Promover soluciones innovadoras de WASH en Ghana

4 min read
Miniatura
WaterAid/Nyani Quarmyne

Alrededor del 85% de los ghaneses no tienen acceso a un baño básico, pero un proyecto innovador iniciado por WaterAid Ghana podría ayudar a iluminar el camino. 

Yvonne Kafui Nyaku, oficial de Comunicaciones y Campañas de WaterAid Ghana, analiza cómo una intervención Total de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) podría resolver los problemas de WASH y proporcionar energía en un internado ghanés.

Son las 4 de la mañana, el amanecer, en la escuela secundaria de Salaga, en el distrito East Gonja, Ghana. El campus está tranquilo. Falta el habitual tintineo de cubetas metálicas y golpes de bidones. Los estudiantes que normalmente tienen que despertarse desde la 1 de la madrugada siguen durmiendo.

Los estudiantes solían despertarse lo suficientemente temprano como para dar una caminata de 4 km antes de clases hasta la presa de Kpembe para buscar agua y prepararse para el día. También tenían que despertarse lo suficientemente temprano para hacer del baño en los arbustos antes del amanecer. Por supuesto, no era “genial” que te vieran defecando abiertamente. Despertarse a las 5 o 6 de la mañana se consideraba un lujo porque había un alto precio que pagar por eso: uno llegaría tarde a clases.

Los estudiantes relatan la pesadez de despertarse temprano para buscar agua. Además de la presa de Kpembe, también conseguían agua en Agape, una escuela cercana, donde podían recolectar un bidón lleno de agua por 20 pesewas. A veces pedían agua en las casas cercanas.

La presa de Kpembe era el último recurso debido a la distancia, pero cuando las colas en otros lugares eran largas, o cuando las otras fuentes estaban secas o se averiaban, no tenían más remedio que hacer el viaje.

Pero esas experiencias tediosas e indeseables terminaron con el apoyo de un proyecto iniciado por WaterAid Ghana y patrocinado por HSBC Malta a través del Programa del Agua de HSBC.

Beneficios más allá del acceso mejorado a WASH

El proyecto piloto, llamado Total WASH, se diseñó para promover el saneamiento ecológico y un enfoque de “recursos en transición” para la gestión del saneamiento.

Total WASH es una solución integrada en la que las instalaciones, además de mejorar el acceso a WASH, ayudarán a satisfacer las necesidades energéticas de la cocina de la escuela. Con el tiempo, el programa producirá energía para la escuela a través de un digestor de biogás conectado a la instalación de saneamiento, que procesa la materia fecal para producir gas. El digestor también producirá fertilizante como subproducto, una vez que se haya acumulado una cantidad suficiente de desechos, que la escuela podrá usar en sus tierras de cultivo.

Gracias al proyecto, la escuela secundaria de Salaga tiene un sistema de agua mecanizado que funciona con energía solar y tres bloques de ocho inodoros, con instalaciones de higiene separadas para niños y niñas. También tiene dos cosechadoras de agua de lluvia de 30 m3.

Más de 2,145 estudiantes y maestros ya tienen un mejor acceso al agua apta para el consumo y buenas instalaciones sanitarias. La introducción de la planta de biogás será la cereza del pastel.

Acción sobre un tema desatendido

Esta intervención múltiple es la primera de este tipo en la región norte de Ghana. Muchas escuelas de las comunidades rurales y urbanas pobres de Ghana no tienen un acceso adecuado a WASH.

En las escuelas sin baños, los niños tienen que ir a los arbustos para defecar. En los casos en los que las escuelas sí tienen baños, estos no están separados para niños y niñas, lo cual crea dificultades para las niñas durante sus periodos.

El gobierno de Ghana ha priorizado y sigue haciendo hincapié en mejorar el acceso al agua; más del 80 % de la población de Ghana ya tiene acceso al agua. Todavía existen desigualdades (algunas comunidades a veces pasan días sin agua canalizada y tienen que utilizar agua insegura), pero el gobierno proyecta lograr el acceso universal para 2025.

Por el contrario, el gobierno presta relativamente poca atención al saneamiento y concentra los esfuerzos en este ámbito en el saneamiento ambiental o en la gestión de los desechos, no necesariamente materia fecal.

Un bloque de baños casi terminado, construido por WaterAid en la escuela secundaria de Salaga, en la región norte de Ghana.

WaterAid/Nyani Quarmyne

El nuevo bloque de baños de la escuela secundaria de Salaga, fotografiado cuando estaba a punto de terminarse en noviembre de 2014.

Innovación para obtener beneficios duraderos

El proyecto pionero de la escuela secundaria de Salaga ha demostrado que es posible lograr un cambio, y se han tomado medidas para garantizar que los beneficios se mantengan.

Los miembros de la comunidad escolar han recibido capacitación para operar y administrar las instalaciones; un experto en energía solar y tecnólogo de biogás explicó cómo la energía se deriva del sol y los residuos humanos, respectivamente, y dio una demostración práctica de cómo los sistemas producen energía.

El personal de la cocina y los operadores del sistema también recibieron capacitación para operar y dar mantenimiento a las estufas una vez que se ponga en funcionamiento el sistema de biogás.

WaterAid Ghana espera que el proyecto fomente el trabajo para mejorar el saneamiento en otros lugares de Ghana y que los beneficios de WASH en la escuela lleguen a muchas más comunidades escolares.

La experiencia de este proyecto informará y guiará las intervenciones futuras en otras escuelas comunitarias. WaterAid Ghana tiene la intención de reducir o prevenir por completo el absentismo entre las niñas que asisten a la escuela proporcionando las instalaciones necesarias para mantenerlas en la escuela incluso durante su menstruación.