Tres desafíos para el saneamiento urbano: lo que aprendí de los profesionales de la vivienda

5 min read
Thumbnail
WaterAid/GMB Akash/Panos

¿Qué pueden aprender los especialistas en agua, saneamiento e higiene (WASH) de los arquitectos y urbanistas? Rémi Kaupp, especialista en saneamiento urbano de WaterAid UK, reflexiona sobre tres lecciones aprendidas durante su trabajo en el sector de la vivienda.

Antes de unirme a WaterAid, trabajaba en organizaciones de vivienda, principalmente con arquitectos y planificadores. Al venir del hermoso mundo del saneamiento urbano, era algo así como un intruso, tratando de hablar de cosas cuando mis colegas contemplaban mapas y diseños. También fue un gran honor aprender de ellos.

Uno de los objetivos estratégicos de WaterAid (y una palabra de moda en el sector WASH) es la “integración”, es decir, trabajar con otros sectores para alcanzar nuestros objetivos. Sin embargo, no siempre está claro cómo podemos lograrlo.

Para trabajar de forma eficaz en las zonas urbanas, es fundamental entender cómo evolucionan las ciudades, lo que significa involucrarse en las complejidades de la vivienda y la planificación urbana, ¡no es un mundo fácil para ingenieros como yo! 

Afortunadamente, he podido captar toda la sabiduría de mis colegas anteriores en tres frases cortas, que compartiré aquí con ustedes. Bueno, tal vez no toda su sabiduría, pero al menos algunas reflexiones para la gente de WASH.

“Sabemos que WASH es importante, pero al final es solo una pequeña parte más de infraestructura”.

Para los arquitectos y planificadores, y parafraseando a Turner, el término “vivienda” no debe usarse como sustantivo, hay que agregarle un verbo: construir viviendas para las personas consiste en garantizar mejores condiciones de vida, mejores asentamientos, mejores ciudades. El agua y el saneamiento, aunque son esenciales, son solo una parte de estas condiciones de vida; sabemos que WASH salva vidas, pero necesitamos mantener cierta humildad.

¿Por qué es importante para mí? Porque me da dos ideas sobre cómo podrían pensar los planificadores. En primer lugar, al construir una ciudad hay mucha infraestructura urbana que implementar (agua, alcantarillado, electricidad, drenaje, carreteras, etc.), y solo quieres excavar una sola vez, si es posible. Por lo tanto, tenemos que pensar de forma que se integre con otros componentes de la infraestructura. Curiosamente, así es a menudo como piensan también las asociaciones de residentes de barrios marginales (como las comunidades que forman parte de la Asian Coalition for Housing Rights). Una vez que tienen la oportunidad y algunos fondos, emprenden una serie de mejoras en su asentamiento, desde desagües hasta pavimentación e iluminación de calles. WASH formaría parte de estas mejoras, por supuesto, pero no es necesariamente la principal prioridad.

En segundo lugar, y lo que es más importante, nos dice qué puede generar tracción entre los funcionarios municipales. Por mucho que me gustan temas como el tratamiento de lodos o el vaciado de letrinas, estos no entusiasman a los planificadores ni a los encargados de tomar decisiones municipales, en comparación con piezas de infraestructura más aspiracionales o visibles (por ejemplo, un puente o un desarrollo comercial). Por lo tanto, la pregunta para nosotros es cómo hacer que el agua y el saneamiento sean más aspiracionales, por ejemplo, utilizando agendas y frases como “Ciudades limpias” o “Ciudades verdes”, y conceptos como “Economía circular” o “Ciudades inteligentes”.

“¿Por qué utilizar el microfinanciamiento para el saneamiento? ¡Solo usa el financiamiento para viviendas!”

Cuando trabajamos en el microfinanciamiento para el saneamiento, nos costó convencer a los prestamistas de que proporcionaran préstamos para inodoros. No podían ver el valor de invertir en algo que no mejoraría los ingresos del prestatario (como lo haría un préstamo comercial), y que tampoco podría recuperarse fácilmente en caso de incumplimiento (como una casa). No obstante, obtener un préstamo puede ser un paso fundamental para mejorar el saneamiento para muchas familias, como lo ha demostrado el excelente programa BRAC WASH. Esto ofrece dos formas de pensar para llegar a una solución.

En primer lugar, la idea de mis colegas era que mejorar un inodoro es solo otra mejora del hogar para muchos residentes; no se hace de forma aislada a partir de otros trabajos de vivienda (como, por ejemplo, reparar el techo o colocar mosaicos en la cocina), sino junto con otras mejoras. Como lo ha demostrado el marketing de saneamiento, la razón principal para invertir en un baño no suele ser la salud sino otras aspiraciones, como la comodidad, evitar la vergüenza al recibir visitas, la seguridad nocturna, etc., las mismas razones para mejorar su hogar en general. La pregunta es, por tanto, cómo reconocemos las diversas aspiraciones que tienen las personas y cómo los prestamistas que otorgan préstamos para mejorar la vivienda pueden relacionarlas con la experiencia del inodoro y los buenos servicios de saneamiento.

Sin embargo, la segunda idea va en sentido contrario. Muchos hogares no pueden invertir en mejoras para la vivienda (por ejemplo, porque no son propietarios de sus tierras), pero podrían invertir en un inodoro porque el saneamiento es en algunos países un derecho básico, lo cual es visto como más “neutral” que una casa. La pregunta es, entonces, cómo los prestamistas de microfinanciamiento pueden llegar a ver el valor de invertir en inodoros como lo harían en las viviendas. Ideas como el “Toilet Shelter” prefabricado de WaterSHED tienen potencial no solo de reducir el costo de un inodoro, sino de seducir a los prestamistas para generar soluciones que se puedan implementar más fácilmente, especialmente cuando la propiedad de la tierra es un problema.

Hablando de propiedad...

“¿Sabe cómo es que las personas más pobres obtienen agua y saneamiento mejorados? Al alquilar un lugar que tenga grifos e inodoros funcionales”.

Queremos centrarnos en los más pobres y marginados, para “no dejar a nadie atrás”. La mayoría de las personas pobres alquilan su vivienda, tanto en los países pobres como en los ricos; los inquilinos no suelen tener voz en la infraestructura de que disponen y tienen que hacer frente a lo que esté disponible. Por lo tanto, llegar a los más pobres significa mejorar las casas. Por esta razón, cuando nos centramos estrechamente en las aspiraciones que tienen los residentes de mejorar su inodoro, en las opciones de microfinanciamiento o simplemente en la infraestructura de WASH, a menudo nos olvidamos por completo de los inquilinos.

Esto no es fácil de abordar, ya que significa trabajar con inquilinos y propietarios (que a menudo son igualmente pobres), encontrar opciones técnicas que les funcionen (como los baños compartidos) así como paquetes financieros, y evitar los grandes aumentos de alquiler que podrían resultar a partir de una mejora de WASH. Una pregunta fundamental es: ¿cómo pueden los inquilinos pobres disponer de mecanismos de compensación contra los malos propietarios: ¿puede haber una rendición de cuentas significativa en entornos urbanos informales?

Sobre todo, significa trabajar en las regulaciones y la aplicación de la ley en cuanto a la vivienda, y no solo en la política de agua y saneamiento. Usted puede lograr un cambio significativo de WASH para los más pobres trabajando en políticas de vivienda, especialmente las que sean relevantes para los inquilinos.

En su mayoría fueron provocaciones, y así es como las trato; no como verdades integrales, sino como una forma de escapar de la “burbuja WASH” y pensar de forma creativa. Me dan formas de “integrarme” con otros actores urbanos: tratar de mantener cierta humildad, ya que somos solo una de las fuerzas que configuran las ciudades; entender cómo las aspiraciones y limitaciones de los residentes impulsan las inversiones; y profundizar en las políticas de vivienda para llegar realmente a todos.

¿Qué lo incita a pensar más allá de la burbuja del saneamiento urbano? ¡Use los comentarios a continuación!

Rémi Kaupp está en Twitter como @RemKau