¿Cómo garantizamos la responsabilidad social en los servicios de agua, saneamiento e higiene? Nuestras diez mejores para llevar.

on
15 August 2018
Thumbnail

¿Qué es la responsabilidad social, por qué es importante prestar servicios sostenibles de agua, saneamiento e higiene (WASH) y cómo apoyamos su práctica? Nos unimos a profesionales de otras organizaciones que trabajan en WASH en un taller de aprendizaje (convocado conjuntamente por Water Witness International, Shahidi wa Maji, la Universidad de Glasgow, la Universidad de Dar es Salaam, Oxfam y Water Integrity Network) para obtener más información. Avinash Kumar de WaterAid India y Hannah Crichton-Smith de WaterAid UK comparten algunas de nuestras lecciones.  

En WaterAid, sabemos que para que todos, en todas partes, tengan servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) para siempre, las personas deben sentirse empoderadas para hacer rendir cuentas a los líderes, y los gobiernos deben sentirse responsables de la realización de los derechos humanos de sus ciudadanos. Esto pone claramente de manifiesto las cuestiones de la rendición de cuentas y la buena gobernanza. Para obtener más información sobre cómo podemos fortalecer nuestro trabajo en materia de rendición de cuentas para garantizar que los servicios de WASH sean sostenibles, nos unimos a profesionales de otras organizaciones que trabajan en WASH para compartir experiencias en un "taller de reflexión".

El contrato social entre los estados y las sociedades está en constante evolución. Según la convención internacional de derechos humanos, el Estado es ahora el reconocido responsable de garantizar el acceso al agua y el saneamiento para todos. Entonces, ¿qué significa esto, en términos prácticos, para el contrato social? ¿Significa simplemente que los ciudadanos deben tener una prestación organizada de servicios, supervisado por el Estado? ¿O significa también que los ciudadanos deben desempeñar un papel en la prestación de ese servicio? Si esto último es cierto, ¿cómo garantizamos nosotros —organizaciones que trabajan en pro de la realización de los derechos WASH— que esto se cumpla? ¿Qué tipo de estructuras, instrumentos y prácticas institucionales deben establecerse? ¿Y qué lenguaje deberíamos usar, como ONG, especialmente cuando enfrentamos resistencia política?

Con estas preguntas en mente, más de 80 profesionales e investigadores de 20 países asistieron a un "taller de reflexión" o de aprendizaje, de tres días en Dar es Salam, Tanzania. Water Witness International, Shahidi wa Maji, la Universidad de Glasgow, la Universidad de Dar es Salaam, Oxfam, WaterAid y Water Integrity Network organizaron conjuntamente el taller de reflexión, y Binesh Roy (Nepal), Rindra Rakotojoelimaria (Madagascar), Chaka Uzondu (Ghana) y Tseguereda (Etiopía), entre otros, asistieron y compartieron las lecciones con nosotros.

WaterAid participants at the social accountability think shop.
Lotte Feuerstein
Participantes de WaterAid en taller de rendición de cuentas a nivel social

Rendición de cuentas a nivel social

Enmarcamos debates utilizando el término "rendición de cuentas a nivel social", definido por el Banco Mundial como un enfoque de gobernanza que involucra a los ciudadanos y a las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en la toma de decisiones públicas. Las intervenciones de rendición de cuentas a nivel social pueden permitir a los ciudadanos y a los agentes de la sociedad civil expresar sus necesidades a los gobiernos y a los proveedores de servicios, y aportar la perspectiva de los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil a las actividades gubernamentales tales como la formulación de políticas, la gestión de las finanzas y los recursos públicos y la prestación de servicios. Permite a la sociedad civil participar en el monitoreo del sector público y dar información sobre el desempeño de los gobiernos.

La teoría es que la rendición de cuentas a nivel social empoderará a los ciudadanos: a) permitiendo a las personas desfavorecidas y marginadas expresar sus opiniones y reclamar sus derechos; y b) equilibrar las relaciones de poder. Se espera que esto mejore la gobernanza, el desarrollo y la democracia, y, en última instancia, la transparencia y la integridad de las instituciones públicas, y la prestación eficiente de servicios de calidad a las comunidades y personas a las que es más difícil llegar.

En el taller de reflexión, los participantes compartieron muchos ejemplos que provocan la reflexión sobre medidas de rendición de cuentas a nivel social, y las lecciones aprendidas al implementarlas. Las siguientes son nuestras diez conclusiones principales:

  1. La combinación de la participación de las personas en la presupuestación con un proceso sólido de auditoría puede aumentar la transparencia y la capacidad de respuesta de los gobiernos a las necesidades de las personas. Por ejemplo, en Kenia el Gobierno ha publicado directrices oficiales para la participación del público en el proceso de presupuestación y para la distribución pública de los gastos presupuestarios trimestrales.  
  2. Los sistemas de retroalimentación digital pueden mejorar la rendición de cuentas. En Kenia, un mecanismo de retroalimentación en tiempo real sobre la calidad y disponibilidad de los servicios de agua, al que la población de Nairobi accede directamente, está generando respuestas positivas de las autoridades de servicios públicos también en tiempo real. Los organismos gubernamentales monitorean los datos mientras que la organización de la sociedad civil local actúa como tercero supervisor.
  3. La «tarjeta de reportes ciudadanos» puede ser una herramienta eficaz de rendición de cuentas para que los consumidores califiquen la calidad de los servicios de agua y saneamiento que reciben. Los ejercicios recientes sobre las tarjetas de calificación ciudadana en Tamil Nadu y Odisha (India) han ayudado a identificar lagunas críticas en el marco y la implementación de la Misión Swachh Bharat.
  4. No debemos ignorar la influencia de la cultura y el poder en la forma en que las personas exigen sus derechos. Como organizaciones que promovemos la rendición de cuentas, debemos ser conscientes de esto y tratar de entender la cultura y las relaciones de poder en juego.
  5. En relación con lo anterior, necesitamos mitigar el riesgo de crear un «monstruo» —esto es, dar lugar a que solo unas cuantas personas estén representadas en las plataformas de rendición de cuentas—. Debemos identificar quiénes están presentes o debidamente representados, o ausentes, y encontrar la manera de incluirlos.
  6. Debemos apoyar la investigación sobre acciones dirigidas por la comunidad a fin de identificar los problemas reales a los que se enfrentan las personas, así como permanecer más tiempo para construir la masa crítica necesaria para lograr un cambio transformador.
  7. A menudo existe una desconexión entre la voluntad y la capacidad de los gobiernos para responder a las opiniones y quejas de los usuarios; así que debemos entender las motivaciones, incentivos y capacidades gubernamentales.
  8. Debemos participar en múltiples niveles de gobierno y usar múltiples métodos de participación, desde solicitudes escritas hasta peticiones públicas (véase The Ladder of Escalating Accountability Engagement, de Water Witness International, 2016).
  9. Debemos aprovechar las iniciativas en curso y la reformulación o creación de nuevas políticas a nivel local y nacional para institucionalizar e integrar mecanismos y procesos de responsabilidad social. Por ejemplo, el Programa de Responsabilidad Social de Etiopía, una iniciativa implementada por el gobierno a nivel regional, en los woreda y los kebele, WASH Ethiopia Movement y el Foro sobre Agua y Saneamiento de Etiopía.
  10. Por último, a medida que ampliamos nuestro trabajo en esta esfera, tenemos que mejorar la forma en que supervisamos los cambios en la responsabilidad social a nivel comunitario y gubernamental. Debemos ser capaces de identificar y medir tanto los cambios materiales que experimentan los ciudadanos como los cambios sistémicos dentro de las instituciones.

Los sectores de la salud y la educación llevan ya algún tiempo experimentando con las tarjetas de reportes ciudadanos y auditorías sociales; el sector WASH está empezando a ponerse al día. ¡Esperamos compartir nuestra experiencia aquí en WashMatters! Compártanos sus experiencias en Twitter: @WaterAid

Puede leer el informe completo del taller de reflexión aquí.

Avinash Kumar es Director de Programas y Políticas en WaterAid India. @Avinashkoomar Hannah Crichton-Smith es Oficial de WASH Sostenible en WaterAid UK. @hcrichtonsmith