Saneamiento y género: una mirada más allá de lo binario

6 min read
Thumbnail

Las investigaciones han demostrado que la cuestión del acceso transgénero e intersexual al saneamiento no se aborda suficientemente en el sector del agua, el saneamiento y el desarrollo de la higiene. Andrés Hueso y Priya Nath, de WaterAid UK, y Mamata Dash de WaterAid India, debaten los temas de derechos humanos en el centro de la agenda y lo que podría hacerse.

La próxima vez que esté en un lugar público (un restaurante, un festival, un edificio institucional, una escuela o incluso su lugar de trabajo) eche un vistazo a los sanitarios. Normalmente, lo que verá son dos secciones: una para hombres y otra para mujeres.

Puede que nunca le haya prestado atención, pero muchas personas y comunidades luchan con esta opción binaria (una u otra) entre mujer y hombre, sin espacio para nada que varíe o se interponga en el medio. No obstante, es posible que los miembros de las comunidades transgénero e intersexuales luchen con esta elección todos los días. En algunos casos puede ser que no se identifiquen con ninguna categoría de género, por lo que decidir a dónde ir podría ser estresante a nivel psicológico o socialmente incómodo. Esto puede ser un problema en las escuelas, especialmente para los estudiantes que están pasando por la transición de hombre a mujer o viceversa.

En otros casos, una persona puede temer o estar cansada de recibir amenazas, ser abusada, acosada o atacada cuando usa el inodoro del género con el que se identifica. Incluso ha habido casos en los que se niega el acceso.

Violación generalizada de los derechos

Algunos pueden pensar que se trata de un problema muy aislado, pero las estimaciones, por aproximadas que sean y con una variación considerable, muestran una imagen diferente. Un estudio, basado en los registros médicos, estima que 1 de cada 2000 personas nacen en la categoría intersexual; otro estudio (PDF) encontró que el 0.6 % de la población estadounidense se identifica como transgénero; e India tiene una población de 500,000 personas transgénero, según cifras de los censos.

Más allá de los números, los desafíos que enfrentan las personas transgénero e intersexuales para acceder a los baños públicos deben verse como una violación de varios derechos humanos, incluido el derecho al saneamiento, el derecho a la privacidad y el derecho a no discriminación.

Dentro de la comunidad de desarrollo, en el sector del saneamiento, rara vez hemos analizado el género más allá del hombre y la mujer. Para ser honesto, recientemente empezamos a observar de manera significativa las dimensiones del saneamiento masculino frente al femenino. Las publicaciones, los manuales y los artículos sobre la higiene menstrual o la violencia contra las mujeres vinculadas a WASH tienen, en su mayoría, menos de una década de antigüedad. Las consideraciones no binarias han estado ausentes en gran medida, tal vez con algunas excepciones.

Forjar un camino

Por fortuna, las comunidades y los activistas transgénero no nos han estado esperando y han estado abogando por soluciones. Un ejemplo de activistas indios, por ejemplo, son los baños para el tercer género designados solo para personas transgénero. Esto ya ha arrojado resultados, y diferentes autoridades municipales prometen instalar baños para personas transgénero. Un ejemplo de ello es la estación de autobuses de la ciudad de Mysore, donde recientemente se abrió un baño para personas transgénero.

Adaptarse al contexto

Sin embargo, no existe una solución de “única”. Aunque la creación de una categoría adicional de baños —los baños transgénero (también llamados baños para el tercer género)— parece haber sido priorizada hasta ahora en algunos lugares, algunos dentro de las comunidades transgénero son críticos con este enfoque. Si bien los baños transgénero pueden proporcionar una forma más segura de acceder al saneamiento, existen concesiones importantes en cuanto a que estos pueden reforzar la estigmatización e incluso provocar que se prohíba que las personas tengan acceso a los baños del género con el que se identifican.

La lucha por la identidad y la dignidad es fundamental para los esfuerzos de los activistas y grupos transgénero. La incertidumbre sobre cómo se desarrollará la disposición de los baños con respecto a esas dimensiones explica la falta de consenso sobre las soluciones.

La dinámica del contexto también desempeña un papel crucial. Los baños transgénero pueden ser una opción en la región del sur de Asia, donde las comunidades transgénero han tenido, en algunos lugares, aceptación social (o al menos reconocimiento) durante siglos y, en algunos casos, están legalmente reconocidos como un “tercer género”, aunque el término no está exento de controversia. En otros contextos, como en algunos países africanos donde se está enjuiciando a personas transgénero, este tipo de instalaciones probablemente ni siquiera sean una opción. Una solución que podría funcionar allí es tener uno o más cubículos unisex (potencialmente accesibles) junto con los baños para hombres y mujeres.

Otra alternativa que está ganando popularidad en los países occidentales son los inodoros neutrales en cuanto al género, donde las personas pueden acceder a todos los baños independientemente de su género. Sin embargo, esta opción no se recomienda en contextos y lugares en los que puede aumentar el riesgo de violencia contra las mujeres o las personas transgénero, o en los que se considera culturalmente inapropiado. Aun cuando no sea así, la solución podría no ser tan sencilla como parece. La tumultuosa experiencia del Barbican Centre londinense, donde intentaron adaptar baños neutrales en materia de género en una infraestructura antigua (¡incluidos los mingitorios!), es un buen ejemplo de ello.

Las causas fundamentales de estos desafíos son principalmente la discriminación y la estigmatización. Por lo tanto, está muy claro que la infraestructura y la configuración de los baños son solo una pequeña dimensión del problema. La sensibilización y el reconocimiento legislativo así como la protección son medios cruciales para, entre otras cosas, ayudar a cumplir los derechos de las personas transgénero al saneamiento, ya sea para autorizarles legalmente acceder a los baños de acuerdo con el género con el que se identifican o combatir la estigmatización y los prejuicios que impiden ese acceso.

Aprendizaje estructurado

En WaterAid, estamos empezando a aprender de forma estructurada sobre este importante tema. Hemos realizado una revisión de la literatura y los medios de comunicación, y presentaremos los resultados en la conferencia de WEDC esta semana (26 de julio de 2017). Hemos aprendido mucho, pero el hallazgo más relevante es que existen muy pocas pruebas sobre los problemas a los que se enfrentan las personas transgénero para acceder a los baños, y mucho menos sobre cuáles son las mejores soluciones. Más importante aún, hemos aprendido que tenemos que trabajar estrechamente con las personas transgénero e intersexuales para comprender sus necesidades sanitarias específicas y las barreras a las que se enfrentan, y cómo podemos contribuir mejor para generar soluciones que defiendan sus derechos, dignidad y seguridad.

Nuestra misión de llegar a todos, en todas partes, y nuestro compromiso de hacer frente a las desigualdades, nos obliga a desafiar nuestros propios puntos ciegos, prejuicios y sesgos. Esto no siempre es fácil para las organizaciones o las personas, y debemos reconocer y respetar los diferentes entornos legales y culturales al tiempo que respetamos nuestro compromiso de trabajar en pro del cumplimiento progresivo de los derechos humanos al saneamiento y al agua para todas las personas en todas partes.

Esperamos tener avances en este frente, junto con otras organizaciones y académicos del sector interesados o abiertos al tema. En conjunto, tenemos que empezar a involucrarnos y consultar a las comunidades transgénero e intersexuales, comprender los problemas a los que se enfrentan, poner a prueba de manera conjunta las posibles soluciones y analizar los resultados.

Andrés Hues tuitea como @andreshuesoWA and Magmata Dash tuitea como @Dashmamata68