Respuestas creativas ante el COVID-19 en asentamientos informales

7 min read

Las personas que viven en asentamientos informales hacinados se han visto gravemente afectadas por los cierres y los toques de queda aplicados en respuesta a la pandemia del COVID-19. Mbaye Mbéguéré y Rémi Kaupp comparten ejemplos de respuestas locales inspiradoras a los desafíos, y "lo que tenemos que hacer y lo que no" de nuestra parte para abordar el COVID-19 en asentamientos informales.

Al leer esto, probablemente esté experimentando ,o haya experimentado recientemente, distanciamiento físico. Nunca es una experiencia cómoda, pero menos aún si usted es uno de los mil millones de personas que viven en asentamientos informales o "barrios marginales", donde el hacinamiento es común y la economía a menudo informal.

La mayoría de los gobiernos han reaccionado a la pandemia del COVID-19 decretando cierres, obligando a la gente a quedarse en casa y a cerrar los negocios. Pero cuando los negocios son informales y su economía funciona al día, tales medidas son tanto inviables como increíblemente perjudiciales para el sustento de los residentes. Para colmo de males, algunos gobiernos también han utilizado la excusa de la "higienización" de las zonas urbanas para frenar la propagación del coronavirus para desalojar a los comerciantes y residentes de los mercados, dejándolos sin trabajo y sin hogar.

Otro problema común en los asentamientos informales es el escaso acceso al agua y al saneamiento. En muchas ciudades indias, por ejemplo, el agua es una de las principales razones por las que los pobres de las zonas urbanas necesitan salir de casa todos los días. En otras palabras, el distanciamiento físico es un lujo que solo aquellos que no tienen que hacer ese viaje diario pueden disfrutar.

El agua limpia a menudo cuesta más en los asentamientos informales cuando es proporcionada por intermediarios, lo que reduce la cantidad de agua que las personas pueden pagar para lavarse las manos. Y con la falta de espacio, los residentes a menudo dependen de retretes comunes compartidos, lo que puede aumentar el riesgo de transmisión a través de las superficies y puede ser difícil para los vaciadores de fosas para eliminar lodos cuando están llenos.

Sin embargo, existen oportunidades para organizar en gran medida la prestación de servicios en los asentamientos informales durante la pandemia, con grupos locales y estructuras comunitarias que prestan servicios y recopilan datos sobre los residentes y las instalaciones. Estos grupos están bien situados para organizar las respuestas ante el COVID-19, y muchos ya lo están haciendo.

La gente se lava las manos en la estación portátil sin contacto en el punto de entrada de la comunidad en Bangladesh
Personas lavándose y haciendo fila para lavarse las manos en la estación portátil sin contacto en la entrada de un asentamiento informal en Bangladesh.

Respuestas de base ante el COVID-19 en los asentamientos

Algunas de las respuestas más inspiradoras a la crisis han sido dirigidas directamente por los residentes, ya sea a través de grupos de ayuda mutua recientemente establecidos o de redes existentes de habitantes de barrios marginales. Por ejemplo, en las zonas de Huruma y Mukuru de Nairobi, Muungano wa Wanavijiji, una asociación de residentes, ha estado activa desde febrero instalando estaciones de lavado de manos, elaborando mapas e informes de situación y mostrando cómo están haciendo frente los residentes. Incluso han señalado posibles zonas de aislamiento. En Nigeria y Benin, federaciones similares de pobres de las zonas urbanas han producido "Coronadiarios", que cuentan historias de base sobre la pandemia, ¡que les animamos encarecidamente a leer y ver!

Además, iniciativas como la desarrollada en Sudáfrica para dar voz a las personas que viven en asentamientos informales y que se enfrentan a una grave escasez de servicios básicos de abastecimiento de agua y saneamiento durante la crisis del COVID-19 son respuestas ascendentes que vale la pena destacar. En este ejemplo, los resultados de las consultas diarias se comparten semanalmente con los municipios y los departamentos públicos nacionales pertinentes, para permitir una respuesta rápida del gobierno.

Los investigadores están estudiando estas dinámicas, y las lecciones de brotes anteriores como la del ébola, para obtener lecciones útiles: la Unidad de Planificación del Desarrollo ha estado estudiando los "futuros urbanos" posteriores al COVID-19, y un amplio equipo ha sugerido acciones inmediatas para mejorar el bienestar de los residentes, entre ellas: crear comités de planificación de emergencias en todos los asentamientos; una moratoria inmediata de los desalojos; transferencias inmediatas de dinero en efectivo; el despliegue de trabajadores sanitarios de la comunidad; el suministro inmediato de alimentos, agua y saneamiento; y la asistencia en materia de residuos sólidos.

Una mujer espera, manteniendo la distancia, mientras su recipiente de agua se llena durante la pandemia de COVID-19 en Bangladesh.
Una mujer en un asentamiento de Bangladesh espera, manteniendo la distancia mientras se llena su recipiente de agua.

Nuestra posición sobre la respuesta al COVID-19 en los asentamientos informales

En nuestra respuesta, queremos:

  • Impulsar para que las medidas se basen en el reconocimiento de los derechos de los habitantes de barrios marginales y en la satisfacción de sus necesidades.
  • Adaptar los mensajes al contexto de los asentamientos informales.
  • Aprender de las actividades existentes dirigidas por la comunidad.
  • Abogar a las autoridades el acceso al agua gratuita y salubre, el saneamiento y el lavado de manos.
  • Fortalecer la capacidad de los proveedores de servicios de agua y saneamiento.

Para ejemplos más específicos, WaterAid Bangladesh ha publicado una guía detallada (PDF) para la respuesta ante el COVID-19 en barrios marginales densamente poblados. Por ejemplo, están desinfectando los puntos de agua y los retretes comunales y utilizan baños públicos como estaciones de lavado de manos.

También abogamos por un mejor reconocimiento y apoyo a los trabajadores del saneamiento, que prestan servicios esenciales, y que podrían estar aún más expuestos durante la pandemia. Hay nuevas orientaciones para asegurar que la exposición de los trabajadores sea limitada, pero la realidad es que en muchas ciudades este trabajo esencial se realiza sin protección.

Es importante fortalecer la capacidad de los proveedores de servicios de abastecimiento de agua para que desarrollen estrategias de respuesta para atender a los más pobres en periodos de crisis. De hecho, las empresas de servicios públicos en las grandes ciudades del norte y del sur del mundo, que han dado respuestas de emergencia durante crisis como los terremotos de Nepal o de Haití, pueden asumir ahora el papel de mentores de las empresas más pequeñas del sur que cubren los asentamientos informales. Las empresas de servicios públicos pueden enfrentarse a grandes desafíos en crisis como esta pandemia, y compartir experiencias y lecciones puede ser muy valioso.

Lo que tenemos que hacer y lo que no

Para apoyar nuestras actividades en los asentamientos informales durante la respuesta ante el COVID-19, hemos establecido los siguientes principios:

Lo que tenemos que hacer: Propugnar la distribución gratuita de agua limpia a todos los hogares de asentamientos informales, al menos durante la respuesta de emergencia.

Lo que no: Construir un modo de suministro de agua que cree multitudes.

Lo que tenemos que hacer: Instalar servicios de lavado de manos accesibles en varios rincones de los asentamientos.

  • Consulte con varios usuarios u organizaciones representativas para asegurarse de que la ubicación sea adecuada y segura para todos.
  • Asegúrese de que estas instalaciones sean operativas y sostenibles a lo largo del tiempo.

Lo que no: Instalar cualquier estación de lavado de manos sin modalidad operativa, incluyendo el drenaje o tratamiento adecuado de los residuos líquidos generados y potencialmente contaminados por el coronavirus.

Lo que tenemos que hacer: Adaptar los mensajes al contexto de los asentamientos informales

  • Asegúrese de que estén en línea con la orientación sobre igualdad e inclusión y la orientación sobre higiene.
  • Crear opciones innovadoras para mantener el distanciamiento físico mientras se accede a instalaciones públicas de agua, saneamiento y lavado de manos (como la creación de una rotación, el posicionamiento de las instalaciones en un círculo para mantener la distancia física adecuada, etc.)

Lo que no: Utilizar un enfoque único para todos; los mensajes inapropiados crean dudas y ponen en riesgo todos los esfuerzos de comunicación.

Lo que tenemos que hacer: Implementar soluciones a largo plazo para la prestación de servicios adecuados, inclusivos y sostenibles a los asentamientos, de acuerdo con las obligaciones (por ejemplo, quioscos de agua o puntos de abastecimiento de agua al por mayor conectados a mini redes, pozos, perforaciones).

Lo que tenemos que hacer: Elaborar una estrategia para reforzar rápidamente la capacidad de los proveedores de servicios de agua, saneamiento e higiene para suministrar estos artículos esenciales a los más necesitados.

Lo que no: Apoyar (directa o indirectamente) la liquidación de mercados informales y viviendas en nombre de la "higienización", ni permitir la cuarentena de asentamientos informales enteros debido a un "riesgo para la salud".
 

Esperamos que estos principios y ejemplos también tengan sentido para usted. ¿Qué añadiría usted? ¿Hay más buenos ejemplos de respuestas comunitarias que debamos tener en cuenta? Envíenos un mensaje por Twitter para informarnos.

Mbaye Mbéguéré es Gerente Senior de WASH, Urban, y tuitea como @MbayeMbéguéré. Rémi Kaupp es Asesor del Programa de Saneamiento Urbano y Resiliencia, y tuitea como @RemKau.