WaterAid en la COP 23: impulsar el agua, el saneamiento y la higiene en la agenda de adaptación

5 min read
Thumbnail
WaterAid/Tom Greenwood

Esta semana, WaterAid está en la 23ª Conferencia de la ONU sobre el Clima (COP 23), presidida por la nación insular del Pacífico, Fiji, pero organizada en las orillas del río Rin en Bonn, el hogar de la convención mundial sobre el cambio climático. Estamos aquí para hablar con los responsables de la toma de decisiones, desde ministros gubernamentales y donantes hasta líderes de la sociedad civil y empresarios, acerca de por qué deberían dar prioridad al agua potable, los baños decentes y la buena higiene en los planes de adaptación .

¿Qué lugar ocupa WASH en las decisiones de adaptación al cambio climático?

Sabemos que las personas no pueden adaptarse al cambio climático sin acceso a servicios sostenibles de agua, saneamiento e higiene (WASH). A raíz de los impactos climáticos cada vez más severos, como los huracanes e inundaciones de este año en América y Asia meridional, el acceso a los servicios de agua y saneamiento es una de las primeras cosas que las personas necesitan. Los servicios de WASH confiables son la base para la recuperación después de los desastres y también ayudan a las personas a hacer frente a los cambios que aparen lentamente en el medio ambiente. Para ser resilientes al cambio climático, las comunidades necesitan servicios de WASH bien diseñados y con buen mantenimiento para que sean duraderos.

La Sra. Alzira dos Santos riega su jardín, en el distrito de Liquiça, Timor Oriental, donde su comunidad participó en el diseño y construcción de un sistema de flujo por gravedad de varios depósitos para el acceso al agua. Anteriormente, la gente de la comunidad necesitaba caminar más de una hora para buscar un balde de agua de su fuente de agua más cercana, un arroyo que tenía muchas comunidades viviendo aguas arriba.

También sabemos que el cambio climático amenaza con revertir gran parte de los avances realizados en la prestación de servicios de WASH a algunas de las comunidades más pobres y vulnerables al clima en el mundo. Esto es especialmente injusto dado que estas poblaciones viven sin recursos y servicios que son derechos humanos fundamentales, y que ya se ven obligadas a enfrentar los primeros y peores impactos del cambio climático, a pesar de que han hecho lo menos para causarlo.

A pesar de ello, la mayoría de los países aún no han convertido a WASH en una parte destacada de sus planes de adaptación, incluidos muchos países menos desarrollados (PMA), donde el acceso a WASH sigue siendo bajo. El análisis encargado por WaterAid en Timor Oriental y Mozambique muestra que las decisiones en materia de WASH y el cambio climático suelen ser tomadas por diferentes ministerios y socios de desarrollo, que a menudo trabajan en silos sectoriales aislados unos de otros. Además, el papel de WASH en la adaptación tiende a estar subdesarrollado en los documentos de política nacional, y hasta el momento se ha asignado muy poco financiamiento climático para apoyar servicios de WASH sostenibles como medida de adaptación fundamental.

Cada uno de estos problemas es subyacente al hecho de que muchos profesionales de WASH, a nivel nacional y subnacional, carecen de la capacidad técnica para participar de forma proactiva en los procesos de toma de decisiones sobre el cambio climático.

Si los países van a desarrollar planes de adaptación que aborden las necesidades más urgentes de las personas, esto tiene que cambiar. No podemos permitirnos que WASH se ignore en el proceso climático actual; los países deben priorizarlo en las decisiones de adaptación que toman en este momento.

Un espacio de oportunidad

Nos encontramos en un momento importante de la historia, ya que los países están estableciendo ahora sus planes detallados para cumplir los objetivos fijados hace dos años en el Acuerdo de París. Muchas discusiones en la COP 23 sentarán las bases para el primer hito importante del próximo año en virtud del acuerdo: el “diálogo facilitador”, cuando los países harán un inventario de sus esfuerzos colectivos. Este inventario informará el siguiente conjunto de compromisos a partir de 2020. Por lo tanto, aunque las próximas dos semanas giren en gran medida en torno a los debates técnicas en lugar de los anuncios trascendentales de los líderes, los gobiernos están tomando decisiones nacionales críticas sobre cómo actuarán contra el cambio climático.

Durante los próximos tres años, los países seguirán desarrollando y perfeccionando los compromisos a largo plazo en sus Contribuciones determinadas a nivel nacional (INDC), así como otras políticas como los Planes Nacionales de Adaptación (PNA). Los volúmenes y los vehículos de financiamiento climático también siguen aumentando en el contexto del compromiso de los países desarrollados de movilizar conjuntamente al menos $100,000 millones al año en financiamiento climático hasta 2025.

Para que WASH sostenible esté mejor integrado y priorizado en las decisiones de adaptación, WaterAid pide que:

  • Los gobiernos y sus socios para el desarrollo elaboren estrategias de WASH resilientes al clima, especialmente en los PMD. Estas estrategias deberían esbozar claramente el papel de WASH en la adaptación al cambio climático e identificar las principales medidas necesarias para que los servicios de WASH sean sostenibles y resistentes a los impactos climáticos. Estos pueden, a su vez, fundamentar los compromisos de futuros INDC y PNA, así como propuestas para garantizar el financiamiento del clima. 
  • Los gobiernos se comprometan e incentiven una mejor cooperación interinstitucional en materia de cambio climático y WASH. Si los silos en la toma de decisiones tradicionales perduran, los países corren el riesgo de desarrollar varios planes de acción climática que no se ajusten a las prioridades sectoriales ni a los objetivos nacionales de desarrollo sostenible más amplios. Necesitamos que los planificadores de adaptación al cambio climático incluyan expertos en WASH en el desarrollo de los INDC y los PNA. Esto también es vital para garantizar que los planes de adaptación reflejen las buenas prácticas y las lecciones aprendidas en materia de WASH hasta la fecha. 
  • Los donantes y los patrocinadores en materia del clima continúen ampliando sus programas de preparación para el financiamiento climático y financien actividades que fomenten el conocimiento y la capacidad de los PMD para gestionar sus propios programas de cambio climático y financiamiento climático. Los PMD necesitan un importante apoyo a la capacidad para incorporar WASH en los planes de adaptación (especialmente a nivel subnacional) y para fomentar la apropiación nacional de sus políticas y programas climáticos. Esta es una condición previa importante para aumentar el acceso directo de los PMD al financiamiento climático para que puedan conseguir, gestionar e implementar los fondos por sí mismos. Para obtener más información sobre los factores habilitantes y las barreras para aumentar el acceso al financiamiento climático para WASH, eche un vistazo a nuestro informe sobre Timor Oriental.

Para estar en contacto con nosotros en la COP 23, síganos en Twitter en @wateraid y @thatslyons.