Hacer realidad el saneamiento: convertir la voluntad política en acción

Este estudio explora cómo tres países intentaron traducir el compromiso político con el saneamiento en resultados sobre el terreno. Encontró dos factores críticos: la priorización en todos los departamentos del gobierno; y la implementación que ocurre junto con el aprendizaje y la adaptación continuos.

En un cambio con respecto a las tendencias históricas, cada vez más gobiernos expresan su compromiso con el logro del acceso universal al saneamiento. ¿Cómo pueden los gobiernos llevar esto más allá de la voluntad política retórica e impulsar el progreso sobre el terreno? Un paso esencial es traducir este compromiso político de alto nivel en la priorización del saneamiento en todos los niveles y departamentos gubernamentales, y en procesos de corrección de rumbos que permitan identificar y adaptar los problemas de aplicación.

Esta investigación, que WaterAid encargó al Instituto de Desarrollo de Ultramar, explora estos procesos en tres países —Etiopía, India e Indonesia— prestando especial atención a los incentivos en juego. El estudio encontró que los valores de la modernidad, junto con el retorno político y profesional, galvanizan la priorización. El retorno personal y profesional también fomenta la corrección de los rumbos, pero también puede tener un efecto negativo en ausencia de una cultura de aprendizaje y mecanismos de verificación.

El informe de síntesis y el resumen de políticas de ocho páginas que describe brevemente el estudio ofrecen a los responsables de la toma de decisiones ideas para fomentar la priorización política y la corrección de rumbos en materia de saneamiento, como una forma de convertir la voluntad política en acción.

Leer el post de Andrés Hueso >