Seguimiento, rendición de cuentas y Objetivos de Desarrollo Sostenible

on
27 September 2018
Thumbnail
WaterAid/Ernest Randriarimalala

Como parte de la participación de WaterAid en el Foro Político de Alto Nivel, Kathryn Tobin coordinó varios eventos paralelos y un plan de comunicaciones para toda la federación, mientras que Maisie-Rose Byrne leyó todas las revisiones nacionales voluntarias (111 en total) presentadas desde 2016. Ambos asistieron a sesiones en donde los gobiernos informaron sobre el progreso de su ODS 6 (agua, saneamiento e higiene para todos). Estas son sus conclusiones:

Esta semana, hace exactamente tres años, líderes mundiales de 192 estados miembros de la ONU adoptaron por unanimidad la Agenda 2030 y se comprometieron a un plan de acción para las personas, el planeta y la prosperidad. Desde entonces, 102 países han compartido sus avances en torno a estos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y una cosa está clara: los gobiernos no están dando prioridad a la elaboración de informes sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) en la medida necesaria para lograr su promesa de proporcionar agua apta para el consumo y saneamiento para todos, en todas partes para 2030.

El Foro Político de Alto Nivel (HLPF) de 2018 incluyó la primera revisión mundial del progreso hacia el ODS 6 (agua limpia y saneamiento). Probablemente debido a este enfoque, los países compartieron información actualizada sobre sus progresos en cuestiones relacionadas con WASH en sus informes anuales de la evaluación voluntaria nacional (EVN), en mayor medida que en años anteriores.

Casi una quinta parte de los países que presentaron la solicitud incluyeron un informe del progreso de los ODS 6 y más países se refirieron explícitamente al "derecho humano fundamental al agua y al saneamiento", un avance positivo en la apropiación de un enfoque basado en los derechos humanos. Y reconociendo claramente la universalidad de la Agenda 2030, un número cada vez mayor de países desarrollados han presentado informes sólidos sobre sus logros en el ODS 6, incluidos Grecia y Canadá. Además, el informe de Ecuador aplica su estrategia de 'Agua Segura y Saneamiento para Todos' para destacar que la integración de las metas del ODS 6 constituye un paso efectivo para hacer de WASH una prioridad gubernamental.

Sin embargo, estos ejemplos positivos son preocupantemente raros: la mayoría de las EVN simplemente repiten sus compromisos con la Agenda 2030, haciendo aún más visible la falta simultánea de urgencia y progreso para su consecución.

Aunque muchos observadores consideran que las EVN no han estado a la altura de su promesa y requieren una reforma considerable, el proceso es el mecanismo principal para evaluar el progreso de los ODS nacionales, por lo que los gobiernos deben rendir cuentas para presentar informes completos, participativos y honestos que detallen los desafíos y avances. Mientras que algunos países, como Nepal, han utilizado el proceso de EVN de forma creativa para mostrar cómo sus compromisos en materia de ODS forman parte de un 'Plan de Acción Nacional Integrado de Evaluación', en general los informes carecen de estructura y comparabilidad.

Además, la mayoría de los países que dedican una sección al ODS 6 se enfocan explícitamente en el agua y dejan fuera el saneamiento y la higiene, tendencia que hizo eco en la sesión oficial sobre ODS 6 en el HLPF 2018. Líbano, Colombia y México son excepciones al informar claramente sobre sus objetivos de saneamiento, pero los progresos en materia de higiene están casi unánimemente ausentes de los informes de EVN, lo que refleja tanto la tarea más difícil de recopilar datos precisos como el bajo estado de higiene y cambio de comportamiento como prioridad política.

En última instancia, sigue siendo urgente el problema de la rendición de cuentas en torno a WASH. Para lograr el acceso universal al agua y al saneamiento para 2030, todos los gobiernos deben informar con firmeza sobre los avances en materia de WASH todos los años, tanto en relación con las metas del ODS 6 como con respecto a los objetivos interconectados. Sin una medición clara y un amplio intercambio de los datos existentes, no seremos capaces de gestionar claramente qué políticas y programas son eficaces ni, sobre todo, exigir cuentas a los responsables.

CUADRO DE HECHOS

¿Cómo han informado los gobiernos sobre el ODS 6 en sus EVN?

  • Desde 2016, menos del 5% de las EVN han informado claramente sobre la meta 6.1, y la mayoría de los que lohan hecho han utilizado estadísticas obsoletas.

  • Desde 2016, menos del 3% de las EVN han informado claramente sobre la meta 6.2; estas se han centrado casi exclusivamente en los progresos en materia de saneamiento, descuidando la importancia de la higiene.

Sri Lanka VNR