Cuantificación y elaboración de perfiles a nivel de ciudad de los trabajadores de saneamiento

WaterAid/James Kiyimba

Los trabajadores de saneamiento proporcionan un servicio valioso, pero son una fuerza laboral invisible y no reconocida, que a menudo trabaja en entornos que ponen en peligro sus vidas. Las cuestiones que les afectan están excluidas de la documentación, la legislación de saneamiento y las agendas generales de planificación del saneamiento. Estamos tratando de cambiar esto elevando su perfil.

Las organizaciones han comenzado a captar las duras realidades del trabajo de saneamiento, destacando su difícil situación más allá de las muertes o lesiones, pero queda mucho por hacer. En muchos entornos, los datos son escasos sobre el número de trabajadores, sus condiciones de trabajo, los modos de empleo y la situación jurídica. La fuerza laboral de saneamiento debe cuantificarse y perfilarse para definir claramente quiénes son los trabajadores y quiénes son sus empleadores, y determinar la salud y la seguridad de su lugar de trabajo. 

Este estudio tenía como objetivo determinar las opciones de cómo puede destacarse la importancia de los trabajadores de saneamiento y cómo podría ayudar su integración con un método establecido para las evaluaciones de saneamiento a nivel de ciudad, como el proceso del diagrama de flujo de materia fecal (SFD).

Este informe presenta opciones sobre cómo cuantificar y perfilar a los trabajadores de saneamiento mediante evaluaciones de los trabajadores a nivel de la ciudad. Los autores sugieren un alcance para una evaluación de los trabajadores de saneamiento, las dimensiones que deben evaluarse, cuestionarios para generar datos sobre estas diferentes dimensiones y posibles opciones para la presentación de datos cuantitativos y cualitativos. Esta última se centra en infografía visualmente informativa, una fortaleza ampliamente reconocida del gráfico de SFD.

Imagen superior: Julius Chisengo, de 49 años, fuera de una letrina después de vaciarla y limpiarla en Kigambon-Umawa, Dar es Salaam, Tanzania, junio de 2019.