Poner los derechos humanos en el centro de nuestro enfoque

5 min read
Thumbnail
WaterAid/Habibul Haque

En vísperas del Día de los Derechos Humanos, Tom Palakudiyil, Director Regional de WaterAid para Asia Meridional, examina la evolución del enfoque de WaterAid hasta un punto en el que los derechos humanos son fundamentales para nuestro trabajo y un enfoque basado en los derechos fundamentales para lograr nuestra visión.

Hacer que los servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) sean accesibles a las personas pobres y marginadas fue la visión fundadora de WaterAid, y ha seguido siendo su objetivo y enfoque a lo largo de sus 35 años de trayectoria. Sin embargo, lo que ha cambiado con el tiempo es la comprensión de la organización sobre cómo trabajar para lograr este objetivo a medida que cambian los contextos y surgen nuevas oportunidades y desafíos.

Comprender el papel de WaterAid

En los primeros años de WaterAid, los actores del sector consideraron que la pobreza en términos de WASH era principalmente un problema técnico: la ausencia de pozos, grifos e inodoros. La respuesta efectiva a tales necesidades de WASH sin cumplir sería hacer que estas instalaciones estuvieran disponibles. Por lo tanto, invertir en más grifos e inodoros se convirtió en el foco principal de la intervención del programa de WaterAid.

Aunque estas intervenciones a nivel micro produjeron cambios significativos en las comunidades en las que trabajaba WaterAid, quedó claro que abordar las necesidades de WASH de muchas otras comunidades de un país requeriría una participación más amplia con todo el sector mediante la contribución al desarrollo y las reformas de políticas y directrices. Por lo tanto, la política, la incidencia política y las campañas se convirtieron en un punto de interés igualitario para invertir en instalaciones de WASH sobre el terreno.

Sin embargo, la ausencia de buenas políticas y directrices no es la única limitación para la prestación efectiva de los servicios de WASH. Otros “bloqueos” se interpusieron en el camino, como: finanzas inadecuadas; aptitudes inadecuadas para gestionar estas finanzas y desarrollar planes realistas; y sistemas inadecuados para el monitoreo y la coordinación eficaces. Por lo tanto, el “fortalecimiento del sector” para eliminar estos bloqueos se convirtió en parte integral del trabajo de WaterAid. Esto cambió nuestro enfoque de centrarnos en los aumentos graduales del número de usuarios al cambio sistémico que allanará el camino para un acceso universal constante.

Una revisión de 2014 de nuestras iniciativas para incorporar la equidad y la inclusión señaló que el acceso constante a los servicios de WASH dependía críticamente de la presencia continua del agente externo benévolo. La revisión recomendó que la siguiente fase de la travesía de WaterAid cambiara el enfoque de satisfacer las necesidades de WASH de las personas marginadas a través de la prestación de servicios a capacitar a las comunidades para que reconozcan estos servicios como sus derechos y los exijan. La resolución de la ONU de 2010 que reconoce el agua y el saneamiento como derechos humanos proporcionó un impulso adicional para hacer este cambio e integrar un enfoque basado en los derechos en los programas.

Del acceso al empoderamiento: enfoque basado en los derechos

El enfoque basado en los derechos se basa en el reconocimiento de que, más allá de los factores técnicos y financieros, las relaciones de poder en una comunidad son fundamentales para que se respeten los derechos básicos como los de educación, alimentación y WASH. Es decir, las personas están excluidas de WASH (o de cualquier otra instalación básica) principalmente debido a la falta de poder y no a la falta de recursos. Así, incluso en un pueblo con escasez de agua en una zona propensa a la sequía, un agricultor rico a menudo puede regar sus tierras, porque, además de los recursos financieros para pozos y bombas, también tiene el poder dentro de la comunidad para apropiarse de una parte desproporcionada del agua disponible.

Por lo tanto, una característica fundamental del enfoque basado en los derechos es facilitar un proceso mediante el cual los “titulares de derechos” (ciudadanos) estén facultados para responsabilizar a los “titulares de derechos” (el estado u otros proveedores de servicios) para que respeten sus derechos humanos y sus derechos legales.

El camino hacia el empoderamiento

El empoderamiento de los excluidos comienza con aumentar gradualmente el acceso a la información. Esto se transforma en conocimiento (cuando las personas marginadas internalizan la información y la aplican a sí mismas y a sus propias situaciones), y luego mediante el análisis (cuando empiezan a hacer la pregunta “¿por qué? ”) se transforma en una verdadera concientización. La concientización es la base de un proceso de empoderamiento que ayuda a las personas marginadas a desarrollar la capacidad de levantar la voz y, por último, a ser lo suficientemente fuertes como para influir o efectuar el cambio.

Para que los titulares de obligaciones rindan cuentas también se requiere un proceso de cambio. Para ellos, las etapas hacia la “rendición de cuentas” incluyen un aumento de la accesibilidad, una mayor transparencia, una mayor capacidad de respuesta y una mayor disposición a sancionar a quienes no cumplen sus obligaciones con las personas marginadas y otros ciudadanos.

Por lo tanto, el enfoque basado en los derechos implicaría: (i) empoderar a los excluidos para que puedan cambiar los equilibrios de poder con respecto a los titulares del poder; (ii) crear un entorno de rendición de cuentas entre los titulares de obligaciones y los proveedores de servicios; y (iii) trabajar para incorporar esto en el “sistema”.

Un componente integral de nuestro enfoque programático

La progresión de un enfoque exclusivo de prestación de servicios a uno que se centre también en el cambio sistémico que garantice que estos servicios se brinden de manera equitativa y sostenible es el objetivo final del Enfoque programático de WaterAid. Este enfoque capta la evolución del papel de WaterAid y guía sus programas para lograr el acceso universal a WASH para 2030.

Las perspectivas del enfoque basado en los derechos, especialmente la importancia que concede a los procesos que promueven tanto la capacidad de respuesta de los titulares de obligaciones para cumplir como el empoderamiento de los titulares de derechos para responsabilizar a los titulares de obligaciones, son indispensables para un enfoque programático. Por lo tanto, también son fundamentales para poner en práctica la Estrategia Global de WaterAid, especialmente el compromiso de “abordar las desigualdades y abordar las causas subyacentes de estas desigualdades”. Por lo tanto, incorporar las percepciones de un enfoque basado en los derechos es una parte integral de la trayectoria de WaterAid para conseguir su visión.

Dos implicaciones

Hay dos implicaciones prácticas a destacar de la evolución de la comprensión del papel de WaterAid. Una es un cambio en su imagen de ser donante y proveedor de recursos a ser facilitador y catalizador tanto con socios gubernamentales como no gubernamentales. La otra, en la era de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es la importancia de la colaboración con otros actores que también buscan abordar las causas subyacentes de la pobreza extrema alterando las relaciones de poder que impiden que las personas pobres e impotentes exijan sus derechos a los servicios básicos.

Ambas influyen de manera importante en la eficacia de WaterAid para contribuir a la “erradicación de la pobreza extrema” y “no dejar a nadie atrás”.