Seis cosas que necesita saber sobre la rendición de cuentas a nivel social y WASH

6 min read
Thumbnail
WaterAid/Habibul Haque

La rendición de cuentas a nivel social es una parte esencial de los esfuerzos para lograr el acceso universal al agua y el saneamiento. Louisa Gosling, gerente de Programas de Calidad de WaterAid, informa sobre las lecciones clave escuchadas en el foro de la Alianza Mundial para la Rendición de Cuentas Social en Washington, DC.

El foro de Global Partnership for Social Accountability (GPSA) del Banco Mundial, del 19 al 20 de mayo, fue una oportunidad fascinante para aprender de la experiencia de la sociedad civil y los representantes gubernamentales de todo el mundo. Rendición de cuentas social significa empoderar a los ciudadanos y hacer rendir más cuentas a los gobiernos, cerrar la brecha entre lo que los ciudadanos quieren y lo que realmente hacen los gobiernos. Hay muchas formas de hacerlo, y hay mucho que aprender de las experiencias de los participantes del foro.

A continuación, presentamos seis temas que creo debemos saber sobre la rendición de cuentas social y WASH.

1. La rendición de cuentas social es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluido el Objetivo 6 sobre agua y saneamiento

La voz de los ciudadanos es esencial para que la prestación de servicios sea equitativa y sostenible, además de ser un imperativo democrático. De hecho, la rendición de cuentas se describió en el discurso principal como “... la idea definitoria en la política del siglo XXI; el motor más profundo del cambio en el mundo de hoy”. Los ciudadanos de todo el mundo están pidiendo una mayor integridad y reprimir la corrupción en los gobiernos.

... pero algunas palabras de realismo del foro: 

  • También hay fuertes tendencias mundiales contra la rendición de cuentas y hacia líderes más autocráticos, lo que disminuye el espacio para la sociedad civil.  
  • La rendición de cuentas social tiene que ver con el poder y las relaciones de poder.  
  • Tenga cuidado con la participación tokenista, o “insulto“ o, en palabras de un artista de graffiti francés en París: “Je participe, tu participes, il participe, elle participe, nous participons, vous participez, ils profitent“. 
  • También hubo un desafío directo de un participante de la sociedad civil que dijo: “Si quieren que los gobiernos nos escuchen, cierren el Banco Mundial. La razón por la que los gobiernos corruptos no escuchan a los ciudadanos es porque reciben dinero del Banco Mundial y están en su Junta Directiva“. Esto pone de relieve los riesgos asociados a las grandes inversiones de fuera del país, lo que puede socavar la rendición de cuentas interna. 

2. Algunas lecciones específicas sobre la rendición de cuentas en el sector del agua 

Las experiencias de WaterAid sobre el enfoque basado en los derechos humanos y la gobernanza y transparencia han demostrado la pertinencia y la eficacia de trabajar con las comunidades para comprender sus derechos, apoyándolas para que rindan cuentas a los titulares de obligaciones, mientras se trabaja con estos para desarrollar su capacidad y voluntad de responder a las comunidades. Los debates en el foro sobre el compromiso constructivo entre las organizaciones de la sociedad civil y el gobierno fueron muy pertinentes para este trabajo.

Helvetas y Water Integrity Network compartieron experiencias de esfuerzos específicos a un contexto para combatir la corrupción y aumentar la rendición de cuentas, la transparencia y la participación. Estas organizaciones han ayudado a mejorar la interacción de los ciudadanos con las autoridades, la prestación de servicios públicos y el control presupuestario. Las investigaciones de la Universidad de los Andes enfatizaron que el contexto es crítico: las ideas de gobernanza y los incentivos son muy diferentes en distintos modelos.

Los debates revelaron las complejidades en el sector del agua cuando se trata de hacer que los proveedores de servicios sean más responsables ante los ciudadanos: 

  • La compleja mezcla de partes interesadas en el sector del agua hace difícil desentrañar responsabilidades poco claras y superpuestas. 
  • El bajo nivel de conocimientos y capacidades de los ciudadanos en relación con sus derechos al agua y al saneamiento, sus responsabilidades y, en muchos contextos, la escasa capacidad de los gobiernos y los proveedores de servicios para responder a las demandas de prestación de servicios. 
  • Las demandas competitivas de agua de usuarios privados, públicos y nacionales para fines industriales y agrícolas. La competencia entre el agua como bien económico o social. 
  • La importancia de la rendición de cuentas vertical a todos los niveles entre los ciudadanos y el gobierno local hacia los ministerios sectoriales y de finanzas. Los defensores del acceso universal a WASH existen en todos los niveles del gobierno y de la prestación de servicios (como el superhéroe de adquisiciones en este video de RWSN), pero a menudo enfrentan obstáculos por la falta de voluntad política, recursos y rendición de cuentas desde niveles superiores a ellos. El desafío consiste en crear un entorno propicio, reforzando los mecanismos y culturas de rendición de cuentas.

3. Los derechos humanos pueden fortalecer la rendición de cuentas 

WaterAid ha descubierto que, en muchas situaciones, la sensibilización sobre el agua y el saneamiento como derechos humanos se vincula estrechamente con otros derechos como la educación, la salud, y los derechos de niños mujeres, y ha contribuido a profundizar el compromiso de los proveedores y usuarios de servicios. También puede generar un sentido más profundo de WASH como un derecho para todos, independientemente de quiénes somos. Los derechos humanos son una idea poderosa que se centra en llegar a los más marginados, y pretende abordar las relaciones de poder entre las comunidades y los titulares de obligaciones. Las organizaciones WASH lo están reconociendo cada vez más. Por ejemplo, End Water Poverty es una coalición mundial de la sociedad civil integrada por 350 miembros que trabajan juntos para que los gobiernos rindan cuentas, y se hagan realidad los derechos humanos al agua y al saneamiento. 

4. Pasar de la transparencia a la rendición de cuentas 

Aumentar la transparencia en sí mismo no garantiza la rendición de cuentas, pero desempeña un papel importante. Se han dado varios ejemplos de buen uso de los datos en el sector educativo, como las organizaciones de la sociedad civil que utilizan datos gubernamentales para mostrar dónde faltaban los recursos, y los padres envían mensajes de texto a plataformas digitales cuando los maestros no asisten a la escuela. En el sector del agua, WASHWatch desempeña un papel importante utilizando datos para coordinar el monitoreo de los compromisos nacionales, y el mapeo de puntos de agua y el monitoreo sectorial son formas en que WaterAid apoya un mejor acceso a la información. Pero podemos aprender más de otros sobre cómo mejorar nuestro uso de los datos para tener más influencia; “Averigüemos cuáles son las prioridades gubernamentales y encontremos los datos adecuados” fue un buen consejo del foro.

5. Aprenda y adapte: el contexto lo es todo y cambia 

La “gestión adaptativa” fue un tema candente. Significa aprender sobre la marcha y cambiar lo que se hace si es necesario, y es esencial para adaptar el trabajo de rendición de cuentas social al contexto. Las experiencias compartidas desde México, Sudáfrica y Etiopía mostraron la necesidad de adaptar enfoques para abordar los valores culturales específicos, las normas sociales y los distintos niveles de práctica democrática e impunidad en diferentes países. En muchos casos hay desafíos enormes, pero los participantes compartieron ejemplos inspiradores de progreso.

6. Integración y colaboración para la rendición de cuentas

La rendición de cuentas social no es específica del sector, pero requiere un cambio en la cultura y la práctica en todos los ámbitos de la administración pública y los derechos. 

Existe un enorme potencial para una mejor integración entre las actividades de rendición de cuentas social en WASH y otros sectores como la educación, la salud, el cambio climático, los procesos extractivos y la descentralización de los servicios. WASH es un tema crítico, por ejemplo, en la educación, pero las prioridades de los activistas educativos son los libros de texto y los profesores. Tenemos que entender las prioridades de los demás e impulsar juntos instituciones más responsables e inclusivas, y que se hagan realidad los derechos humanos. 

Por último 

Tradicionalmente, el sector WASH se ha centrado más en las soluciones técnicas, la prestación de servicios y la gobernanza. Está claro que podemos hacer mucho más para cerrar la brecha de rendición de cuentas, y necesitamos hacerlo. La estrategia de WaterAid reconoce que llegar a todo el mundo depende de que los gobiernos y otros proveedores de servicios cumplan con sus obligaciones y que las comunidades les hagan rendir cuentas. 

La GPSA ofrece una gran oportunidad para desarrollar una mayor comprensión y práctica de la rendición de cuentas social en el sector WASH. Es un flujo de financiamiento para desarrollar la capacidad de rendición de cuentas social y buena gobernanza, una plataforma de conocimiento, aprendizaje e intercambio sobre experiencias de rendición de cuentas social, y una alianza de más de 283 socios globales que intercambian conocimientos, investigaciones y asistencia técnica. 

Louisa Gosling está en Twitter como @LouisaGosling1.