Servicios de agua, saneamiento e higiene esenciales para frenar la "solución rápida" de antibióticos

2 min read
WaterAid/ Guilhem Alandry

El aumento de bacterias resistentes a los medicamentos es una amenaza mundial que podría hacer que las lesiones y enfermedades simples pongan en peligro la vida y que los procedimientos médicos rutinarios sean demasiado riesgosos como para llevarse a cabo.

Abordar la resistencia a los antimicrobianos (RAM) es un reto multifacético, pero lo que a menudo se pasa por alto es reducir la necesidad de usar antibióticos. Se recurre regularmente a antibióticos para tratar infecciones en centros de salud y comunidades que no cuentan con servicios adecuados de agua, saneamiento e higiene (WASH). Informes recientes del Banco Mundial y Chatham House confirman que las condiciones antihigiénicas son una de las principales causas del uso de antibióticos en los países de ingresos bajos y medios, y que las mejoras en WASH son una manera rentable de reducir este problema. La adopción de medidas prácticas para mejorar los servicios WASH, especialmente en entornos de escasos recursos, podría reducir el uso de antibióticos y, por consiguiente, la resistencia, contribuyendo enormemente a controlar la propagación de la RAM.

Lea el artículo de Alison Macintyre, Celina Hanson, Leah Richardson y Mengying Ren publicado en DevPolicy.org, sobre el papel fundamental de los servicios WASH en la lucha contra la resistencia a los antibióticos. Alison es líder técnico de salud en WaterAid Australia; Celina y Mengying, asesoras de políticas en ReAct; y Leah, asesora de WASH y de salud de WaterAid Suecia.