La higiene menstrual importa

Posted by
WaterAid

Suscríbase al boletín de WASH Matters

Menstrual Hygiene Matters es un recurso esencial para mejorar la higiene menstrual de mujeres y niñas en países de ingresos bajos y medianos.

Los nueve módulos y herramientas en materia de higiene menstrual abarcan aspectos clave de la higiene menstrual en diferentes entornos, incluidas comunidades, escuelas y emergencias.

Este recurso exhaustivo:

  • Reúne ejemplos de buenas prácticas de higiene menstrual de todo el mundo.
  • Proporciona orientación sobre el fomento de la competencia y la confianza para romper el silencio que rodea al tema.
  • Fomenta una mayor participación en la incidencia política de la higiene menstrual.

En su prólogo, Catarina De Albuquerque, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho humano al agua potable y el saneamiento, afirma:

“Este recurso reúne, por primera vez, conocimientos y prácticas precisos, sencillos y sin juicio sobre programas de higiene menstrual de todo el mundo para fomentar el desarrollo de enfoques integrales y específicos del contexto de la higiene menstrual”.

Hacer visible lo invisible

 

Más información

Por qué es importante la higiene menstrual

A nivel mundial, aproximadamente el 52 % de la población femenina (el 26 % de la población total) está en edad reproductiva. La mayoría de estas mujeres y niñas menstrúan cada mes entre dos y siete días.

Para gestionar la menstruación de manera higiénica y con dignidad, es esencial que las mujeres y las niñas tengan acceso al agua y al saneamiento. Necesitan un lugar privado para cambiarse los paños o almohadillas sanitarias; agua limpia y jabón para lavarse las manos, el cuerpo y los paños reutilizables; e instalaciones para desechar de manera segura los materiales usados o un lugar limpio para secarlos si son reutilizables. También es necesario que tanto hombres como mujeres tengan una mayor conciencia de las buenas prácticas de higiene menstrual.

La menstruación es un proceso natural, pero en la mayor parte del mundo es tabú y rara vez se habla de ello. También ha sido descuidado en gran medida por el sector WASH y otros sectores que se centran en la salud sexual y reproductiva, y la educación.

Como resultado, los desafíos prácticos de la higiene menstrual aumentan aún más por factores socioculturales y a millones de mujeres y niñas se les sigue negando sus derechos a WASH, salud, educación, dignidad y equidad de género.

Un tema desatendido

Las mujeres y las niñas suelen quedar excluidas de la toma de decisiones y la gestión en los programas de desarrollo y ayuda de emergencia.

A nivel familiar, por lo general, tienen poco control sobre si su acceso a una letrina privada o dinero para gastar en materiales sanitarios.

Incluso cuando se abordan las desigualdades de género, persisten las relaciones de poder y los tabúes culturales profundamente arraigados. La mayoría de las personas, y los hombres en particular, encuentran que la higiene menstrual es un tema difícil de hablar. Como resultado de estos problemas, los programas de agua, saneamiento e higiene a menudo no abordan las necesidades de las mujeres y las niñas.

Falta de información y concientización

Las niñas a menudo crecen con un conocimiento limitado de la menstruación porque sus madres y otras mujeres no quieren hablar de esto con ellas.

Es posible que las mujeres adultas no sean conscientes de los hechos biológicos o de las buenas prácticas de higiene, sino que transmitan tabúes culturales y restricciones que deben cumplirse.

Por lo general, los hombres y los niños saben aún menos, pero es importante que comprendan la higiene menstrual para poder apoyar a sus esposas, hijas, madres, estudiantes, empleados y compañeros.

En el sector del desarrollo, falta documentación para compartir las mejores prácticas sobre lo que funciona.

Impacto en la exclusión social

Los tabúes en torno a la menstruación excluyen a las mujeres y las niñas de muchos aspectos de la vida social y cultural, así como de los servicios de higiene menstrual. Dichos tabúes incluyen no poder tocar animales, puntos de agua o alimentos que otros coman, y la exclusión de los rituales religiosos, el hogar familiar y las instalaciones de saneamiento. Como resultado, a las mujeres y las niñas a menudo se les niega el acceso al agua y al saneamiento cuando más lo necesitan.

Las instalaciones de agua, saneamiento e higiene bien diseñadas y apropiadas que abordan la higiene menstrual pueden marcar una diferencia significativa en la experiencia escolar de las niñas.

Impacto en la educación

Muchas escuelas no apoyan a las adolescentes o a las maestras en el manejo de la higiene menstrual con dignidad. Las instalaciones inadecuadas de agua y saneamiento dificultan mucho el manejo de la menstruación, y los materiales de protección sanitaria deficientes pueden provocar que la ropa manchada de sangre cause estrés y vergüenza.

Los maestros (y los varones del personal en particular) pueden desconocer las necesidades de las niñas y, en algunos casos, negarse a dejarlas visitar la letrina. Como resultado, se ha informado que las niñas faltan a la escuela durante sus períodos menstruales o incluso la abandonan por completo.

Impacto en la salud

La menstruación es un proceso natural; sin embargo, si no se maneja adecuadamente, puede provocar problemas de salud. También se debe considerar el impacto de una mala higiene menstrual en el bienestar psicosocial de mujeres y niñas (por ejemplo, niveles de estrés, miedo y vergüenza, y exclusión social durante la menstruación).

Impacto en la sostenibilidad de los servicios de agua y saneamiento y cambio de comportamiento

Descuidar la higiene menstrual en los programas de agua, saneamiento e higiene también podría tener un efecto negativo en su sostenibilidad. No proporcionar instalaciones de eliminación de toallas sanitarias o paños usados puede provocar un problema significativo de desechos sólidos, ya que las letrinas se bloquean y las fosas se llenan rápidamente.

No proporcionar instalaciones de higiene menstrual adecuadas en el hogar o la escuela también podría evitar que los usuarios previstos utilicen los servicios WASH todo el tiempo.