¿Qué significan los datos sobre nutrición y agua, saneamiento e higiene para la programación y las políticas?

7 min read
WaterAid/ Guilhem Alandry

2019 ha sido objeto de un gran debate en torno a los resultados de importantes estudios sobre el impacto de las intervenciones en materia de agua, saneamiento e higiene (WASH) en la talla baja infantil. ¿Qué implicaciones tiene la evidencia en cuanto a WASH sobre la programación y la política de nutrición? Megan Wilson-Jones y Kyla Smith, junto con Action Against Hunger, el Banco Mundial y el Consorcio SHARE, tienen una perspectiva de una sesión de colaboración en la conferencia de WASH y Salud de la Universidad de Carolina del Norte.

Cerrar la brecha: traducir la investigación a la práctica

Los datos más recientes que relacionan las intervenciones en materia de agua, saneamiento e higiene (WASH) con el retraso del crecimiento infantil, en particular de los beneficios de WASH enBangladesh y Kenia, y las pruebas de SHINE, tienen importantes implicaciones en la programación, políticas e investigaciones sobre WASH y nutrición, como se describe en la Declaración de Consenso publicada en BMC Medicine.

En octubre, WASH y salud: en la conferencia donde la ciencia y la política se reúnen en la Universidad de Carolina del Norte en los Estados Unidos, participantes de universidades, donantes, gobiernos y ONG se reunieron en una sesión para planear una ruta hacia una mejor colaboración entre las múltiples partes interesadas y asociaciones. Su objetivo era comprender mejor los resultados de investigaciones recientes, mejorar el diseño de los estudios y el establecimiento de prioridades, y proporcionar ideas prácticas para la incorporación y la traducción de los resultados de la investigación en políticas y prácticas.

Aunque esto fue sólo un debate inicial sobre el tema, surgieron temas y recomendaciones comunes.

1. Tenemos que comenzar la planificación conjunta de forma anticipada y desde el inicio

La planificación conjunta anticipada de los programas entre los diversos interesados y sectores, incluidos académicos, patrocinadores y ejecutores, es fundamental para garantizar que las prioridades de investigación sean contextualmente adecuadas y se puedan reproducir en entornos reales. Los puntos de entrada definidos, acordados por todas las partes interesadas, son importantes para ayudar a la colaboración.

Recomendaciones:

  • Patrocinadores y donantes: Alentar a los organismos de ejecución de políticas de nutrición y WASH, así como a los investigadores a que colaboren y proporcionen el espacio y los fondos necesarios para hacerlo.
  • Investigadores: Involucrar a los participantes de primera línea entre sectores y a los ejecutores desde el principio de una manera significativa.
  • Ejecutores: Colaborar con instituciones de investigación y buscar nuevas asociaciones y perspectivas; esto requiere tiempo, esfuerzo y persistencia.
  • Todos: Participar en plataformas de priorización de la investigación con compromiso intersectorial e interdisciplinario.

2. Puede que no todos veamos las cosas de la misma forma, pero diferentes sectores y actores deben unirse en lugar de aislarse

El diseño de la investigación debe ser sensible e incluir la asociación con el gobierno, ejecutores, ciudadanos y demás personas que utilizarán los resultados. La investigación debe diseñarse para plantear las preguntas «cómo» y «por qué» para identificar las intervenciones de agua, saneamiento e higiene que puedan aportar un acceso sostenido e inclusivo a WASH, y debemos considerar las implicaciones de los tipos de preguntas planteadas, especialmente su valor y riesgos en el contexto del mundo real.

Los investigadores deben esforzarse por comprender tanto el contexto económico como el social de las comunidades locales antes de diseñar las intervenciones en materia de WASH. Los enfoques transformacionales necesarios no siempre pueden ser llevados a cabo por un solo sector. A lo largo de la vida de un niño, y en cada etapa de desarrollo, es probable que cambien las necesidades y requisitos seguros de WASH. Al integrar mejor a WASH con la salud y la nutrición en la atención continua de la salud, podemos ofrecer intervenciones adecuadas en el momento adecuado.

Recomendaciones:

  • Investigadores: Considerar la posibilidad de replicar las intervenciones relacionadas con la investigación en programas y proyectos in situ. Las intervenciones deben cumplir con las normas básicas de calidad y reconocimiento internacional, sin llegar a ser demasiado complejas ni demasiado costosas.
  • Donantes: Proporcionar fondos a consorcios de investigación con múltiples actores para responder a los principales vacíos de investigación — concretamente las preguntas de «cómo»— y apoyar ciclos de financiamiento más largos así como enfoques innovadores de investigación.
  • Ejecutores: Buscar asociaciones con investigadores para retroalimentar la investigación, y considerar cómo trabajar con académicos para captar mejor la evidencia y lecciones de la programación en curso.

3. Compartir resultados de forma adecuada para cada público específico

Los donantes, ejecutores y encargados de formular políticas no siempre son capaces de digerir los matices, resultados mixtos y complejidades de las conclusiones de las investigaciones de WASH y nutrición. Estudios como el ensayo SHINE de Zimbabwe han ocasionado que algunos donantes desestimen la relevancia de las intervenciones en materia de agua, saneamiento e higiene (WASH) y nutrición en general .

Debemos resumir las pruebas y presentarlas en formatos fácilmente comprensibles para ayudar a promover intervenciones apropiadas con el contexto específico de WASH y nutrición. Igualmente importante, las organizaciones de ejecución deben trabajar estrechamente con los investigadores para comprender las implicaciones que los nuevos resultados de estudios y la evidencia más amplia tienen en las intervenciones en curso y futuras.1

Recomendación:

  • Investigadores y ejecutores de WASH: Ayudar al público no técnico, especialmente a los donantes, a comprender mejor los diferentes componentes de WASH a través de una comunicación más sencilla, ayudando a aclarar qué intervenciones y acciones tienen cierto efecto y cuáles son los resultados.

4. ¿De más deberíamos estar haciendo? ¿Qué deberíamos dejar de hacer?

En este momento, tenemos una oportunidad para establecer intervenciones más multisectoriales e integradas, debido al creciente reconocimiento mundial de la importancia de WASH en la salud, la nutrición y la agricultura. Esto amplía el alcance del diseño de intervenciones estrechas en materia de WASH a enfoques más amplios, como la prevención de infecciones adquiridas por la atención de la salud, el aumento de la producción de alimentos y el fomento de la resiliencia al cambio climático.

Desde el punto de vista de los profesionales, parece ser más fácil para el sector de WASH integrarse en el sector de la nutrición que viceversa. Los profesionales de WASH deberían considerar la posibilidad de maximizar el impacto de las intervenciones en materia de WASH enfocándose mejor en los programas, teniendo en cuenta la vulnerabilidad o la necesidad de nutrición, dirigidos a grupos como las mujeres embarazadas y los niños menores de dos años de edad.

Recomendaciones:

  • Coordinación y colaboración: Todos los interesados deben asumir la responsabilidad de llegar a otros sectores y establecer plataformas para una adecuada participación y colaboración.

> Vea nuestro cortometraje, creado con Acción contra el Hambre, que resume las recomendaciones de nuestra investigación Vías prácticas para integrar la nutrición y WASH.

¿Desde este punto, hacia dónde nos dirigimos?

Corremos el riesgo de paralizarnos con la investigación o la falta de esta, y [como sector WASH] nos estamos confundiendo.

— Participante de la sesión en la UNC.


Los debates entre investigadores, donantes y profesionales de WASH han resaltado sin duda la complejidad de WASH para el diseño de investigaciones sobre nutrición. En la conferencia de la UNC se hicieron varias declaraciones alentándonos a considerar los estudios en el contexto de un conjunto más amplio de pruebas y dejar de hacer intervenciones simples e independientes.

Hubo una solicitud renovada que reforzó la necesidad de hacer mejor las cosas, para una mejor colaboración, teniendo en cuenta el enfoque y el objetivo final de la investigación que diseñamos, y comunicando claramente las conclusiones e implicaciones para todas las partes interesadas.

Con base en los debates de esta sesión, y complementados con el análisis de la Declaración de Consenso, y una nueva respuesta de la OMS y UNICEF, es evidente que, en general, estos estudios resaltan la necesidad de «realizar más acciones de WASH para la nutrición, no menos».

1 Esto puede no aplicar a la malnutrición aguda en situaciones de emergencia, donde las intervenciones relativamente simples y de bajo costo han demostrado ser eficaces (por ejemplo, ensayo TISA en Senegal con ACF y LSHTM).

Megan Wilson-Jones es Analista Senior de Políticas de Salud e Higiene en WaterAid UK. Kyla Smith es Gerente de Investigación en WaterAid UK. Este blog fue escrito en colaboración con los organizadores de la sesión de la UNC, Acción contra el hambre, el Banco Mundial y SHARE Consortium.