Salud mundial: año nuevo, nueva década, nuevos desafíos y oportunidades 

on
20 February 2020
in
Salud
WaterAid/ James Kiyimba

¿Cómo podemos hacer frente a los desafíos sanitarios urgentes de la Organización Mundial de la Salud en materia de agua, saneamiento e higiene (WASH) en los centros de salud, las súper bacterias y la igualdad en la atención sanitaria? Dan Jones destaca las oportunidades que se presentan en 2020 para reforzar la integración en la salud mundial, incluyendo los momentos clave para el WASH, la nutrición y las vacunas.

"La salud pública es, en última instancia, una opción política", escribió el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando publicó en enero una lista de desafíos sanitarios urgentes para la próxima década.

Elaborada por la OMS con aportaciones de expertos en salud global de todo el mundo, la lista pretendía ser un llamado urgente a la acción que "refleja una profunda preocupación por el hecho de que los líderes no están invirtiendo suficientes recursos en las prioridades y sistemas de salud básicos". Este mensaje coincide con nuestra preocupación en WaterAid por el hecho de que los líderes mundiales no están dando prioridad a los elementos fundamentales de una buena salud y de unos sistemas sanitarios sólidos: el agua, el saneamiento y la higiene (WASH).

Mantener limpia la atención sanitaria

Es absolutamente acertado que la lista de la OMS destaque la cuestión fundamental de "mantener limpia la atención sanitaria" (número 13 de la lista, que no se presenta en orden de prioridad). La OMS destaca la crisis de WASH tanto en los centros de salud como en las comunidades. Aproximadamente uno de cada cuatro centros de salud del mundo carece de servicios básicos de agua (casi la mitad en los países menos desarrollados). Miles de millones de personas viven en comunidades que carecen de agua potable o de servicios de saneamiento adecuados, que son los principales factores de enfermedad.

También nos complace ver que WASH se menciona explícitamente en la lucha contra la amenaza de las "súper bacterias" resistentes a los antibióticos (número 12) y, en este año del décimo aniversario del reconocimiento por parte de las Naciones Unidas del agua y el saneamiento como derechos humanos, como una cuestión de equidad e igualdad (número 3).

La aparición de un nuevo coronavirus en China y su propagación refuerza la importancia crucial del WASH, y los consejos de la OMS reiteran que la práctica de una buena higiene de las manos y de los alimentos es una defensa clave contra la infección y la transmisión de enfermedades.

La partera Fostina Sedjoah se lava las manos en el centro de salud de Katiu CHPS, Alta Ghana Oriental.
Wateraid/Eliza Powell
La partera Fostina Sedjoah se lava las manos en el centro de salud de Katiu CHPS, Alta Ghana Oriental.

¿Podemos salir de nuestros aislamientos?

Es evidente que los desafíos sanitarios globales a los que se enfrenta el mundo en la actualidad no pueden resolverse mediante enfoques limitados divididos por sectores tradicionales. Tal vez nunca hayan podido. No lo digo con ligereza, ni para sugerir que yo o WaterAid tenemos todas las respuestas (el sector WASH es tan malo como cualquier otro a la hora de salir de su aislamiento), pero me llama la atención, al mirar el año que tenemos por delante, que la urgencia de encontrar enfoques nuevos, más colaborativos e integrados nunca ha sido mayor.

En muchas de las conversaciones que he mantenido con los ministerios de salud, los organismos donadores y las ONG internacionales que se ocupan de cuestiones sanitarias, apenas hay oposición real a los enfoques intersectoriales integrados. En principio, todos están de acuerdo y asienten enérgicamente. Pero defender el "porqué" es mucho más fácil que conseguir el compromiso con el "cómo".

Nuestra investigación con Acción contra el Hambre en Camboya , Etiopía y Madagascar sobre el alcance de la integración de WASH y la nutrición puso en evidencia obstáculos como el territorialismo político de los ministros y los incentivos perversos de la financiación de los donadores para que los países den prioridad a las ganancias tangibles a corto plazo sobre el fortalecimiento de los sistemassostenibles a largo plazo.

Otro desafío es la dificultad de demostrar la eficacia de los enfoques integrados cuando los estándares de oro tradicionales de la evidencia y la investigación favorecen resultados singulares en entornos cuidadosamente controlados.

Oportunidades en 2020 para comprometerse con un enfoque integrado de la salud mundial 

En WaterAid, seguimos comprometidos con el avance de la conversación hacia soluciones realistas y eficaces. Vemos muchas oportunidades en el próximo año para que los países y los donadores fortalezcan la comprensión y den pasos importantes en la aplicación de enfoques integrados que combinen el WASH y la salud. Y, a lo largo de este año, nuestros equipos nacionales compartirán su experiencia, extraída de la prioridad mundial Healthy Start de WaterAid.

Por ejemplo, en junio, el gobierno del Reino Unido acogerá la próxima reposición de fondos de Gavi, la alianza de vacunas. Gavi y su director general, Seth Berkley, han sido importantes aliados en el impulso de la integración efectiva, ayudando a defender que la inversión en WASH debe ir de la mano con la inversión en vacunas. En un evento conjunto en la Asamblea Mundial de la Salud en 2019 que se enfocó en terminar con el cólera, Seth enfatizó que las vacunas pueden ayudar a manejar los brotes de cólera, pero la solución a largo plazo es la inversión en servicios WASH para todos. ¿Reconocerán los donadores y los países que prometen nuevos fondos a Gavi este año de manera similar la necesidad de invertir en WASH junto con las vacunas como parte de la creación de sistemas de salud sólidos? Esperamos que así sea.

Los países que buscan soluciones concretas en este ámbito podrían aprender de un enfoque integrado promovido por WaterAid Nepal sobre la promoción de la higiene a través de la inmunización rutinaria, que ahora se está ampliando a nivel nacional bajo el liderazgo del Ministerio de Salud de Nepal, con nuestro apoyo para el desarrollo de capacidades. Este enfoque reconoce que una nueva madre llevará a su bebé a una clínica de inmunización al menos cinco veces en los primeros nueve meses de vida del niño, lo que hace que este sea un excelente punto de contacto en el que los trabajadores de la salud pueden promover buenas conductas de higiene que mejorarán la salud de los niños y las familias. Otros países del sur de Asia y África han experimentado con enfoques similares y están dispuestos a aprender, adaptarse y ampliar su alcance.

Otro punto clave para la comunidad sanitaria mundial en 2020 serán los eventos de Nutrición para el Crecimiento encabezados por el gobierno de Japón en torno a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. En ellos se buscarán nuevos compromisos de financiación por parte de gobiernos y donadores para poner fin a la malnutrición.

Esta es otra área en la que en WaterAid hemos estado trabajando arduamente para contribuir a la comprensión de cómo un enfoque integrado que combine WASH y nutrición puede ser beneficioso. Hemos colaborado estrechamente con el Movimiento para el Escalamiento de la Nutrición (SUN) y la Alianza de Saneamiento y Agua para Todos (SWA) para defender un enfoque multisectorial y documentar y compartir las experiencias de los países. En la Reunión Global de SUN de noviembre apoyamos un fructífero debate sobre este tema, en el que se compartieron experiencias de Camboya, Etiopía, Madagascar, Malí y Nepa (lea el resumen del evento aquí). ¿Harán hincapié los que contrajeron compromisos en Nutrición para el Crecimiento en un enfoque multisectorial para abordar la malnutrición, con el WASH como prioridad?

Por último, cabe señalar que cuando los ministros de salud del mundo se reúnan en Ginebra en mayo para celebrar la Asamblea Mundial de la Salud anual, se cumplirá un año desde que adoptaron la primera resolución oficial para actuar en materia de WASH en los centros de salud. Dicha resolución, que se gestó durante años y que finalmente fue adoptada por unanimidad por todos los Estados Miembros, fue promovida por los Ministros de Salud de Tanzania y Zambia, y recibió un amplio apoyo de países tan diversos como Australia, Suazilandia, India, Nigeria y todos los Estados Miembros de la Unión Europea (sí, incluido el Reino Unido). 12 meses después, ¿habrán tomado los ministros de salud medidas concretas para cumplir esta promesa? Ya lo veremos.

Como muestra la lista de la OMS, los mayores desafíos mundiales en materia de salud que se plantean, y por ende sus soluciones, están vinculados por cuestiones multisectoriales que no están limitadas por las fronteras o los sectores. ¿Podemos aprender nuevas formas de colaborar eficazmente, entre ministerios y sectores, para abordarlos? En última instancia, como afirma el Dr. Tedros, no tenemos más remedio que hacerlo si queremos hacer realidad el sueño de la salud para todos.

Todos los desafíos de esta lista exigen una respuesta de algo más que el sector de la salud. Nos enfrentamos a amenazas compartidas y tenemos una responsabilidad compartida de actuar.

– Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus

Dan Jones es coordinador de incidencia política en WaterAid UK. Sígalo en Twitter, y manténgase al día con la política, el programa y la incidencia política de Twitter de WaterAid aquí.