oferta para socavar la demanda. Podemos hacer que sea un poco más fácil poseer un baño doméstico aumentando el número de artesanos que están entrenados para construirlos bien. Afram Plains Development Organizaciones (APDO) es una ONG nacional que hace esto. Otras organizaciones también están facilitando la colocación de baños, por ejemplo, la asociación entre Global Communities y DuraLast Ghana Ltd para desarrollar Digni-Loo . En resumen, se están realizando esfuerzos para facilitar la obtención de un baño decente. Pero hay mucho por hacer.

Diseñar baños para que se utilicen correctamente

No basta con crear una demanda de baños domésticos, sino que hay que crear una cultura de uso adecuado y constante. Por eso es tan importante el diseño centrado en el usuario. A la hora de diseñar y construir baños, una de las prioridades más importantes es hacer uno que satisfaga las necesidades del usuario: un baño que realmente le guste usar. Dar al usuario una instalación que se adapte a él evita que comportamientos de defecación al aire libre, como los “baños voladores", sean la opción preferida. Al ofrecer una alternativa mejor y preferible, los responsables políticos, las autoridades tradicionales y otros agentes del cambio pueden fomentar la demanda de baños domésticos y un uso adecuado y sostenido.

Imagínese esto: todos los hogares que no cuentan con baños quieren ahora tenerlos. Algunos, especialmente los más vulnerables, necesitarán ayuda (financiera). Esta es una oportunidad que el Gobierno de Ghana puede aprovechar para transformar el saneamiento. El Gobierno podría habilitar la financiación tan necesaria para que millones de hogares tengan acceso a baños decentes en los próximos tres años.

¿Cómo es esto posible? Voy a compartir algunas ideas en mi próximo artículo. Mientras tanto, vamos a 1) entrenar artesanos de letrinas, y 2) crear una demanda masiva de baños decentes.