WaterAid y la gestión del conocimiento: admitir el éxito

4 min read
Miniatura
Regina Faul-Doyle/CLTS Knowledge Hub

El autor invitado Pete Cranston y Aditi Chandak, asesor de aprendizaje y conocimiento de WaterAid, explican cómo creamos conversaciones positivas al revisar nuestra práctica en torno al aprendizaje y la gestión del conocimiento.

Las organizaciones británicas, como los británicos en general, tienden a restarle importancia a las felicitaciones. Pregúntele a un miembro del personal de una organización no gubernamental de desarrollo internacional que describa qué pasa con tal o cual situación en la organización y asegúrese de tener un asiento cómodo, porque la gente suele proporcionar una lista enorme, hablar extensamente y sin notas.

Por el contrario, explicar a esas mismas personas que en realidad su organización, al igual que la mayoría, hace muchas cosas muy bien, que son “lo suficientemente buenas” y hacen lo habitual en el sector, y podrá ver cómo se empañan sus ojos. Si, de manera más radical, sugiere identificar y basarse en las buenas prácticas en lugar de abordar una lista interminable de fallas genera cambios organizativos más sostenibles y menos disruptivos, entonces lo que recibe a cambio, incluso de los británicos educados, son muecas y gruñidos de incredulidad.

Pensamos que sería útil aquí, como pieza complementaria del blog del 1.º de agosto de Aditi Chandak, retomar algunos de los ejemplos de WaterAid de buenas y excelentes prácticas en cuanto al aprendizaje y la gestión del conocimiento. Desde las reacciones al intercambio de estas historias en la conferencia del Water, Engineering and Development Centre (WEDC) de 2016, creemos que estos ejemplos también son útiles para otras organizaciones que se enfrentan a los mismos desafíos.

Investigación apreciativa

En la revisión de la gestión del conocimiento se utilizó una “investigación apreciativa” (ilustrada en el diagrama). Elegimos este método para crear una conversación positiva y una base práctica. Esta involucra:

  1. Alejarse del modelo de déficit, caracterizado por una larga lista de fallas de la organización. 
  2. El arte y la práctica de hacer preguntas que fortalecen la capacidad de una organización para identificar, anticipar y mejorar el potencial de sus procesos.

El modelo 5-D apreciativo


La revisión investigó dos programas nacionales muy apreciados para el aprendizaje y el intercambio de conocimientos, y también dos áreas de trabajo interorganizacionales que demuestran una buena gestión del conocimiento.

Los cuatro estudios de casos resultantes describieron el contexto, los principios comunes y los ejemplos de buenas prácticas encontrados en todos los estudios.

A medida que nos abrimos camino a lo largo de la investigación, surgieron temas comunes del proyecto y de los estudios de caso del programa del país. Por ejemplo:

  • El papel fundamental del liderazgo y el apoyo a la gestión coherentes, en todos los niveles.
  • Un compromiso compartido entre los equipos para: hablar; compartir experiencias, desafíos y aprendizaje; anotar formal o informalmente el proceso, las conclusiones y las recomendaciones, y analizar esas notas para revisar el avance; e incorporar esta cultura en los procesos regulares de proyectos.1

Equidad e Inclusión: el “Rolls Royce” de los proyectos

Por ejemplo, una de las áreas elegidas fue el proyecto de Equidad e Inclusión de WaterAid (E&I). Nos referimos a este como el “Rolls Royce” de los proyectos, ya que tiene un buen diseño y buenos recursos. Se ha ejecutado varios años y tenía como objetivo mejorar la forma en que WaterAid integró y adaptó su trabajo a las necesidades de todas sus partes interesadas, prestando especial atención a las necesidades específicas de, por ejemplo, las personas con discapacidad.

Lo consideramos como un modelo de cómo las organizaciones pueden cambiar fundamentalmente y cómo hacen negocios en todos los niveles. Los puntos clave de interés son:

  • El proyecto recibió un sólido apoyo en todos los niveles de la administración, desde los altos directivos a nivel mundial y nacional hasta los directivos intermedios y el personal a nivel nacional. 
  • El proyecto estaba bien dotado de recursos. El personal de apoyo estaba disponible y se reservó dinero para reuniones presenciales mundiales. También implicó asociarse con WEDC y otros para desarrollar materiales personalizados. 
  • El proyecto incorpora buenas prácticas de “aprendizaje mediante la práctica”. El equipo revisó y reflexionó constantemente sobre su avance, adaptando el proyecto con el paso del tiempo. 
  • El proyecto construyó una poderosa red de defensores nacionales de E&I, pero el ritmo y la escala de sus logros deben mucho al equipo central, liderado por Louisa Gosling, quien se relacionó y comunicó bien, y colocó la asociación como punto focal.

La historia de cómo WaterAid desarrolló su trabajo sobre la gestión de la higiene menstrual (MHM) es igualmente potente y muy diferente. El caso de estudio de MHM hizo hincapié en que la combinación de la escucha activa, comunicación y reflexión crítica es un aspecto importante del aprendizaje y la innovación. Otro punto destacado de las diversas entrevistas fue que el establecimiento de redes y las asociaciones desempeñan un papel importante en el fortalecimiento de la gestión del conocimiento.

El siguiente diagrama, sugerido por Tidiane Diallo, asesora técnica regional de África occidental, resume las actividades de gestión del conocimiento del proyecto de E&I, que es un buen ejemplo de equipos que trabajan en colaboración en toda la organización.

Diagrama de actividades de gestión del conocimiento

WaterAid/ Tidiane Diallo

Hemos procesado y analizado estos hallazgos en WaterAid UK, y en un próximo blog describiremos algunas de las formas prácticas para avanzar que se identificaron.

1. Cooperrider DL y Whitney DD (2005), 'Appreciative Inquiry: A Positive Revolution in Change.' (Investigación apreciativa: una revolución positiva en el cambio). Berrett-Koehler Publishers: San Francisco.

El autor invitado Pete Cranston es un trabajador independiente que ha colaborado con varias organizaciones en la gestión del aprendizaje y del conocimiento y ha ayudado a llevar a cabo una revisión dentro de WaterAid. Aditi Chandak es asesora de aprendizaje y conocimientos de WaterAid.