¿Dónde está la Reina Sangrienta? Los obstáculos de las mujeres y las niñas en la escuela y el trabajo - un reporte sobre la salud menstrual

Prabha Gimire, 36, a teacher, addressing her class in Malhanma, Lahan, Nepal, April 2021.
Image: WaterAid/ Sailendra Kharel

Alrededor de 500 millones de mujeres y niñas* se enfrentan a dificultades para controlar sus periodos. Este reporte político ofrece una visión general de los vínculos entre la salud menstrual y las barreras a las que se enfrentan las mujeres y las niñas para participar en la escuela y el trabajo, como dimensiones fundamentales del empoderamiento económico de las mujeres, y destaca la responsabilidad compartida de la sociedad.

El agua limpia, una plomería decente y una buena higiene son cruciales para que las mujeres y las niñas puedan ocupar de su menstruación de forma segura, higiénica y digna. Sin embargo, muchas mujeres y niñas tienen dificultades para gestionar sus periodos porque sus lugares de trabajo y escuelas no están adaptados a sus necesidades. 

  • En todo el mundo, 546 millones de niños asisten a una escuela que no dispone de un servicio básico de agua. 
  • En Bangladesh, el 30% de las escolares afirman que faltan a clase una media de 2,5 días al mes cuando tienen la menstruación.
  • En Uganda, el 19% de las mujeres suelen faltar al trabajo durante su periodo. 

Las mujeres que no pueden acudir al trabajo durante la menstruación, o que son menos productivas debido a los problemas relacionados con la menstruación y a las condiciones de trabajo discriminatorias, pierden salarios y a menudo son vistas como trabajadoras poco fiables. Esto no sólo disminuye sus opciones de ascenso, sino que también se traduce en una menor productividad y tiene un impacto negativo en el PIB de un país.  Sin unas instalaciones adecuadas de agua, plomería e higiene (WASH) que los ayuden a gestionar sus periodos, las mujeres y las niñas también corren el riesgo de sufrir diversos problemas de salud, como infecciones urinarias y del tracto reproductivo, y una salud mental y un bienestar más precarios. 

Las mujeres y las niñas necesitan un lugar privado, limpio y seguro para cambiar las comprimidas o los paños higiénicos en la escuela y en el trabajo; un lugar con agua limpia y jabón, y un lugar para desechar los materiales usados de forma segura. Estos elementos esenciales significan que pueden asistir a la escuela durante más tiempo y participar en la mano de obra de forma más eficaz. 

Y esto no sólo beneficia a las mujeres y a las niñas, sino que tiene repercusiones positivas para las sociedades y las economías en general. Un mayor nivel educativo aumenta las posibilidades de las mujeres de conseguir un empleo formal, así como la paridad salarial. Y además de ser una cuestión de derechos humanos y justicia social, la capacitación económica de las mujeres contribuye a reducir la pobreza, a mejorar la independencia de las mujeres y la igualdad de género, y a reforzar el crecimiento económico y el desarrollo. Por lo tanto, redunda en interés de todas las sociedades invertir en la salud menstrual y garantizar que las mujeres y las niñas puedan permanecer en la escuela y en el empleo remunerado.

Este reporte político va dirigido a los socios para el desarrollo, los donantes, los gobiernos y cualquier persona interesada en comprender los vínculos entre la salud menstrual y las barreras de las mujeres y las niñas a la participación en la escuela y en el trabajo, como dimensiones fundamentales del empoderamiento económico de las mujeres.

Las recomendaciones clave de este reporte político son

  • Los gobiernos deben garantizar que las escuelas, los lugares de trabajo y las instituciones públicas apoyan a las mujeres y niñas que menstrúan para que puedan participar plenamente en la educación y en las actividades económicas y sociales sin discriminación. 
  • Los gobiernos, los donantes y las compañías deben invertir en agua, plomería e higiene con perspectiva de género y en salud menstrual para aumentar la autonomía económica de las mujeres, el crecimiento económico de los países y crear sociedades más igualitarias entre hombres y mujeres. 
  • Los gobiernos deben aumentar la cantidad de datos nacionales recopilados que incorporen indicadores del PCM para la salud menstrual, así como la lista reducida de indicadores prioritarios para la salud menstrual de las adolescentes, con el fin de acumular pruebas y demostrar los progresos realizados. 
  • La salud menstrual debe abordar como un reto de desarrollo multisectorial, ampliando el mandato de intervención y colaborando con expertos de diferentes campos, como el agua, la plomería y la higiene, la salud y los derechos sexuales y reproductivos, la educación y la igualdad de género.

Más información sobre la campaña de WaterAid Suecia ¿Dónde está la Reina Sangrienta? campaña

*Una nota sobre terminología: No todas las mujeres y niñas menstrúan, y no todas las personas que menstrúan son mujeres. El término "mujeres y niñas" se emplea como término abreviado para aumentar la legibilidad, pero se refiere a todas las personas que menstrúan, incluidas las niñas, mujeres, transexuales y personas no binarias.

Imagen superior: Prabha Gimire, profesora de 36 años, dirigir a su clase en Malhanma, Lahan, Nepal, abril de 2021.