Por qué el agua, el saneamiento y la higiene pertenecen al enfoque del VIH

4 min read
Thumbnail
WaterAid/Anna Kari

Al observar este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA 2015, estamos convencidos de que es posible acabar con el sida para 2030, con las herramientas y prácticas adecuadas. Percy Ngwerume, oficial sénior de Programas, SafAIDS y Mafupu Esther Mokoena, líder del equipo de WaterAid Lesoto y Suazilandia, discuten la importancia del agua y saneamiento en el esfuerzo por poner fin a la epidemia.

“El mundo ha logrado detener y revertir la epidemia de SIDA. Ahora debemos comprometernos a poner fin a la epidemia de SIDA para 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas.

Parte de la lucha contra el SIDA consiste en mantener sanos y productivos a los miembros de sus comunidades que viven con VIH, lo que requiere acceso a agua limpia, inodoros básicos y la capacidad de mantenerse limpios con agua y jabón.

La lucha contra el VIH en contexto

La respuesta a cualquier enfermedad debe basarse en el contexto en el que viven las personas. Muchos de los países más pobres del mundo son también los que tienen los porcentajes más altos de población que vive con VIH (y lugares donde el agua, los inodoros básicos y la buena higiene son más difíciles de alcanzar) en particular para los más pobres y marginados. Esto significa que la salud y la calidad de vida de las personas que viven con VIH están gravemente comprometidas.

Por ejemplo, Lesoto tiene una de las tasas de prevalencia del VIH/SIDA más altas no solo en África subsahariana, sino también en el mundo. La prevalencia general se estima en un 23 %. Los efectos del VIH/SIDA en las familias de Lesoto son devastadores. Hoy en día, los adultos jóvenes constituyen la mayoría de las nuevas infecciones, dejando atrás a una generación de niños que crecen sin el amor y el cuidado de sus padres. Los abuelos y los niños mayores son abandonados para asumir la responsabilidad, lo que causa problemas financieros, emocionales y de desarrollo.

Pero la mayor parte de la atención se centra en los aspectos médicos del VIH/SIDA, más que en cuestiones de dignidad y calidad de vida de las personas que viven con VIH/SIDA, y de quienes las cuidan o que se quedan atrás después de su muerte. 

Casi el 70 % de la población de Lesoto no tiene acceso a baños privados seguros y el 18 % no tiene acceso a agua potable. Sin embargo, el agua, el saneamiento y la higiene no suelen integrarse en los programas destinados a mejorar la salud de las personas que viven con VIH.

Las personas que viven con VIH necesitan dos veces y media la cantidad de agua que necesita una persona sana. Nueve de cada diez personas con VIH padecen diarrea principalmente debido a la falta de acceso a las instalaciones y servicios de WASH, y se necesita agua potable para la rehidratación, el lavado, la ropa y la limpieza general.

Las enfermedades e infecciones oportunistas y potencialmente mortales, incluida la neumonía, son causadas y agravadas por el escaso acceso a agua potable, saneamiento e higiene. Y para tomar medicamentos antirretrovirales (ARV) de forma segura, las personas que viven con VIH necesitan aproximadamente 1.5 litros de agua potable diariamente.

Para las madres que viven con VIH, el acceso al agua potable y la capacidad de lavarse con jabón pueden ser una cuestión de supervivencia para los pequeños recién nacidos, que tienen tres veces más probabilidades que otros recién nacidos de tener diarrea. Las enfermedades consecuentes son cada vez más graves, ya que la falta de agua potable y condiciones de vida limpias reducen sus posibilidades de supervivencia.

Y, por último, imagínese la carga y la tensión de obtener agua de fuentes lejanas para personas que viven con VIH con niveles de energía reducidos, efectos secundarios de los medicamentos o síntomas de infecciones oportunistas.

¿Cómo integramos los servicios de WASH y el VIH?

La pregunta para nosotros se convirtió en qué hace falta en las políticas y los programas que podría permitirnos integrar el trabajo en materia de WASH y el VIH.

El año pasado, WaterAid y SafAIDS analizaron las necesidades y las brechas entre la programación para WASH y para el VIH en las políticas, directrices y marcos. Encontramos relaciones limitadas y una coordinación muy estrecha entre los dos sectores. Hay financiamiento limitado para las actividades integradas de WASH y VIH, por lo que los programas se ejecutan en silos.

En los cuatro países que estudiamos (Lesoto, Suazilandia, Mozambique y Zambia), nuestros hallazgos indican que lo que se necesitaba era una guía sencilla, pero completa, para dar apoyo práctico a la integración de los programas de WASH y VIH, incluidos la prevención, el tratamiento y la atención.

Así que elaboramos una: Una guía de campo para integrar los programas de WASH y el VIH en el sur de África. La llamamos una guía “bidireccional”, lo que significa que las organizaciones que trabajan en los sectores de WASH y el VIH pueden utilizarla.

Esta guía, basada en la evidencia, amplía el trabajo de nuestra evaluación de brechas y necesidades de 2014 y ayudará a WaterAid y SafAIDS a trabajar para movilizar al gobierno y a otras partes interesadas a fin de integrar mejor los esfuerzos en materia de WASH y el VIH. Ahora buscamos que los profesionales utilicen la guía y la mejoren. 

Ahora tenemos una oportunidad privilegiada para revivir el discurso sobre la combinación de la programación de WASH y el VIH a fin de lograr el máximo impacto, con los nuevos Objetivos Globales de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, incluido el Objetivo 6 para llegar a todos, en todas partes, con agua y saneamiento y el Objetivo 3 para lograr una vida sana, que incluye poner fin a la epidemia de SIDA para 2030. Se ha renovado la atención en erradicar la pobreza extrema y crear un mundo más sano, justo y sostenible.

Es posible poner fin a la epidemia de SIDA para 2030, al igual que ofrecer acceso al agua y al saneamiento a todos, en todas partes. Para lograrlo se necesitará voluntad política, financiamiento y cooperación.